Suscriptor digital

ARA San Juan: cómo viven los familiares que participan de la búsqueda del submarino

Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes, en el barco
Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes, en el barco Crédito: Facebook
Los cuatro parientes que viajan a bordo del barco noruego pasan sus días entre la esperanza y la ansiedad
Mariano De Vedia
(0)
17 de septiembre de 2018  

Cada objeto localizado en la búsqueda del ARA San Juan multiplica las pulsaciones y renueva las esperanzas de los cuatro familiares que viajan a bordo del Seabed Constructor.

Ya hubo ocho "puntos de interés" investigados -el último, ayer, que será investigado, y los siete anteriores, sin resultados positivos-, y Luis Tagliapietra, Silvina Krawczyk, José Luis Castillo y Fernando Arjona (padre y hermanos de tripulantes del ARA San Juan) no bajan los brazos. Siguen a bordo compartiendo la jornada con los técnicos de Ocean Infinity y organizados para transmitir las novedades al resto de los familiares que esperan en tierra firme. Hay dos partes por día y, con frecuencia, actualizaciones cerca de las 22.30.

El jueves pasado se encontraron sogas, redes y elementos de artes de pesca, con un largo de 55 x 8 metros y a 759 metros de profundidad, visibles a dos kilómetros de distancia, lo que refleja la capacidad tecnológica de los AUV (vehículos autónomos submarinos) y los ROV (vehículos de operación remota) para distinguir con claridad los objetos detectados en el fondo del mar.

"Si están por acá, los vamos a encontrar, y si no los encontramos es porque acá no están. Hay que tener paciencia, falta mucho por revisar", observó uno de los cuatro familiares al describir sus sensaciones, en diálogo con LA NACION.

Los familiares tienen camarotes individuales y pasan la mayor parte de la jornada juntos, aunque se distribuyen tareas. Ellos se autoimpusieron una rutina de guardias para "verificar en los distintos puestos que todo se desarrolle como corresponde y para realizar los partes a las familias", sintetizó uno de ellos.

El Seabed Constructor partió de Comodoro Rivadavia
El Seabed Constructor partió de Comodoro Rivadavia Fuente: Archivo

Los AUV se mantienen en actividad las 24 horas del día y hubo contactos que se verificaron entre las 11 de la noche y las 5.30 de la mañana. "Acá no se para nunca", graficó uno de los familiares.

"Todos los días estamos ansiosos, estresados ante cada hallazgo y nos surgen mil sentimientos más. Es imposible relajarnos, aunque sabemos que esto lleva tiempo", se sinceró.

"Hasta ahora no ha habido dos días iguales. Vamos al ritmo de la operación", explicó uno de ellos, que ayer vivió un día especial: se cumplían diez meses de la desaparición del submarino.

Los cuatro familiares viajan como veedores y tuvieron que someterse a una capacitación técnica y pruebas navales para subir al Seabed Constructor y formar parte de la expedición. Diariamente mantienen reuniones de coordinación y de actualización de la situación con las autoridades de Ocean Infinity.

Así continúa la búsqueda del Submarino Ara San Juan - Fuente: Armada Argentina

00:07
Video

Al conocerse ayer el último parte, había cinco AUV en el agua . En los días previos, algunos contactos localizados generaron expectativa, pero luego se determinó que se trataba de formaciones geológicas.

Imágenes y explicaciones

Los familiares no poseen la capacidad técnica para advertir por sí solos alguna característica especial en las imágenes que los equipos de última generación transmiten desde el fondo del mar. Para eso hay profesionales. Ellos ven su trabajo y los marinos especializados les informan si hay algo, les muestran lo que se analiza y les advierten qué puede ser. Si hay posibilidades de que el objeto localizado sea el submarino, se baja el ROV para identificarlo con las cámaras y que no existan dudas de qué se trata.

"Preguntamos todo lo que surge. Ellos están siempre muy bien predispuestos y nos escuchan, y han respondido a todo hasta ahora", reveló uno de los familiares veedores.

"Cada día trae su afán", dice un pensamiento bíblico, y a ese principio se aferran los familiares. Todos los días son diferentes. Lo único igual son los horarios de comida, pero ellos comen, en realidad, si no hay otra actividad que hacer.

Así el AUV busca al Ara San Juan - Fuente: Armada Argentina

00:06
Video

"Todo el tiempo compartimos con todos y estamos juntos, pero dividimos tareas. También, obviamente, tenemos momentos de ocio para tomar mate o para hacer ejercicio", precisó uno de los familiares.

Por las experiencias que enfrentan a cada hora y los pensamientos que afloran por la suerte que corrieron sus seres queridos, los familiares sienten que "el barco parece grande, pero a la vez es chico".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?