Florence perdió fuerza, pero se extendían las inundaciones

Inundaciones amenazan costa este de EEUU tras paso de Florence - Fuente: AFP

1:32
Video
El huracán dejó por lo menos 14 muertos; las evacuaciones continúan
(0)
17 de septiembre de 2018  

WILMINGTON, Caroina del Norte (Reuters).- La mortal tormenta Florence anegó ayer el estado de Carolina del Norte con nuevas lluvias torrenciales y dejó aislada la ciudad de Wilmington, donde devastó miles de casas. Su paso también amenazaba con agravar las inundaciones, mientras los ríos crecían hasta desbordarse.

El saldo de muertos que dejó Florence asciende al menos a 14, después de que la tormenta se adentró en el estado norteamericano con fuerza de huracán, el viernes último, y produjo precipitaciones récord.

Ayer, su poderío había bajado a la categoría de depresión tropical, pero los pronósticos indicaban que habría lluvias adicionales de entre 130 milímetros y 250 milímetros. Eso elevaría la precipitación total en algunas áreas costeras a más de 760 milímetros de agua, informó el Centro Nacional de Huracanes.

"La tormenta nunca fue tan peligrosa como ahora", escribió en Twitter la oficina de emergencias de Carolina del Norte, al citar al gobernador Roy Cooper. "Muchos ríos siguen subiendo y no se prevé que toquen su altura máxima hasta hoy domingo más tarde o mañana temprano".

Más de 900 personas fueron rescatadas de la crecida de las aguas de la inundación y 15.000 permanecían agrupadas en refugios estatales, informó Cooper en una conferencia de prensa ayer.

El impacto del huracán Florence en Carolina del Norte - Fuente: Washington Post

2:14
Video

Al menos 10 de las víctimas totales se registraron en Carolina del Norte, incluyendo una madre y su hijo, que perdieron la vida por la caída de un árbol.

Las personas evacuadas estaban ansiosas por regresar a sus casas, pero las autoridades las instaron a mantenerse todavía alejadas. "Nuestros caminos están inundados, no hay acceso a Wilmington", avisó el presidente de la Comisión del Condado de New Hanover, Woody White, en conferencia de prensa. "Queremos que estén en sus casas, pero todavía no pueden venir".

Nuevas evacuaciones fueron ordenadas en localidad del interior del estado a medida que los ríos empezaban a desbordar sus cauces.

En Fayetteville, una ciudad de Carolina del Norte de 210.000 habitantes, a 145 kilómetros de la costa oceánica, las autoridades pidieron encarecidamente a miles de residentes de Cape Fear y Little River que abandonaran sus hogares debido al riesgo de más inundaciones.

El director de emergencias de Carolina del Norte, Michael Sprayberry, sostuvo que era demasiado pronto para estimar cuántas personas quedarían sin vivienda en el estado por culpa de la tormenta. "En este momento, calculamos que habrá decenas de miles de hogares dañados", sostuvo.

La Casa Blanca dijo que el presidente Donald Trump aprobó disponer de fondos federales para algunos de los condados afectados y que tiene previsto visitar la región esta semana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.