Suscriptor digital

Las previsiones no son alentadoras: caerían el consumo, la actividad y la inversión

Laura Serra
Laura Serra LA NACION
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó el proyecto de presupuesto 2019
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó el proyecto de presupuesto 2019 Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
(0)
17 de septiembre de 2018  • 15:00

No mencionó las palabras más espinosas para el Gobierno: dólar y deuda. Al presentar hoy el proyecto de ley de presupuesto 2019, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , prefirió destacar lo que a su juicio es la mayor cualidad de la iniciativa, el déficit primario cero previsto para el año próximo. Según se desprende del texto enviado al Congreso, este objetivo se logrará a partir de una fuerte reducción del gasto público en casi todas las finalidades, salvo en la de servicios sociales y deuda pública.

La presentación de Dujovne del presupuesto 2019 en Diputados - Fuente: YouTube

14:22
Video

Las previsiones macroeconómicas no asoman auspiciosas para este año ni para el próximo. Este año se prevé una caída del PBI del 2,4%, caída que no se revertirá en 2019 (las proyecciones marcan un -0,5% del PBI) en función del arrastre estadístico negativo de este año.

También cae el consumo total: este año será del -3,2% del PBI y el año próximo se prevé una baja del 1,9%.

La inversión tampoco repuntará: será negativa en 9,7% en 2019 (este año se prevé un leve aumento del 0,6%).

La única buena noticia viene por el lado de las exportaciones: se prevé un aumento de casi el 21% el año próximo, frente al magro 3,1% del actual.

Otro ítem que subirá, y fuerte, será el pago de los intereses de la deuda: por el impacto de la devaluación, trepará de $397,960 millones a 593.016 millones. Es decir, un 49% más que este año.

Por otra parte, y tal como ya trascendió en los últimos días, en 2019 el dólar se mantendrá en un promedio de $40,1, al tiempo que se prevé una drástica reducción de la inflación, al 23% anual.

El ministro atribuyó la desmejora en las variables económicas a una combinación de "shocks internos y externos" (léase la fuerte sequía a principios de año y la suba de las tasas de interés en los Estados Unidos) y a la herencia recibida en 2015 del gobierno kirchnerista. Igualmente, Dujovne insistió en que, pese a las turbulencias económicas y a la necesidad de bajar el gasto público general, aumentará el gasto social (un 33%) respecto de este año.

"Este es presupuesto austero, pero con prioridades claras", exaltó Dujovne. "Mientras que el gasto primario crece al 24%, el gasto social crece al 32%, el gasto en seguridad social al 35%, el gasto en salud al 29%, con el gasto en vacunas y remedios aumentando un 94% en el año", explicó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?