Tomás Lavanini, el diamante en bruto que empieza a brillar con los Pumas

Tomas Lavanini, figura en el triunfo ante Australia
Tomas Lavanini, figura en el triunfo ante Australia Fuente: LA NACION - Crédito: Villarpress
Alejo Miranda
(0)
16 de septiembre de 2018  • 23:59

Cuando debutó en los Pumas con apenas 20 años, Tomás Lavanini era considerado un diamante en bruto. Aun con algunos aspectos de su juego por pulir, propios de la juventud y la inexperiencia, estaba llamado a vestir la celeste y blanca por muchos años. Cinco años más tarde, su capacidad seguía estando fuera de discusión, pero hasta no hace tanto persistían dudas respecto de su maduración como jugador. Penales inocentes, amonestaciones y decisiones desacertadas ponían en duda aquel vaticinio. El sábado, selló la emblemática victoria ante Australia por el Rugby Championship con un tackle crucial en la última acción del partido, un reflejo del gran momento que está atravesando.

Lavanini fue el héroe del éxito 23-19 en Gold Coast. Cuando el reloj marcaba 80 minutos cumplidos, Israel Folau, el gigante wing australiano, que ya había apoyado un try dejando en ridículo a cuatro argentinos, tomó la pelota en 25 yardas, dejó atrás a Bautista Ezcurra y parecía encaminarse indefectiblemente al try. Pero a un par de metros del in-goal se topó con los 2m01 y 120kg de Lavanini, que venía cerrando la cancha como si el partido recién empezara. El tackle al pecho del segunda línea le hizo volar la pelota y así los Pumas consiguieron su segundo triunfo en un mismo Rugby Championship por primera vez en la historia. Una imagen que se repetirá cada vez que se recuerde este inolvidable partido.

"Cuando tenemos line completo circulan dos o tres forwards. En ese caso me tocó circular a mí y me encontré en esa situación. Pensé que había sido try, que Folau había tirado un off-load o algo así y de repente fue knock-on", dijo el ex Hindú a ESPN, tras la victoria.

Una actuación que reafirma la sólida temporada que viene teniendo Lavanini, luego de un par de años no del todo consistentes. Ya había hecho un gran partido en la victoria ante Sudáfrica en Mendoza y también rindió ante los All Blacks en Nelson, aun en la derrota. Su aporte suele pasar inadvertido, ya que se siente más en aspectos no cuantificables del juego, como la limpieza del ruck y el empuje en el scrum. El buen momento puede hacerse extensivo también a su campaña en Jaguares, donde jugó 16 de los 17 partidos del Super Rugby 2018. La continuidad es clave luego de haber protagonizado un par de años inconsistentes.

The Rugby Championship - Wallabies vs. Argentina - Fuente: YouTube

3:37
Video

Lavanini tuvo su punto más crítico un año atrás, en el partido ante los All Blacks. No había viajada a la gira por Oceanía luego de haber sido expulsado por doble amarilla en la derrota ante Sudáfrica en Salta, por la 2ª fecha. Y a su regreso en Vélez, volvió a ser amonestado. Con seis tarjetas desde su debut en 2013, se convirtió en el jugador de los Pumas con más amarillas de la historia.

Cabe destacar que las amonestaciones que recibió no fueron por juego brusco o indisciplina, excepto una por un rodillazo ante Francia en junio de 2016. Por el contrario, se trata de cuestiones técnicas. En general, por tacklear sin cerrar los brazos, como le ocurrió en la semifinal del Mundial 2015 ante los propios Wallabies. Detalles que lo alejaban de ser uno de los mejores del mundo en su posición.

El año pasado era común verlo trabajar horas extra en el Buenos Aires Cricket & Rugby Club al lado de Germán Fernández (entrenador de destrezas de la UAR) para mejorar su técnica. "[El tema de la indisciplina] lo voy laburando semana a semana, día a día, reforzando las cosas que me dicen los entrenadores, reforzando en cada entrenamiento en lo que me iba mal. Y recordando en cada partido 'no hagas esto, no hagas esto otro', y eso me ayuda bastante", dijo a ESPN todavía en el CBUS Super Stadium de Gold Coast.

Los resultados están a la vista. En los 23 partidos que lleva jugados en 2018 (16 en Jaguares, siete en los Pumas) todavía no recibió ninguna amonestación. Y su ratio de penales ha bajado sensiblemente. De 1,26 por partido en 2016 y 1 por partido en 2017 pasó a 0,9 este año entre los dos equipos.

Con apenas 25 años, Lavanini ya tiene 45 Test Matches sobre sus espaldas. La continuidad, luego de una rotura de ligamentos de rodilla que lo alejó de las canchas a fines de 2016, y el trabajo a duro le están sentando bien al fornido segunda línea. El diamante que ya brilla con luz propia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.