Intrigas familiares y misterio en el juicio por el asesinato de una millonaria que conmocionó a Mónaco

Helena Pastor, la hermana del millonario monegasco Michel Pastor, fue tiroteada en una camioneta conducida por su chófer, cerca de Niza, en 2014. La mujer murió poco después en un hospital a causa de las heridas. Mañana comienza el juicio en el que está acusado su yerno
Helena Pastor, la hermana del millonario monegasco Michel Pastor, fue tiroteada en una camioneta conducida por su chófer, cerca de Niza, en 2014. La mujer murió poco después en un hospital a causa de las heridas. Mañana comienza el juicio en el que está acusado su yerno Fuente: AFP - Crédito: Archivo
(0)
16 de septiembre de 2018  • 19:23

MÓNACO.- Nuevamente el interés recae sobre un misterioso caso que conmocionó hace cuatro años a la población de Mónaco. La polémica se reabre porque mañana se iniciará el juicio por el asesinato de la empresaria millonaria Hélène Pastor y su chófer, donde deberán comparecer ante el tribunal de Aix-en-Provence más de una decena de implicados, incluido su yerno, acusado de ordenar supuestamente los crímenes.

El entramado policial despierta el interés del principado francés. No solo por el hecho de que la mujer de 77 años formaba parte de una familia considerada la segunda dinastía de Mónaco, sino porque el caso fue poco a poco conformando el escenario digno de una novela policial.

El 6 de mayo de 2014, a la salida del hospital de Niza (sudeste de Francia), donde visitaba a su hijo Gildo Pallanca-Pastor, fruto de su segundo matrimonio y que había sufrido unos meses antes un derrame cerebral, Hélène Pastor cayó en una emboscada. Un hombre armado les disparó a ella y a su chofer egipcio, de 54 años, y los hirió gravemente.

Espero volver a verlos, porque tengo más cosas que decirles

Mohamed Darwich, su chofer y mayordomo, murió el 10 de mayo. La empresaria, en cambio, heredera de un imperio inmobiliario cuya fortuna está valorada en 12.000 millones de euros, llegó a confesarles a los investigadores que llevaban el caso que tenía "miedo". Y en ese mismo encuentro les dijo: "Espero volver a verlos, porque tengo más cosas que decirles". Sin embargo esa sería su última declaración sobre el misterioso ataque. El 21 de julio, cuatro días después del interrogatorio, murió.

De todas formas, la investigación permitió encontrar el rastro de los presuntos asesinos: dos marselleses, ya condenados por violencia y tráfico de estupefacientes. Samin Said Ahmed, de 28 años, que actuó a cara descubierta, fue acusado de ser quien disparó, aunque negó los hechos. En tanto, Al Hair Hamadi, de 35 años, fue acusado de haber interpretado el papel de vigilante delante del hospital.

En Marsella, las cámaras de vigilancia los grabaron comprando teléfonos y tomando un tren hacia Niza. Allí, alquilaron una habitación de hotel, donde uno de ellos dejó rastros de ADN. Los investigadores los localizaron frente al hospital donde, tras llegar en taxi por no haber podido comprarse un scooter, esperaban a la empresaria.

Me manipuló, me explicó que su suegra era un monstruo

Pero poco a poco la infinidad de pistas que dejaron los sospechosos llevaron a la policía hasta el círculo más cercano de Pastor: su yerno, Wojciech Janowski, hoy de 69 años, pareja de la hija de Hélène Pastor, también hombre de negocios y cónsul honorario de Polonia en Mónaco.

Los investigadores sospechan que Janowski, con problemas financieros, ordenó el asesinato de la millonaria para apoderarse de la herencia que le correspondería a la hija. Para llegar a esta hipótesis tomaron como prueba el hecho de que desvió durante años en su beneficio, o en el de sus empresas, una gran parte de los 500.000 euros que Hélène Pastor le enviaba mes a mes a su hija.

Me presionaron, me amenazaron con acusar a mi mujer y cedí

Además, un mes después, Pascal Dauriac, de 49 años, personal trainer de Janowski y único acusado que estuvo directamente en contacto con él, reconoció ser el organizador del doble asesinato. "Janowski me manipuló (...) Me explicó que su suegra era un monstruo". Según Dauriac, Janowski quiso confundir las pistas con el asesinato del chófer y el pedido al asesino directo de que robara la cartera de Pastor.

El hombre de negocios reconoció primero haber ordenado los crímenes, pero después se retractó. "Me presionaron, me amenazaron con acusar a mi mujer, Sylvia, y cedí", le dijo a su abogado. Ahora, a punto de que dé inicio el juicio, niega cualquier implicación y acusa a su expersonal trainer de haberle sacado dinero a cambio de "protección", sumando así más interrogantes que respuestas al caso.

Agencia AFP y Diario El País

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.