Huracán derrotó a Banfield en una noche nostálgica que cerró con un "no-look pass"

Huracán se pone en ventaja ante Banfield
Huracán se pone en ventaja ante Banfield Fuente: FotoBAIRES
Andrés Vázquez
(0)
17 de septiembre de 2018  • 16:47

Fue una noche nostálgica, donde el espíritu del magnífico Huracán del 73 sobrevoló en la memoria de los hinchas Quemeros. Fue un tributo futbolístico inmejorable que este Huracán le podía hacer a aquel que dirigió César Luis Menotti hace 45 años. Sin el brillo de otrora, pero envueltos en el aura de aquella gloriosa formación, el Globo derrotó 3 a 0 a Banfield y redondeó una fiesta perfecta en el Ducó. Los goles del local los marcaron Lucas Gamba, a los 15 del primer tiempo, Carlos Auzqui y Andrés Roa, a los 25 y 47 del segundo.

Gol de Gamba

Como una paradoja del destino, Banfield volvió a oficiar de partenaire en una nueva jornada emotiva para Huracán. Lejos de la tristeza que significó hace unos meses el homenaje por el fallecimiento de René Houseman, lo vivido anoche fue una ovación interminable y alegre para un grupo de hombres que escribieron la página más gloriosa del club. El ingreso al campo de juego en el entretiempo del partido del DT César Luis Menotti y del capitán Miguel Brindisi junto a Jorge Carrascosa, Omar Larrosa, Fatiga Russo, Buglione, Leyes, Leone, Roganti, Scalise, Fanesi, Lavorante y el panadero Del Valle, entre otros, traspoló la memoria colectiva y los valores del fútbol bien jugado.

A 45 años de aquella consagración, Huracán vive otra realidad futbolística. Sin la habilidad de un Houseman, ni la estirpe de un Babington, ni el talento de un Larrosa, Gustavo Alfaro busca afianzar su idea en la presente Superliga con nombres de otro calibre, aptos para las urgencias que le toca atravesar. El equipo de ahora no impresiona por su riqueza técnica, ni deslumbra por su juego ofensivo; tampoco tiene una efectividad goleadora. Sin embargo, ratifica su condición más relevante: el equilibrio.

.

Gol de Auzqui

El Globo fue trabajando la victoria de a poco, se encendió un ratito con la mística del equipo del 73 y le alcanzó para festejar ante su gente. El primer tiempo tuvo todos los condimentos de una noche mágica. A los 11 minutos, el defensor Alderete le cometió un tonto penal a Cvitanich. El propio delantero lo ejecutó, pero la pelota dio en palo. Cinco minutos más tarde, el lateral Cristian Chimino envió un centro al área del Taladro que Lucas Gamba conectó de volea para marcar el 1 a 0. Y sobre el final Arboleda le desvió un penal a Andrés Chávez.

Gol de Roa

El rendimiento de Banfield estuvo a tono con lo que viene demostrando fuera de la casa, ya que aún no ganó (dos derrotas y un empate).

Trabajó más la pelota, en especial cuando se juntaban Luciano Gómez (el mejor del visitante) y Rodrigo Arciero (aunque intermitente), pero careció de peso ofensivo. De hecho, después del penal errado, solo tuvo una jugada clara de gol: un remate de Cecchini que dio en palo izquierdo de Marcos Díaz.

En el segundo tiempo el dominio del Quemero se fue acentuando cada vez más. Con el criterioso andar en el medio campo de Israel Damonte y la predisposición del colombiano Andrés Roa para aparecer siempre libre, el equipo de Alfaro logró capitalizar la posesión gracias al aporte goleador de Carlos Auzqui, que a los 24 minutos marcó el 2 a 0 con un zurdazo cruzado tras un centro atrás de Araujo. Cuando la historia estaba sentenciada, Roa, en el descuento, puso el 3 -0 con una muy buena definición.

Desde el punto de vista estadístico, el arranque de Huracán en la Superliga es bueno: cosechó 8 puntos sobre 15 posibles. Sin dudas, el rendimiento colectivo, fecha tras fecha, parece ir sumando solvencia y regularidad. Anoche, a 45 años de la obtención de su único campeonato de primera división, el buen juego y el triunfo estuvieron acorde a una jornada especial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.