Suscriptor digital

Mujeres enojadas, hombres rebeldes

Inés Capdevila
Inés Capdevila LA NACION
(0)
17 de septiembre de 2018  

No era el Abierto de Estados Unidos, era Wimbledon. No era la final, era la primera ronda.

John McEnroe ya era conocido por sus desplantes, pero en ese momento de 1981 su carácter explosivo devino leyenda. La estrella sacaba 15-30 abajo en el primer set contra otro jugador norteamericano. El árbitro le cantó afuera y el tenista estalló. "¡No podés estar hablando en serio!", le gritó. A medida que el umpire lo penalizaba, McEnroe se exasperaba más y más, hasta llegar a decirle: "¡Sos un tonto inepto, una ofensa para el mundo!".

A lo largo de su carrera, Serena Williams tuvo algunos episodios de irritación en las canchas antes de decirle, en la última final del abierto de Estados Unidos, al umpire Carlos Ramos: "Sos un ladrón".

Ambos tenistas se equivocaron, faltaron a las reglas y fueron irrespetuosos.

McEnroe, sin embargo, no es una mujer, es un hombre. Y las reacciones del público, los colegas, los medios fueron diferentes.

Él, su carácter y su frase -la de hablar en serio- se convirtieron eventualmente en símbolos de rebeldía y en protagonistas de avisos para vender desde autos hasta electrodomésticos.

Ella y sus respuestas tuvieron una acogida más ambigua. Muchos vieron un reclamo justo en su advertencia sobre el machismo en las canchas, mientras que otros le recordaron que Ramos suele ser muy estricto también con los hombres. Todos, sin embargo, le criticaron la irritación.

A las explosiones de McEnroe se las celebró; a las de Williams se las cuestionó. En una doble vara que excede las canchas, lo que en él es un carácter bravío en ella es falta de compostura y temple.

Él, ganador de siete Grand Slams, es un hombre rebelde. En cambio, ella, dueña de 23 Grand Slams, es una mujer enojada.

A pesar de que, por lo general, la recompensa es más baja, la expectativa con la mujer es más alta. De ellas -nosotras- se espera, amabilidad, modestia, civilidad, atracción física. Y no importa dónde, en las canchas, en la política, en las pantallas, en las redes sociales, en las compañías.

En un estudio de 2008, dos investigadores de la Universidad de Yale revelaron que, en las empresas, se le confiere siempre un estatus más elevado a un hombre enojado que a una mujer enojada, incluso si ella es la CEO. Más aún, ese enfado en los hombres era adjudicado a razones externas, en tanto que en las mujeres era atribuido a características internas como la falta de control de emociones.

A pesar del avance de la participación femenina en todas las áreas, la doble vara está magnificada en el deporte, por la diferencia en los recursos para unos y otras y en la atención que les prestan sponsors y medios.

Poco antes de los Juegos Olímpicos de 2016, la Universidad de Cambridge analizó 160 millones de palabras usadas en las coberturas de deportes de todo tipo de medios anglosajones. Las conclusiones no parecen muy sorprendentes.

La palabra "hombres" es usada tres veces más que "mujeres" y cuando se habla de ellas, el énfasis es en su apariencia y en su ropa. Las palabras más asociadas cuando se menciona a ellas son "casada, soltera, vieja"; con ellos, en cambio, son "rápido, fuerte, gran".

En caso de que eso no sea suficiente, cuando el talento de una atleta o jugadora sobresale, la comparación casi natural es con el hombre, como si ser extraordinario fuera una cualidad exclusivamente masculina.

La norteamericana Kathy Ledecky, de 21 años, se encamina a ser la mayor nadadora de todos los tiempos. Tiene 5 medallas de oro, ganó 14 campeonatos mundiales y quebró igual número de récords. Pero para buena parte de la prensa es la "Phelps de la natación femenina". Cuando a los 33 años la legendaria navegante francesa Florence Arthaud se convirtió en la primera mujer en vencer en la regata transatlántica en solitario Ruta del Ron, el diario Le Parisien tituló en su tapa: "Ganó la Ruta frente a todos los hombres. Flo, sos un verdadero tipo".

El machismo, pese a sus constantes manifestaciones, cede a medida que el peso de las mujeres en el deporte y en el consumo crece.

En los Juegos Olímpicos de 1900, solo el 2,2% de los competidores eran mujeres; en Río 2016, esa participación superó el 45%. Con enojo o sin enojo, millones de mujeres deportistas harán que, tal vez pronto, llegue el día en el que la próxima gran estrella del tenis masculino no sea descripta como "el nuevo Federer", sino como "el nuevo Serena".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?