Suscriptor digital

Uruguay: se tensa la relación entre el campo y el gobierno de Tabaré Vázquez

El presidente de la ARU, Pablo Zerbino, criticó al gobierno de Tabaré Vázquez
El presidente de la ARU, Pablo Zerbino, criticó al gobierno de Tabaré Vázquez Fuente: Archivo - Crédito: Twitter
Nelson Fernández
(0)
22 de septiembre de 2018  • 01:10

MONTEVIDEO.- Dura crítica, una tras otra. Los ruralistas están de punta contra el gobierno de Tabaré Vázquez y eso fue dicho con toda la aspereza posible en el acto de cierre de la tradicional Expo Prado y en la cara del ministro de Ganadería y Agricultura.

La edición 2018 de la tradicional muestra agroindustrial terminó el domingo y un día después, el presidente Tabaré Vázquez transmitió respaldó a su ministro Enzo Benech, que se llevó todos los golpes en el acto de clausura. Durante la sesión del Consejo de Ministros, Vázquez felicitó a Benech por el discurso en ese acto.

Es que aparte de los cuestionamientos al gobierno que en la ceremonia hizo el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Pablo Zerbino, el ministro había sido criticado por su discurso; tanto ruralistas como legisladores de la oposición dijeron que se iban defraudados porque no se había transmitido mensaje alguno sobre medidas para atender los problemas del campo.

Zerbino recordó lo que pasó en el verano con el movimiento de "autoconvocados", una protesta que surgió de ruralistas, transportistas y otros comerciantes del interior del país y realizó protestas en actos y marchas.

"El diálogo siempre fue entrecortado hasta enero, cuando los reclamos de las gremiales hicieron carne en todo el sector productivo y se formalizó en la multitudinaria Asamblea de los Autoconvocados del 23 de enero. ¡Fue imponente! Productores de todo el país se hicieron masivamente presentes en Santa Bernardina", dijo el presidente de la ARU.

Señaló que "el gobierno sintió el impacto y procuró aplacar rápidamente los efectos de la movilización con medidas y exoneraciones impositivas", las que calificó de "tan parciales y acotadas que no surtieron el efecto deseado".

Y puso foco en lo que consideró "la esencia del problema" económico: "Nos volvimos un país caro con fundamentos de país barato, es ahí donde está la esencia del problema".

También criticó la política fiscal que ha derivado en un saldo en rojo permanente en torno a 4% del PIB. "Toda economía que gasta más de lo que genera tiende a aumentar el déficit. De no ser corregidos los motivos que lo provocan a éste, se retroalimenta al financiar sus intereses incrementando el endeudamiento", señaló Zerbino.

Dijo que el déficit fiscal es la "madre del borrego y de todos los males que afectan al sector productivo: al empleo, al empresario y al país".

Además, criticó al gobierno porque "han utilizado el tipo de cambio como ancla para controlar la inflación, retroalimentando el proceso de apreciación de la moneda y el aumento de los costos en dólares". Y agregó: "Esta distinta evolución de los bienes transables frente a los precios de los no transables, nos lleva a una dinámica insostenible".

En su discurso el presidente de la Asociación Rural se quejó del peso del Estado: "El gasto, que vive de impuestos, ha pasado del 25% del PIB en 2004 a 31% del producto en 2017".

Dijo que "en lo que va del año" se perdió "un 30% del tipo de cambio real con la región" y Uruguay está "en niveles previos a la crisis del 2002", con "efectos sobre la economía que son conocidos: caída del turismo, de la inversión, del comercio y las exportaciones".

Zerbino agregó que con la tendencia de enfriamiento de la economía "va a aumentar el déficit fiscal", y expresó que "es imperativo reducir el gasto público". Cuestionó que "no se ahorró cuando el viento era de cola para enfrentar en mejores condiciones estos momentos de turbulencia".

Otra crítica fue por "la presión tributaria en el agro". Dijo que "desde la reforma tributaria de 2008 han aumentado los gravámenes sobre la tierra, lo que no refleja la realidad económica del sector" y que "los cambios tributarios de la última ley de Presupuesto determinaron un fuerte incremento de la Contribución Inmobiliaria Rural, haciendo que los impuestos sobre la tierra superen el 60% del total de impuestos pagados por el sector".

Zerbino expresó que hay un "alto costo de producir en Uruguay" a lo que se suma la "transferencia" que se hace del campo a otros sectores de la economía, por la ruta de "tipo de cambio, impuestos y tarifas". Y que eso se hace "sin una devolución suficiente a quienes generaron valor".

Y más críticas, a la falta de competitividad, la falta de acuerdos comerciales, a "magros resultados en educación", a las políticas sociales por considerarlas ineficaces, al aumento de inseguridad pública.

"Fuimos un ejemplo para el mundo como país educado, seguro y confiable para vivir y producir. Ahora se hace cada día más difícil reconocer al Uruguay en el que nacimos, nos criamos y criamos a nuestros hijos", dijo el presidente de la ARU.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, respondió con tono suave, sin anuncios y destacando medidas tomadas: "Esfuerzos hemos hecho, tal vez no han sido suficientes".

Habló de algunas variantes en cálculos de liquidación de tributos, beneficios puntuales para algunos sectores, como lechería y arroceros.

Y también defendió la nueva "Ley de Riego" que permitió a productores poder manejar el agua sin sufrir los efectos de la seca. "El que crea que esto no es importante que mire los números y el impacto que tuvo la seca en la soja y lo compare con el resultado año pasado", dijo el ministro.

Además de las críticas al gobierno, una inesperada decisión de la Banda del Ejército fue otro golpe para el gobierno. En la ceremonia de clausura esa banda ingresó al ruedo de la Rural del Prado entonando la Marcha Tres Árboles, que el principal partido opositor Nacional (blancos) usa hace décadas como su himno. El gobierno ordenó una investigación sobre el caso, y la polémica generada terminó opacando al contenido de los discursos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?