En un fallo polémico, Canelo Álvarez venció a Gennady Golovkin y se convirtió en nuevo campeón mediano AMB y CMB

Álvarez sobre Golovkin, en plena pelea
Álvarez sobre Golovkin, en plena pelea Fuente: AFP
Andrés Vázquez
(0)
16 de septiembre de 2018  • 02:29

En una pelea extraordinaria, nuevamente un fallo polémico lo opacó todo. En la denominada pelea del año, Saúl Canelo Álvarez derrotó por puntos, en fallo mayoritario, al kazajo Gennady Golovkin y se consagró como nuevo campeón mundial mediano del Consejo Mundial de Boxeo y la Asociación Mundial de boxeo, en el T-Mobile Arena de Las Vegas. Las tarjetas de los jurados fueron las siguientes: 114-114, 115-113 y 115-113, estas dos últimas a favor del mexicano.

A un año de lo que fue el primer choque que terminó en un controvertido empate, Canelo y Triple G volvieron a estar a la altura de las expectativas. Llenos de bronca por las polémicas previas, uno y otro excedieron el techo de lo exigible. Fiel a la historia de la categoría mediano, la más técnica y espectacular, lo que se vio sobre el ring fue una verdadera guerra boxística. Durante los doce rounds ambos boxeadores no se dieron tregua y cumplieron con el objetivo de anteponer el espíritu deportivo sobre cualquier otro interés. Los 20 mil espectadores que cubrieron las gradas y los millones que la siguieron atentamente por televisión quedaron con la satisfacción de ver lo que fue, sin duda, la mejor pelea del año.

Golovkin fue superior y consciente de su ventaja acumulada en siete de los 12 rounds. Sin embargo, no supo transformarla en una victoria visual y real; llevó su calidad boxística a la especulación en el último round y recibió un voto castigo que lo dejó sin invicto y sin los cetros medianos del CMB y la AMB.

Cuando todo marchaba a un triunfo amplio de Golovkin, Canelo logró impresionar a los jueces con un muy buen trabajo en los rounds finales. Con una gran movilidad y un contragolpeó efectivo logró cortar el rostro del kazajo y filtrar buenas manos. Sin embargo, Triple GGG desde el octavo round logró poner los mejores golpes y dañar al mexicano, que nunca cesó al intercambio de golpes y mostró mucha valentía ante una de las pegadas más poderosas del mundo.

La recta final de la pelea fue un toma y daca constante. Golovkin, como en la mayor parte de la noche, fue a buscar al Canelo. Este, consciente de la superioridad del campeón, cambio la postura conservadora que había tenido en las vueltas 9 y 10 y aceleró la ofensiva en busca de filtrar el golpe salvador que nunca llegó. Sin embargo, la presión del mexicano en los últimos rounds tuvo efectos en la apreciación de los jurados que determinaron un fallo (114-114 y 115-113X2) en favor del nuevo campeón.

Con este triunfo, Saúl Canelo Álvarez, de 28 años, estiró su record a 50 triunfos (34 KO), dos empates y una derrota. Además, se convirtió en triple campeón mundial. En tanto, Gennady Golovkin, a los 36 años, quedó con un registro 37 triunfos (34 KO), un empate y una derrota.

Lamentablemente, nuevamente, un fallo adverso y polémico volvió a negarles al Canelo Álvarez y Gennady Golovkin el lugar histórico quepretendían junto a los mejores pesos medianos de todos los tiempos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.