Suscriptor digital

De los lectores: cartas & mails

Un calvario evitable; El ángel de Sarmiento; El piquete inteligente; Derribando estatuas; Extintores; Al lado de Favaloro; Cambio de hora
(0)
16 de septiembre de 2018  

Carta de la semana

Un calvario evitable

¿Existe el exceso de defensa ante un hecho delictivo cuando a una persona la amenazaron de muerte con armas y le robaron su dinero, y esa persona no fue entrenada para ejercer la violencia? ¿Se le puede pedir a un ciudadano común que ante un hecho de semejante violencia, que él no buscó ni provocó, tenga la sangre fría y la obligación de medir su reacción? Si Oyarzún hubiera sido un policía, un militar, un tirador experto, un boxeador o un experto en karate, tal vez podría esperarse que pudiera medir la violencia que ejerció. Pero es solo un comerciante, que trabajaba todos los días para poder mantener a su familia. Ejercer la violencia no es algo habitual en su vida. Nunca se preparó para la situación a la que fue sometido por los delincuentes que entraron a su carnicería. Reaccionó como pudo. Como le salió. ¿Qué pretendían? ¿Que de golpe se convirtiera en una suerte de James Bond y redujera al agresor? No va a pasar.

Mientras el Estado no nos garantice la seguridad que todos esperamos y los jueces no nos den la justicia que todos pretendemos, no va a haber un solo jurado de ciudadanos que vaya a declarar culpable a otro ciudadano que se garantice por su propia mano la seguridad y eventualmente ejerza la justicia castigando al delincuente. Para los que todos los días miramos para los costados antes de salir o de entrar a nuestras casas, lo que hizo Oyarzún no fue más que reaccionar ante tanta violencia a la que estamos expuestos todos. Y no hay garantías de cómo reaccionaríamos nosotros, ante un hecho así. Toda la culpa, en definitiva, fue del delincuente que ese día salió de su casa a delinquir. Si hubiera salido a buscar un trabajo honesto, probablemente hoy estaría vivo. Y el señor Oyarzún no hubiera tenido que pasar por el calvario que está atravesando. Él y su familia.

No sé qué opinarán los juristas, pero para los ciudadanos comunes, con el fallo en Campana se hizo lo que no siempre se hace y que todos pedimos: justicia.

Gustavo A. Ramallo

gustavoramallo@gmail.com

El ángel de Sarmiento

Sarmiento fue, en mi opinión, el hombre político con mayor visión de futuro que naciera por estas tierras. En su presidencia, única y de tan solo seis años, hizo y proyectó una Argentina cuyos frutos actualmente maltratamos. El hombre, sin duda, tenía su ángel que lo ayudaba. Se llamaba Mary Mann. Mary fue su amiga, una maestra nacida en Massachusetts a la que confió Sarmiento la selección de las primeras 65 maestras norteamericanas que ayudaron a sacar la naciente argentina del analfabetismo y la barbarie. Sobre Mann, Sarmiento decía: "¡Mary Mann es mi ángel vivo!".

Tras conmemorarse esta semana un nuevo Día del Maestro, ¡salud! al gran Sarmiento y a su ángel olvidado.

Vicente Lema

arquilema@gmail.com

El piquete inteligente

Hace diez años estuve en Boston, Massachusetts. El día de mi visita, frente al edificio de la gobernación, había una manifestación gremial de las enfermeras del Estado. Con sus uniformes, desfilaban por la vereda, sin interrumpir el tránsito que circulaba por la avenida. Mi curiosidad fue respondida: el pedido era aumentar el número de enfermeras para poder dar una mejor atención a los vecinos. En un momento dado, el jefe del sindicato, desde un atril con micrófono explicó claramente la solicitud. Los que presenciábamos el evento entendimos perfectamente el reclamo y nos solidarizamos con la propuesta, por el fondo y más por la forma civilizada de hacerla.

Con tristeza no pude evitar comparar este piquete con los nuestros.

Ricardo Olaviaga

olaviaga8@hotmail.com

Derribando estatuas

En LA NACION Revista del domingo pasado, el escritor Pérez-Reverte hizo uno de los retratos más lúcidos, realistas y decepcionantes de un aspecto de la sociedad actual. En diálogo con su amigo Javier Marías, este le pregunta: "¿Te das cuenta de que en estos últimos tiempos está de moda destruir la imagen de cuantos hombres ilustres tenemos en la memoria?". Se refiere a Occidente. En nuestro país, en el tratamiento de la historia, es moneda corriente. La instructora por excelencia, que en otro tiempo fue la escuela pública, hoy politizada, ya no cumple su misión transmisora de valores como antaño. Personajes audaces, seudohistoriadores, novelistas oportunistas que no aclaran que lo suyo es ficción y presumen de veraces, recolectores de mitos, leyendas y chismes, confunden al lector desprevenido, agente inocente de la dilapidación de su propia esencia, con "descubrimientos" apócrifos que destruyen alegremente reputaciones y quedan instalados para siempre como verdades reveladas. Surgen así libros de gran promoción y ediciones sucesivas que reciben rédito mediático no solo por su publicación, sino por la divulgación en las múltiples redes sociales, que producen dinero y fama inmediatas. Son invitados permanentes en la televisión. Pérez-Reverte es pesimista. La virtud, el talento incomodan, hay que demoler para surgir . "Derribar estatuas y bailar sobre los escombros". "No se busca que nadie quede atrás, sino que todos queden atrás", afirma. Doloroso espectáculo de un mundo al revés.

Florencia Grosso

florgrosso@gmail.com

Extintores

Con respecto a la carta del 5 de agosto del señor Facundo Carrillo, funcionario del GCBA, la Cámara de Empresas de Mantenimiento de Extintores de la República Argentina expresa, con profunda preocupación, lo siguiente. Con el argumento de generar un Plan de Baja de Expensas, el GCBA ha tomado la seguridad como un gasto y no como una inversión, desprotegiendo la vida de los habitantes. Vale como ejemplo la pretendida abolición del control periódico de extintores establecido desde el año 2000 por parte de la Norma IRAM 3517/2 luego de muchos años en los cuales este quedaba a cargo de los propietarios y habitantes del edificio, modalidad que -tal como mostró la experiencia- no dio resultados positivos. En cambio, con la implementación obligatoria del control, bajó claramente la siniestralidad en los edificios de la CABA y cuando sucede un principio de incendio, la mayoría son sofocados por el alto nivel de calidad de los equipos, los servicios y controles realizados por profesionales especializados. Por eso cuando decimos que el gobierno de Rodríguez Larreta está preparando otro Cromañón lo fundamentamos claramente porque dicha tragedia se debió a la intervención de varias circunstancias. Entre las que se cuentan la laxitud de algunos funcionarios para cumplir con las normas legales establecidas para la prevención de incendios (ordenanza 40.473 y ley 2231). Hoy, con la excusa del GCBA de bajar las expensas, con 14 medidas se les pasa por encima a dichas normas y se camina derecho a otra tragedia de similar magnitud. ¿Qué sucede entonces si se quitan los controles periódicos de los matafuegos? Los responsables directos de todo lo que suceda serán los propios funcionarios del GCBA. No seremos los asociados a Cemera los responsables, pues hemos advertido el riesgo en todas las comunicaciones enviadas a los funcionarios y legisladores.

Ángel Ricardo Gil

Presidente de Cemera

Al lado de Favaloro

"Debo expresar mi agradecimiento a Graciela Cordero Ramírez, mi secretaria, por las largas horas de encomiable tarea dedicadas a la preparación y corrección del manuscrito". Con estas palabras, en el libro Recuerdos de un médico rural, el doctor René G. Favaloro reconocía la labor de quien fue su mano derecha desde que decidió regresar a nuestro país -en 1971- para dar inicio a su gran sueño que fue la Fundación Favaloro. Estuvo junto a él en cada uno de sus logros, desde el nacimiento de la Fundación Favaloro -en 1974-, y a lo largo de toda la gestación del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, devenido luego en Hospital Universitario.

Graciela, fallecida el miércoles pasado, se destacó por su inteligencia y sagacidad, como también por la minuciosidad, el celo y el esmero que dedicaba a cada una de las tareas encomendadas. Sin duda, fue una colaboradora fundamental para una figura polifacética y extraordinaria como la del doctor Favaloro.

Nuestro recuerdo para alguien que dedicó toda una vida al servicio de la Fundación Favaloro.

Liliana y Roberto René Favaloro

Fundación Favaloro

Cambio de hora

En algo más de 60 días a las 5 AM tendremos la luz inundando nuestra ciudad. Como se realizó durante muchos años, deberían adelantarse una hora nuestros relojes. De este modo, las horas pico de actividad acompañarán la luz natural, con el consiguiente ahorro de energía. En estos momentos todo lo que sea disminución de los gastos debería ser bienvenido. Las disposiciones señalaban que el cambio se efectuara el primer domingo de octubre, para volver a atrasar la hora el primer domingo de abril. Sería excelente que se volviera a esta práctica, establecida en los países europeos y en varios de América. Con los notables atrasos que dejó la administración anterior en las facturas de suministro eléctrico (que ahora llegan con importantes incrementos), creo que esta medida sería beneficiosa para todos.

Rosa de la Fuente

DNI 4.455.192

En la Red

El Gobierno evalúa eliminar las PASO

Facebook

  • "No sirven las PASO, solo para gastar. Ese dinero que lo usen para cosas importantes" - Nélida Beatriz Robiano
  • "Fueron un invento que beneficiaba en su momento al gobierno de turno. Si cuestan tanta plata, ahora que piden a todos que nos ajustemos, que desaparezcan. Que vuelvan las internas a cada partido político" - Cecilia Camiño
  • "Las PASO son una encuesta pagada por todos. Ya están elegidos los candidatos" - Alfredo Luis Moracho

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?