Suscriptor digital

El Gobierno refuerza su agenda para la integración comercial

Hay en marcha cinco negociaciones para fijar acuerdos regionales antes de fin de año
Hay en marcha cinco negociaciones para fijar acuerdos regionales antes de fin de año Fuente: Archivo - Crédito: Presidencia
Alan Soria Guadalupe
(0)
15 de septiembre de 2018  

Pese a los vaivenes económicos, el Gobierno ratificará su objetivo de intensificar su agenda de integración comercial con el mundo y aspira a tener abiertas en el Mercosur cinco negociaciones de tratados de libre comercio para fin de año.

El plan de la Argentina y de sus socios del bloque regional ( Brasil , Uruguay y Paraguay ) es lograr tener iniciadas conversaciones con actores que representan el 30% del PBI mundial, lo que cambiaría el rol del Mercosur, que es uno de los bloques más cerrados del mundo (tiene acuerdos solo con Israel y Egipto fuera de América Latina), y representaría la apertura de mercados masivos para nuestro país.

Hacia diciembre se espera que, además de las negociaciones avanzadas con la Unión Europea (UE) y, en menor medida, con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), se encaminen los diálogos con Corea del Sur y Singapur, y avancen las tratativas con Canadá que, si bien ya comenzaron, están en un punto intermedio.

Según aseguraron en la Cancillería, la fragilidad de la economía argentina y los recientes rumores de cambios en la conducción del Ministerio de Relaciones Exteriores no alterarán el avance de las negociaciones.

"Los vaivenes no influyen en la dinámica de la negociación. Tenemos un foco puesto en la integración con el mundo y el apoyo internacional que venimos teniendo que tiene que ver con esa inserción inteligente que impulsamos", sostuvo en diálogo con LA NACION Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, desde Mar del Plata, donde participó de un encuentro del G-20 . Y agregó: "Hay interés de que la Argentina se consolide institucionalmente, y ahora que somos más competitivos lo tenemos que aprovechar, ya sea a través de apertura de nuevos mercados o acuerdos más chicos".

El mayor o menor avance de cada acuerdo corre muy por detrás del que se discute hace años con la UE, que viene de una racha de postergaciones que debilitan el optimismo. En el Gobierno creen que no habrá un avance significativo antes de las elecciones presidenciales en Brasil del 7 de octubre próximo, como sí se estimó hace unos meses.

En la semana que pasó hubo una nueva ronda de negociaciones, en la que se dieron avances limitados, y la estimación para un anuncio concreto se postergó hasta la cumbre de líderes del G-20, que tendrá lugar en Buenos Aires el 30 de noviembre y 1° de diciembre, o para el primer semestre de 2019.

"Está avanzado en un 95 o 90%. Solo falta una decisión política", dijo Reyser. La discusión debe saldar las diferencias que aún persisten en algunos rubros y en el mecanismo de reducción de aranceles.

Como si se tratara de un requisito previo, en el Gobierno creen que la concreción del acuerdo con la UE puede acelerar las negociaciones con el EFTA, compuesto por países europeos, como Suiza y Noruega.

Por su parte, las negociaciones con Corea del Sur comenzaron esta semana y aún se encuentran en una etapa preliminar. En el Mercosur destacan la complementariedad de los esquemas productivos de la región con ese país, pero advierten por el desafío de llegar a un entendimiento que beneficie a ambas partes debido a los productos de mayor desarrollo tecnológico de ese país.

En tanto, el bloque tiene previsto iniciar antes de fin de año las conversaciones con Singapur, que es abordado como una puerta de entrada al sudeste asiático, una región en la que el macrismo buscó mercados desde que llegó al poder.

En cuanto a Canadá, el Gobierno estima que el acuerdo puede estar cerrado en algún momento de 2019 si la política "hace un esfuerzo grande por lograrlo".

Asimismo, para el año próximo el Mercosur prevé también iniciar diálogo con Japón, aunque la concreción de un tratado está previsto en un horizonte de más largo plazo.

Preocupación en empresas

Pese a la intención del Gobierno de avanzar, las negociaciones generan preocupación en algunos sectores productivos y de pequeñas empresas por temor a que la apertura de los mercados extranjeros con productos competitivos los afecte. En ese sentido, la Cancillería asegura que mantiene conversaciones permanentes con aquellos sectores y que se apuesta a una integración gradual para evitar sobresaltos.

Sin embargo, las negociaciones tienen el antecedente francés, donde sectores agropecuarios se opusieron y demoraron en un principio al avance del acuerdo, situación que se revirtió este año.

Los acuerdos que están en carpeta

  • Unión Europea: Se discute hace varios años, con sucesivas postergaciones. El panorama será más claro después de las elecciones de Brasil
  • AELC: El acuerdo con la UE facilitará el diálogo con la Asociación Europea de Libre Comercio (Suecia, Noruega y otros países)
  • Corea del Sur: Las negociaciones se iniciaron esta semana y hay una creciente expectativa en la etapa preliminar
  • Singapur: Habrá conversaciones antes de fin de año. Es la puerta al sudeste asiático
  • Canadá: El objetivo es poder concretarlo en 2019

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?