Resumen semanal: iPhone, OnePlus, auriculares analógicos y todo lo demás

Ricardo Sametband
(0)
16 de septiembre de 2018  • 09:24

En lo que refiere a los teléfonos, la noticia de la semana fue, como todos los años, el vendaval iPhone, con el trío de hermanos iPhone XS, XS Max y XR, y el Apple Watch, que para mí fue la noticia más interesante del miércoles.

Los nuevos iPhones están muy bien, y el XR, sobre todo, debería venderse muchísimo; es un equipo de primera línea y los recortes de hardware que hicieron para bajarle el precio y llevarlo a una zona más accesible (usar una pantalla LCD en vez de OLED, tener una única cámara trasera en vez de dos, aluminio en vez de acero para el marco) serán probablemente imperceptibles para el grueso de los usuarios; en el resto de las cosas es igual que los modelos más caros. A la vez, como dice Ben Thompson, el iPhone XS y XS Max tienen ese precio porque, como demostró el discontinuado iPhone X, hay un grueso de usuarios fieles que están dispuestos a pagar lo que sea por tener el mejor iPhone. Con el nuevo esquema de precios Apple sigue mejorando su ASP (precio promedio de venta, en inglés) y es lógico que lo haga: si puso un teléfono a mil dólares y se vendió super bien, sería un error no buscar el techo. Acá tienen la escalerita de precios del iPhone a lo largo del tiempo, cortesía de Horace Dediu, que argumenta que el mayor precio se justifica porque, entre otras cosas, el iPhone tiene una vida útil cada vez mayor. Quizás.

Los precios oficiales del iPhone a lo largo de su historia; ASP son las siglas de precio promedio de venta, en inglés
Los precios oficiales del iPhone a lo largo de su historia; ASP son las siglas de precio promedio de venta, en inglés Crédito: Asymco

¿Cuán bueno es un XS respecto de un X? Faltan las reseñas hechas en mayor profunidad, pero superado el mayor cambio (el salto de diseño entre el clásico 7/8 y el X) las mejoras parecen ser, de un modelo al otro, marginales. Es inevitable, y es lo que viene sucediendo en los últimos años con todas las marcas (las ventas flojas entre el Galaxy S8 y el S9 van en ese camino). No se puede lograr un salto revolucionario cada doce meses. Ya no. Por supuesto, para usuarios de un iPhone 7, saltar a un XR/XS sí implicará un cambio enorme, sobre todo por el tamaño: ya quedó muy, muy lejos la idea del teléfono pequeño (SE). El modelo más chico de la nueva línea, el XS, es más grande que un iPhone 7/8.

Un dato inusual para estas costas es que a diferencia de los últimos años, el modelo americano no es compatible con todas las frecuencias de 4G que se usan en el país. La versión europea sí. ¿Funcionará el iPhone que se vende en EE.UU. en la Argentina? Mayormente sin problemas, salvo que estés todo el día en la calle y sin Wi-Fi; aunque depende de dónde vivas puede que tengas una conexión 4G inconstante, sobre todo en áreas suburbanas. En Claro, por ejemplo, estuvieron astutos y ya aclararon que importarán otro modelo (algo comprensible, por otro lado, porque si no lo hicieran estarían vendiendo un problema para sí mismos).

El Apple Watch nuevo es muy interesante. Primero, por algo que ya comenté antes, lograr aumentar el tamaño de pantalla gracias al diseño con bordes que se curvan hacia atrás, algo que algunos competidores no pueden hacer, con un impacto mínimo en el tamaño general ( acá, una comparación entre los tamaños de la serie 3 y la serie 4); el Galaxy Watch, por ejemplo, está limitado por el bisel (aunque, podríamos argumentar, ya ofrecía una mejor pantalla que la del Apple Watch). Pero en última instancia es un tema de diseño. Y aunque por lógica el reloj cuadrado es el futuro (porque es otra pantalla donde consumir contenido, incluyendo texto lineal) los relojes circulares me siguen pareciendo más bonitos.

El otro punto destacable del reloj es la posibilidad de generar un electrocardiograma en 30 segundos; sumado a la detección de caídas y resbalones, y al monitoreo cardíaco para detectar arritmias, se transforma en un sistema de alerta médica temprana interesante.Así, el reloj pasó de ser un objeto de lujo (¿se acuerdan del modelo de 10.000 dólares hecho en oro?) a ser un acompañante deportivo, algo que todavía mantiene, pero que ahora complementa con esta versión médica, que le da también una impronta "senior" interesante. Tengan en cuenta que por ahora es una función exclusiva para EE.UU., y que la FDA de ese país aprobó su uso en una categoría menor a la de un dispositivo médico profesional.

Apple, dicho sea de paso, sigue sin aclarar cuántos relojes vende.

La corona del Apple Watch tiene los sensores para generar un electrocardiograma a partir de las pulsaciones en la yema del dedo
La corona del Apple Watch tiene los sensores para generar un electrocardiograma a partir de las pulsaciones en la yema del dedo

El iPhone X ha muerto (Apple deja de fabricarlo) así que vaya aquí una despedida: se enviaron 63 millones de unidades en 10 meses en el mercado, un número nada despreciable para un smartphone de mil dólares, y el contribuyente principal al "super ciclo de renovación" de Apple. El ciclo comparable fue el del iPhone 6, que en un período similar vendió 90 millones de equipos, pero terminó facturando lo mismo por la diferencia de precio. Los números son de Counterpoint, que tiene un desglose muy interesante respecto de los países donde más se vendió el iPhone X: entre Estados Unidos, China y Japón se llevaron casi el 60 por ciento.

Con el iPhone dominando la semana, no hubo grandes noticias fuera de Apple, pero sí varios anuncios que se acomodan en la agenda para el trimestre más fuerte de ventas:

  • el 3 de octubre LG presentará el V40 ThinQ, intentando recuperar algo de la preferencia del mercado
  • el 9 de octubre, Google presentará los muy filtrados Pixel 3 y 3 XL
  • el 10 de octubre será el turno de Razer con su nuevo smartphone gamer
  • el 11 de octubre Samsung hará un anuncio de un dispositivo desconocido (probablemente el Galaxy A9, un teléfono de gama media con doble cámara frontal y doble cámara trasera)
  • el 16 de octubre Huawei prepara uno de sus anuncios más fuertes del año, el Mate 20

Un OnePlus 6. La renovación semestral con el 6T traerá un sensor de huellas digitales integrado a la pantalla
Un OnePlus 6. La renovación semestral con el 6T traerá un sensor de huellas digitales integrado a la pantalla

Todavía no tenemos fechas para el muy esperado OnePlus 6T, pero lo que sí sabemos es que tendrá un sensor de huellas digitales integrado a la pantalla frontal (es decir, invisible), al estilo de lo que vienen implementando sus compañías hermanas Oppo y Vivo (las tres son parte del conglomerado BBK). ( CNet) Y que no traerá conector de audio analógico (miniplug). Lo confirmó Carl Pei, uno de los fundadores de la compañía. La ventaja de esto, dice Pei, es que el OP6T tendrá más autonomía. Casi el 60 por ciento de los usuarios de OnePlus tiene auriculares inalámbricos, y esto fue antes de que la compañía presentara los suyos. ( TechRadar)

Hablando de auriculares: los nuevos iPhone no tienen conector de audio analógico; el iPhone 7 y el iPhone 8 tampoco. No hay sorpresa ahí. La novedad, no obstante, es que Apple dejará de incluir en la caja el adaptador de Lightning a miniplug (como sí venía haciendo hasta ahora). Lo seguirán vendiendo, pero por separado. Van a todo o nada por los inalámbricos. ( Fortune)

El teclado de Livermorium para el Moto Z
El teclado de Livermorium para el Moto Z

¿Se acuerdan del MotoMod para agregarle un teclado físico a un Moto Z y transformarlo en una suerte de Milestone)? La compañía que lo venía desarrollando no le encuentra la vuelta al diseño, así que abandona el proyecto y se focalizará en crear... un teléfono con teclado. ¿No es más complicado? Quizás, pero pueden incluir parte del mecanismo en el teléfono mismo -en vez de tener que hacer todo externo para adosarlo al Moto Z- y eso probablemente facilita las cosas. ( Phonescoop) A propósito, si están buscando algo así, prueben con un Gémini, que estuve probando un rato en la IFA. Es excelente.

Samsung puso en venta finalmente su tracker, ese pequeño dispositivo que enganchás a un llavero, una mochila o algo similar y te avisa (al perder la conexión con el teléfono) que te lo estás olvidando. Esta versión, llamada SmartThings Tracker, es más sofisticada: tiene GPS y 4G y, claro, un precio acorde: 100 dólares en EE.UU., y luego hay que pagar el servicio de conexión.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.