Córdoba: un policía mató a su pareja embarazada y a su suegra y se suicidó

Magalí Pérez y Carlos Monje
Magalí Pérez y Carlos Monje Crédito: La Voz
Gabriela Origlia
(0)
17 de septiembre de 2018  • 13:47

CÓRDOBA. El policía Carlos Monje, de 37 años, mató con su arma reglamentaria a su pareja Magalí Pérez, de 21 años, embarazada y a su suegra, y después se suicidó. Un tío de la joven se salvó porque alcanzó a esconderse cuando el hombre le apuntó. Él tenía problemas psiquiátricos y antecedentes de violencia doméstica. Nada de eso impidió que el Estado le diera la pistola con la que desató una tragedia.

El hecho se produjo en la mañana del domingo en la zona de El Diquecito, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Córdoba . La pareja tenía problemas desde hacía tiempo y Pérez -que también era agente de la fuerza- había decidido cortar el vínculo, pero, según relataron sus familiares, Monje hacía "guardias" en la puerta de su casa para "controlarla". Él tenía una denuncia por violencia familiar de una relación previa, se explicó.

Pérez se había recibido de policía hacía poco más de un mes y trabajaba en la Policía Barrial. En la casa, cuando empezó la discusión entre la joven y Monje, estaban la hija de ella, de 4 años; su sobrino, de 9; el hermano de la chica, la madre y el tío.

La tía de Magalí Pérez, Rocío Juárez, contó a Radio Mitre Córdoba que Monje había sido diagnosticado con problemas psicológicos en la Policía y que, sin embargo, le dieron el arma. "Varias veces se quedó afuera haciéndole guardia en la puerta. Hace poco le dieron el arma aunque tenía problemas psicológicos. Él tenía tendencia al suicidio".

Nancy Pérez, la madre de Magalí, de 54 años, se interpuso en medio de la discusión que la despertó. Magalí ya había sido baleada y la nueva descarga del arma se abatió sobre ella, que también murió allí, en el acto.

Carlos Pérez, tío de Magalí, salió del dormitorio asustado por el griterío y el estruendo de las detonaciones; cuando lo hizo su sobrina y su hermana estaban en el piso y Monje lo amenazó con dispararle. Alcanzó a volver sobre sus pasos para encerrarse en la pieza. En ese momento el policía volvió el arma contra sí y se suicidó. La pistola quedó tirada en el piso.

Los chicos que estaban en la casa ya habían salido de la cama y presenciaron la tragedia. Pérez los llevó a la casa de un vecino y luego llamó a la policía.

Monje y Pérez compartían espacio de trabajo en la comisaría 39a., en Argüello. La causa ya pasó a la fiscal Betina Croppi, del fuero de violencia familiar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.