Suscriptor digital

Vendía comida china con sus padres y hoy intenta curar el cáncer

(0)
16 de septiembre de 2018  • 20:19

La científica Lucía Zhu nació en Valencia en 1993. Ella es española, aunque su familia procede de Wenzhou, una ciudad del sudeste de China con tres millones de habitantes. De niña, Zhu trabajó en el restaurante de comida china de sus padres y ahora se dedica a buscar nuevos tratamientos contra el cáncer en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en Madrid. Específicamente, Zhu busca nuevos tratamientos contra las metástasis cerebrales, según consigna el diario español El País.

Los padres de Zhu pusieron un restaurante chino en Valencia y enviaron a su bebé de vuelta a Wenzhou. "En la comunidad china en occidente, como están muy dedicados al trabajo, es bastante común mandar a los hijos a China, con los abuelos, porque no tienen tiempo para criarlos", explica Zhu. Luego de dos años, la niña volvió con sus padres, que abrieron un supermercado en Málaga. "Cuando era adolescente ayudaba en la tienda de mis padres. Vendemos comida asiática: japonesa, tailandesa, china, bastante variada", relata la joven al medio español.

Pronto ella cambió el negocio familiar por la ciencia. Fue a Sevilla a estudiar Biotecnología en la Universidad Pablo de Olavide. Sus calificaciones fueron notables: 9,4 sobre 10. El Banco Santander la becó para estudiar un semestre en Carolina del Sur (EE UU). Más tarde fue becada por la Fundación Ramón Areces, para hacer un máster en Biomedicina Molecular en la Universidad Autónoma de Madrid. Hoy dispone de una beca de la Obra Social La Caixa para realizar sus estudios de doctorado en el CNIO, que es uno de los mejores centros de investigación del cáncer de Europa.

Como informa El País, Zhu habla español, inglés, mandarín, el dialecto de Wenzhou, el valenciano que hablaba de niña y el alemán que aprendió en el Instituto de Bioquímica y Biología Molecular de Hamburgo. Con 25 años, investiga en el Grupo de Metástasis Cerebral del CNIO, dirigido por el veterinario Manuel Valiente. Su proyecto de tesis doctoral consiste en desarrollar una plataforma -bautizada METPlatform- para identificar nuevos fármacos contra este tipo de cáncer.

Su trabajo de investigación

El trabajo de Zhu actualmente consiste en inyectar en ratones inmunodeprimidos células de metástasis cerebrales humanas, que proceden de tumores de pulmón, mama o melanoma. Cuando se expande la metástasis, la científica realiza la eutanasia a los roedores y corta cada en unas 50 rodajas cada pequeño cerebro. En las rodajas, Zhu prueba numerosos fármacos para ver su efectividad.

La biotecnóloga también utiliza metástasis humanas extraídas en cirugías para confirmar la actividad antitumoral de las moléculas. "Nos han salido muchos fármacos prometedores y yo me he enfocado más en dos de ellos, porque pueden tener bastante interés para estudiar la biología de la metástasis cerebral. No solo queremos identificar nuevos fármacos, sino que queremos saber por qué funcionan", señala la joven a El País.

Las metástasis cerebrales afectan a entre el 10% y el 30% de las personas con cáncer. Los que con mayor frecuencia generan este tipo de metástasis con los tumores de pulmón y de mama. Cuando las células con cáncer se llegan desde su lugar original y pueden penetrar el cerebro y colonizarlo, el pronóstico es malo o muy malo. Por esta causa, los pacientes con metástasis cerebrales fueron excluidos de los ensayos clínicos de nuevas terapias. El grupo de Manuel Valiente cree que METPlatform contribuirá a crear confianza para la prueba de mayor cantidad de fármacos experimentales en los enfermos y lograr que vivan más y mejor.

Zhu está en la vanguardia de esta guerra científica. "De pequeña no me daba cuenta tanto, pero ahora soy consciente de que el hecho de conocer dos culturas, de saber chino, de hablar varios idiomas, me abre muchísimas puertas a nivel profesional. Y siempre puedo ver las cosas desde diferentes perspectivas, que es algo que también se puede aplicar muchas veces a otros ámbitos de la vida. La verdad es que he sido bastante afortunada", declara a El País la científica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?