Filosas ironías opositoras en Versailles

Claudio Jacquelin
(0)
15 de septiembre de 2018  

El ministro de Hacienda tenía que estar, pero tras una noche internado se iba a su casa con el tranquilizador diagnóstico de "facturas que pasa el estrés". El dólar aportaba un par de ruedas de calma. En la comida del "maldito círculo rojo", celebrada el miércoles en el salón Versailles, del Hotel Alvear, se percibía un clima de relativa distensión.

El lugar, después de los días inciertos, adquirió más calor y brillo con el rotundo apoyo del titular del CICyP, Adrián Werthein, al Gobierno y, sobre todo, al ministro Frigerio, al que su jefe político jamás elogió tanto.

"¿Viste que el país no está tan mal, como ustedes dicen?", chicaneó un militante del optimismo oficialista a su vecino de mesa. El destinatario, un opositor de ironía filosa, hizo honor a su fama: "¿Sabés que así también se veían los salones del palacio de Luis XVI, al que debe su nombre este lugar, hasta apenas unos meses antes de la toma de la Bastilla?". Los aplausos para el ministro acallaron risas nerviosas. Cuando volvió el silencio, el antimacrista remató: "Quedate tranquilo, la historia no se repite". Tiempos difíciles para el humor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.