Godoy Cruz-San Lorenzo: el Tomba dejó al Ciclón con las manos vacías en tiempo de descuento

Argentina Superliga
  • 1
Godoy Cruz

Godoy Cruz

  • Gabriel Ávalos
  • 0
San Lorenzo

San Lorenzo

Fernando Vergara
(0)
16 de septiembre de 2018  • 22:00

MENDOZA.- El vaso quedó a medio llenar para este San Lorenzo . El ojo crítico dirá que perdió; el ojo optimista, que jugó un partido correcto y fue superior a Godoy Cruz a pesar de la caída 1-0. Es cierto: todavía no aparece ese equipo sólido, solvente, sin fisuras para los azulgranas, que suelen pecar de ingenuos. Pero también es verdad que, en busca del entendimiento y el ensamble colectivo, mostró templanza, enjundia, solidaridad en todas sus líneas. Así, anoche el Ciclón fue un equipo raleado por las bajas que, de movida, resignaba un potencial más que considerable. La cita de ayer en la primaveral Mendoza se había presentado con algunos inconvenientes para Claudio Biaggio, que aterrizó en el estadio Malvinas Argentinas sin Nicolás Blandi y Nicolás Reniero, los autores de diez de los 13 goles en lo que va del semestre (los restantes fueron de Rubén Botta, Paulo Díaz antes de irse y Rodrigo Erramuspe de Nacional de Montevideo en contra). El capitán, con un edema en la pierna derecha. En tanto que el otro atacante había sido expulsado contra River.

A pesar de haber empatado en sus cuatro primeras presentaciones en la Superliga, San Lorenzo pisó el estadio Malvinas Argentinas con la genuina esperanza de salir victorioso. Lo avalaban algunas buenas producciones en sus últimos encuentros. De entrada, a los 2 minutos, Adolfo Gaich -goleador albiceleste en el torneo Sub 20 de L'Alcudia- pudo abrir el marcador. Botta presionó y ganó en la salida del Tomba. La pelota le quedó al atacante, quien definió desde el piso, pero Roberto Ramírez alcanzó a tapar el remate. Le costó afirmarse al centrodelantero de 19 años, quien debutaba como titular, con la impericia de un aprendiz que tiene todo por aprender en esto de las grandes ligas.

Fue mejor la expresión de San Lorenzo en el primer tiempo. Botta y Mouche fueron, sin dudas, algunos de los mejores valores del encuentro y capaces de hallar las grietas que dejaba la defensa local, un bastión del elenco mendocino en el último año. Se notaba el repunte del Ciclón, en mente, cuerpo y convicción.

Los dos tuvieron sus tramos favorables. Cuando Godoy Cruz lograba ayudar a Angileri, la figura del partido, el Tomba complicaba a San Lorenzo por la banda izquierda. En un equipo acostumbrado a vender a sus principales figuras, Diego Dabove siempre encuentra el espacio para rebuscárselas. Hay variantes. De todo tipo y factor. Se palpita en las tribunas: los hinchas valoran las últimas buenas campañas, y así se lo hicieron saber con aplausos por doquier. Godoy Cruz está consolidado, lo que les permite despertar elogios cualquiera sea el resultado. Claro, en el final explotaron con el tanto de Gabriel Ávalos.

Más allá de algunas imprecisiones, sobre todo del lado de Godoy Cruz, los dos tuvieron posibilidades de convertir en la segunda etapa. Para este equipo de San Lorenzo, la entrega no se negocia.Y aun sin hacer un partido perfecto ni disimular que era un conjunto emparchado, siempre tuvo la sensación de que pudo marcharse de Mendoza con su primer triunfo en la Superliga. Pero en el cierre pagó con derrota una de sus únicas desconcentraciones en defensa.

La producción del Tomba apenas fueron momentos de buen juego, que no alcanzan para el aprobado. Surgió de a ratos el empuje, la decisión de ir para adelante sin muchas ideas. Se empecinó con los centros y le sacó provecho en tiempo de descuento. Cuando parecía que el camino a los primeros lugares se haría más empinado de lo que puede suponerse, surgió la ventaja. Un aviso: Godoy Cruz debe saber que no será suficiente con los destellos.

Cinco jugados, cuatro empatados y una caída. Como indica la sabiduría popular, el vaso puede verse medio vacío o medio lleno. El tiempo, como siempre, le dará la respuesta a este San Lorenzo que no encuentra el gol ni la victoria.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.