Sin lugar para la grieta: rechazo prácticamente unánime a la dolarización

La posibilidad de abandonar el peso fue criticada por casi todos los economistas
La posibilidad de abandonar el peso fue criticada por casi todos los economistas Crédito: Shutterstock
Rafael Mathus Ruiz
(0)
17 de septiembre de 2018  

WASHINGTON.- Tal como ocurrió en los últimos años de la convertibilidad, la corrida cambiaria y la crisis económica gatillaron de nuevo el debate acerca de si la Argentina debe mantener una moneda propia o claudicar ante una de las grandes obsesiones nacionales: el dólar .

El Gobierno ha negado de manera rotunda un giro tan radical en la política monetaria. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha indicado que, en las negociaciones en curso, no se avanzó en esa dirección. Pero el debate cobró envergadura en las últimas semanas, a punto tal de ser, para algunos operadores, uno de los motivos detrás de los últimos tropiezos del peso.

El debate tuvo una particularidad: la dolarización cosechó adeptos en Estados Unidos, pero en la Argentina cerró la "grieta" y unió en contra de la idea a economistas que se ubican en las antípodas del espectro ideológico, en una defensa cerrada del peso.

Uno de los primeros en ventilar la posibilidad fue Guillermo Calvo, profesor de la Universidad Columbia, famoso por haber anticipado la crisis desatada por la devaluación del peso mexicano en 1994, conocida como "efecto tequila". En una entrevista a principios de agosto con el diario Perfil, Calvo dijo que había que "volver a pensar" en reemplazar al peso con el dólar si fracasaban los planes de estabilización.

Lo que tienen que hacer es agarrar un remedio y no un veneno. Plantear la convertibilidad y la dolarización es un desastre, le veo una calavera cruzada
Axel Kicillof

Pero antes de Calvo, a principios de julio, Steve Hanke, el padre de la convertibilidad de Domingo Cavallo, ya había insistido en que la Argentina debía dolarizar y colocar el Banco Central y el peso "en un museo". Es una idea suya añeja: en octubre de 1991, Hanke publicó una columna en las páginas de The Wall Street Journal con el título "La Argentina debería abolir el Banco Central".

Un título similar volvió a aparecer en las páginas del diario norteamericano a principios de este mes, con la firma de Mary Anastasia O'Grady, columnista para América Latina. El título: "La Argentina necesita dolarizar". O'Grady se preguntó por qué la Argentina cayó en una nueva crisis cambiaria, y escribió: "La respuesta: porque la Argentina todavía tiene un banco central. Para solucionar el problema de una vez por todas debe dolarizar".

John Cochrane, economista de la Universidad de Chicago, tomó esa columna para adherir a la propuesta, aunque aclaró: el problema real es fiscal, no monetario. "El problema subyacente es fiscal. Con abundantes recursos fiscales, el Gobierno podría haber pedido prestado en el extranjero para detener una corrida contra el peso. Y sin esos recursos la dolarización no resolverá su problema de deuda y déficit", reconoció.

Golpe de gracia

El golpe de gracia lo dio Larry Kudlow, asesor económico de Donald Trump, cuando sugirió, en una entrevista con Fox, que la Argentina debía regresar a un modelo de "caja de conversión", que muchos leyeron como un espaldarazo a la dolarización.

En la Argentina, la dolarización provocó un rechazo unánime entre economistas.

Pablo Gerchunoff, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella, dijo en su cuenta de Twitter que la postura de Calvo era "una irresponsabilidad, además de ser un error". Fue en respuesta a un mensaje de Miguel Kiguel, quien había ensayado una defensa de Calvo al indicar que, según entendía, planteó la dolarización en caso de "un contexto extremo del que estamos lejos". Con todo, Kiguel también se mostró en contra de esa idea o de un retorno a la convertibilidad.

No puede dolarizarse el que no tiene dólares, y nosotros no tenemos suficientes dólares. La dolarización no resuelve problemas fiscales ni estructurales
Carlos Rodríguez

"Me parece absurdo plantear una convertibilidad o una dolarización en estas circunstancias", apuntó José Luis Espert, un economista ortodoxo crítico de la política económica del gobierno de Mauricio Macri.

Carlos Rodríguez, exviceministro de Economía de Carlos Menem, dijo que la dolarización no es una alternativa: "No puede dolarizarse el que no tiene dólares, y nosotros no tenemos suficientes dólares. Además, la dolarización no resuelve problemas fiscales ni estructurales".

Axel Kicillof, exministro de Economía de Cristina Kirchner, fue más allá, al calificar la idea como un "desastre" y un "veneno". En una entrevista con Radio 10, Kicillof dijo: "Lo que tienen que hacer es agarrar un remedio y no un veneno para poder salir de este lío en el que nos metieron. Plantear la convertibilidad y la dolarización es un desastre, le veo una calavera cruzada".

Domingo Cavallo también se metió en el debate con un comentario en su blog, donde diferenció la convertibilidad de la dolarización y del sistema de tipo de cambio fijo. Al responder un comentario, Cavallo afirmó: "Yo no pregono la dolarización, sino el reconocimiento explícito de que somos una economía bimonetaria, y avanzar hacia un sistema monetario y de intermediación financiera como el de Perú".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.