Vicentico y Florián: al calor de un show distinto en el Emergente

En la Plaza de la Usina del Arte, padre e hijo oficiaron de "banda de covers" para homenajear a The Clash, Madness, The Specials y Bowie
Gabriel Hernando
(0)
17 de septiembre de 2018  

Después de dos años de gira con Los Fabulosos Cadillacs, Vicentico y Florián Fernández Capello, es decir, padre e hijo, irrumpieron en el escenario montado en la Plaza de la Usina del Arte para desgranar una singular combinación de temas propios con atractivas versiones de grandes canciones del rock internacional que los marcaron a fuego.

Acompañados por los músicos de Callate Mark (la banda de Florián), más los aportes de Axel Introini en teclados y un trío de vientos, padre e hijo demostraron que, más allá de la diferencia de edad y de los gustos personales, existe un hilo conductor, un sendero en común que desemboca en el punk, el ska, la new wave, el post punk y el glam rock.

El show comenzó con el pulso lúdico en tiempo de ska de "Ghost Town" (The Specials) y "Our House" (Madness). Una feroz relectura de "Live and Let Die" (Paul McCartney), sumada a "Starman" (David Bowie), con un fragmento de la letra interpretada en castellano y otro en inglés, más una nueva escala en The Specials ("Message to You"), fueron conformando un amplio viaje por el mapa genético y musical de ambos protagonistas, a veces respetando las partituras originales y otras dándoles una vuelta de tuerca a los tempos y los arreglos.

Los pasajes más logrados y exquisitos descansaron en "Ashes to Ashes" (tremendo tema firmado por David Bowie con un inspirado Florián en la guitarra), la referencia a The Turtles con "Happy Together" y la contagiosa "Friday I'm in Love", de The Cure. Claro que el rock argentino también dijo presente en el set a través de una sorpresiva, un tanto desprolija, pero muy festejada versión de "Cuatro personalidades" (Turf) y dos imbatibles de "cosecha propia" que pusieron a todos a bailar: "El genio del dub" y "Saco azul".

Con su característico registro, Vicentico se mostró cómodo y muy a gusto poniéndoles voz a estas canciones que forman parte de su ADN como músico, pero que pocas veces, o tal vez nunca, había tenido la oportunidad de interpretarlas en vivo. No obstante, también cedió terreno y dejó el micrófono a cargo de Florián en "El mundo te ganó", un mid tempo firmado por Callate Mark, y "Alison", uno de los primeros éxitos de Elvis Costello.

Luego, Vicentico llevó el concierto a su punto más álgido de la mano de "Revolution rock". Esta página indeleble de The Clash, que, en tiempo de ska, los Cadillacs supieron revisitar en su momento, encajó a la perfección en el contexto de una experiencia nueva, tanto para Vicentico como para Florián, pero que, dada la auspiciosa respuesta del público, quizá se repita en el futuro como un esporádico proyecto paralelo.

Así se cerró la penúltima jornada del festival, que comenzó a rodar minutos después del mediodía con una parogramación que incluyó danzas y deportes urbanos, stand up, talleres para niños, tecnología, cine, gastronomía y las semifinales del concurso Camino a Abbey Road.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.