Suscriptor digital

Marcos Pereda: "Tenemos un proyecto para una universidad agroindustrial"

Marcos Pereda, candidato a vicepresidente por "Movimiento Compromiso Federal"
Marcos Pereda, candidato a vicepresidente por "Movimiento Compromiso Federal"
Josefina Pagani
(0)
17 de septiembre de 2018  • 02:29

Marcos Pereda es el candidato a vicepresidente de la lista "Movimiento Compromiso Federal". Hace fórmula con el productor Alberto Ruete Güemes, que quiere ser presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Pereda nació en Buenos Aires. Tiene 54 años. Es licenciado en administración de empresas y preside el directorio del grupo Bermejo, uno de los más importantes del sector agropecuario. En total, entre campos propios y arrendados, la firma produce en más de 40 mil hectáreas.

El grupo realiza distintas actividades, desde administración de empresas agropecuarias, ganadería y hotelería hasta apicultura y fomento forestal. En la actualidad está presente en Buenos Aires (Olavarría, Bolívar y Pehuajó), Entre Ríos (Gualeguaychú) y Corrientes. También cuenta con una reserva natural de 18.000 hectáreas llamada "El Potrero", cuyo principal objetivo es conservar la flora y fauna autóctona en el sudeste de Entre Ríos. Hace tres años el grupo recibió el premio de Oro a la Excelencia Agropecuaria y al Mejor Productor Ganadero otorgado por LA NACION y el Banco Galicia. Además, Pereda es coordinador de la Mesa Foresto Industrial y director de la Rural.

En una entrevista con LA NACION, y de cara a las elecciones en la entidad, cuyo resultado se conocerá el 27 del actual, habló de su actividad, del vínculo del agro con la sociedad y hasta de la lista oficialista, entre otros temas.

-¿Desde cuándo es miembro de la Rural?

-Soy la quinta generación de productores agropecuarios. Mi padre fue presidente de la SRA: nací en la Rural. Mis empresas han sido socias por generaciones de esta entidad a la que quiero mucho. Soy socio individual hace unos cinco años y este es mi segundo como director. Las compañías no pueden tener representantes en la entidad. Para armar una lista tienen que ser socios individuales. Eso es una dificultad porque hay gente muy capaz con mucho talento que forma parte de la SRA y que no es socio. Esa es una de las cosas que definitivamente hay que cambiar.

-¿Qué piensa de la entidad?

-La imagen de esta entidad tiene que transformarse a través de la acción y no de los discursos: el problema es que la acción tarda tiempo, quizá años. Con Alberto [Ruete Güemes] creemos que es esencial federalizarla, abrirla a otros, descentralizarla y crear una estructura horizontal, con consenso, manejada por un equipo moderno. Hoy eso no está. La institución es personalista y presidencialista y debería ser al revés. Tiene que ser pura vocación de servicio. Queremos una entidad que defienda al productor desde las vísceras, con sinceridad. El agro es uno de los motores principales del país y necesita estar bien representado, mucho mejor de lo que hoy está.

-¿Por qué no está bien representado?

-Porque, por ejemplo, con un gremialismo más fuerte no se hubiera hablado tanto del tema retenciones. El Poder Ejecutivo no debería estar creando nuevos impuestos sin el aval legislativo del Congreso; es un derecho constitucional y eso hay que corregirlo.

-¿Cómo ve el vínculo de la sociedad argentina con el campo?

-Hay cierto antagonismo: tenemos que trabajar enormemente para construir puentes entre la ciudad y el agro. Tuvimos doce años de un gobierno populista que se encargó de pegarle palazos en la cabeza al campo y eso hay que darlo vuelta. Va a llevar tiempo pero es importantísimo que lo hagamos. Hay que abrir las tranqueras a la ciudad y trabajar a corto, mediano y largo plazo. Una medida inmediata sería asesorarse con un equipo de imagen y comunicación. Otra, ya de mediano y largo plazo, es la acción: que la sociedad vea cómo el campo trabaja por ella.

-¿Hay desconocimiento de la actividad agropecuaria?

-Absolutamente. El kirchnerismo no hizo más que sembrar mentiras sobre nuestro sector a tal punto que todo estalló con la resolución 125 en 2008. Se creó un estigma y hay que trabajar en eso. Ese es uno de los grandes desafíos: romper esos antagonismos.

-¿Y cómo se puede hacer?

-La Exposición Rural es un ejemplo, un lugar importante donde se puede trabajar con eventos durante todo el año, no solamente las dos semanas de Palermo. Queremos buscar la manera de potenciar este predio.

-¿Qué piensa de la gestión de Mauricio Macri?

-Es un Gobierno de mucho coraje que se animó a dirigir un país devastado que caía en picada. Si continuaba el kirchnerismo, la Argentina se estrellaba. El Gobierno de Macri tuvo la valentía y la dignidad, a lo mejor con buenas o malas decisiones, de pensar al país mirando hacia adelante y no hacia atrás. Quizá por eso algunas cuestiones se comunicaron mal pero pudieron estabilizar el país. Creo que hay que darle todo el apoyo necesario desde el sector.

-¿Cuál es su opinión de la gestión que tuvo Luis Miguel Etchevehere como presidente de la Rural?

-Yo entré en la Rural bajo su gestión. Luis Miguel vino del interior y empezó a romper ese antagonismo campo-ciudad. Podrán cuestionarle muchas cosas, pero colocó a esta entidad en un lugar muy positivo e hizo una buena gestión.

-¿Y como funcionario?

-Lo mismo: entiende lo que es necesario para el sector y para el Gobierno, donde ambos tienen que estar alineados porque en definitiva o nos salvamos todos o no se salva nadie. Si eso está en contradicción hay algo que no está funcionando como sucedió con los dos gobiernos kirchneristas. Así no se trabaja: se trabaja sector privado y sector público, de la mano, pensando en un país más grande y para todos.

-Luego de casi 30 años habrá una elección interna en la Rural, ¿qué opina de ello?

-Es altamente positivo: estamos orgullosos de que haya una alternativa y de romper una lógica. Han estado presionando a directores de nuestra lista, obligándolos a bajarse y eso no es un proceder correcto. Nosotros no propiciamos ese nivel de agresión: necesitamos promover el debate con nuevas ideas y nuevas formas. Hay un cambio político y social en la Argentina y nuestra entidad debe acompañar si queremos un país mejor.

- ¿Por qué decidió participar en esta lista?

-Porque es una oportunidad histórica.

-¿Y cómo es su relación con Alberto Ruete Güemes?

-Impecable. Lo conocí este año cuando me preguntó si quería acompañarlo en la fórmula. Nos sentamos a tomar un café y le dije que sí. No puedo rechazar una oferta para aportar al cambio y después criticar desde la vereda de enfrente. O me quedaba en mi casa y nunca más abría la boca o me metía en la arena y participaba. Hay que ser honesto e íntegro, conceptual y moralmente. Si yo quiero seguir hablando y me ofrecen una oportunidad de aportar, la tengo que tomar, así que acá estoy.

-¿Qué tipo de gente participa en la lista? ¿Por qué los eligieron?

-Son todos productores: buscamos personas de gestión y acción. Ninguno está calentando una silla ni necesita un puesto en la Rural. Tampoco hay gente que necesite tener el escudito en la solapa. En nuestra lista todos tienen vocación de servicio para construir una institución que los represente mejor. Un claro ejemplo es que distintos empresarios referentes del sector por primera vez se comprometen con la SRA.

-¿Cómo crearon la plataforma de campaña?

-Nos basamos en diez puntos. Buscamos atraer más socios y resolver el estigma de que esta institución es elitista. Queremos que haya más federalismo y representatividad. La SRA no puede tener 2500 socios: tenemos que ser 20 o 30 mil. Vamos a escalonar la cuota según la edad. La entidad tiene que tener un contenido para ofrecerle a los socios y que se sientan orgullosos de formar parte de ella. Uno de los déficits es la falta de juventud y de representación femenina. Tenemos cuatro mujeres en la lista. Nos hubiera encantado poner la mitad de mujeres pero hay muy pocas socias en la SRA.

-¿Qué es el Fondo Federal?

-Vamos a reintegrar la mitad de nuestros sueldos como presidente y vicepresidente. En vez de guardarlo en el bolsillo la mitad vuelve a la entidad. El día que nuestra conducción termine y vengan otros, si necesitan vivir de esta actividad pueden cobrar el 100% de ese sueldo.

-¿Y qué piensan hacer con la educación?

-Tenemos varios proyectos en mente: uno es hacer una universidad agroindustrial con tecnicaturas. La idea es modernizar la educación, guiarla hacia el mundo de los alimentos y la agroindustria, por ejemplo con cursos virtuales para achicar la dispersión geográfica. También hay que realizar un análisis profundo de El Ateneo y el Colegio Realicó porque estas instituciones hoy en día están muy aisladas.

-¿Cuál es la propuesta sobre la sede de Florida?

-Vamos a mudar todo el personal al nuevo edificio de Las Piedritas. Calculamos que eso sucederá en marzo o abril del año que viene; quizá antes. Lo principal es concretar la mudanza porque las condiciones laborales en la sede de Florida son muy malas y los socios no reciben una buena atención. Todas las empresas modernas están centralizadas en un solo lugar: ayuda a la comunicación, ahorra costos y mejora los servicios. Queremos tener un muy buen equipo de trabajo y para hacerlo tenemos que tener a todo el personal unido. La motivación y sentido de pertenencia es primordial en la entidad. Con respecto a la sede de Florida pensamos hacer un concurso de ideas entre los socios: tenemos que usar ese capital de la mejor manera y lo más inteligentemente posible.

-¿Qué piensa de la propuesta del Comité Unidad y Acción?

-Me parece pobre. Hablan de que el cambio ya empezó, pero están hace 30 años dirigiendo la entidad. ¿Por qué no lo hicieron antes? Año tras año, la SRA viene perdiendo socios. En la década del 90 éramos 10.000 y hoy somos 2500. Formo parte de la comisión directiva actual y no me tengo por qué sentir culpable. Justamente estando adentro y observando cómo se maneja la comisión es que prefiero formar parte de una nueva alternativa y tengo todo el derecho de hacerlo.

- ¿Qué pasaría si no ganan la elección?

-Vamos a ganar. Pero si perdiéramos tenemos bien en claro que hicimos esto para mejorar la institución. El saldo es positivo porque la Rural ya ganó. Se instaló el debate y el oficialismo tuvo que pensar cómo hacer mejor las cosas. Aunque nosotros perdamos ya el hecho de que ellos puedan mirar nuestro decálogo y replantearse cuestiones, ya sirve. La democracia siempre es buena. A nivel personal volveré a trabajar como siempre, como todos los días. No seré más director de la SRA, pero aquí estaré. Nos tenemos que arremangar y poner a trabajar por esta institución que queremos tanto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?