Suscriptor digital

"Pensé que me habían metido una bomba en el bolso", dijo la joven a la que le explotó la tablet en el metro de Madrid

La explosión del dispositivo portátil provocó pánico entre los pasajeros y 12 personas necesitaron atención médica
La explosión del dispositivo portátil provocó pánico entre los pasajeros y 12 personas necesitaron atención médica Crédito: Twitter
(0)
17 de septiembre de 2018  • 14:53

"Lo primero que pensé fue que me habían puesto una bomba en el bolso. Se hinchó como una bolsa de aire y explotó. Lo tiré al suelo y salí corriendo". Estas declaraciones, efectuadas al diario español El País, corresponden a Carla, la joven universitaria de 22 años que viajaba en el Metro de Madrid, esta mañana cuando sorpresivamente estalló la batería de su tablet, provocando el pánico entre los pasajeros y la interrupción del servicio.

Esta mañana, la línea 9 del Metro madrileño hacía su recorrido habitual con el ajetreo de la hora pico apenas pasadas las 9 de la mañana. De pronto, el bolso de Carla comenzó a despedir humo y finalmente explotó. La situación generó terror entre los pasajeros que, en medio de la humareda, pugnaban por escapar de la formación suponiendo que había estallado una bomba.

"Nos ahogábamos. La gente comenzó a golpear las puertas pero no se abrían", decía a El País poco después del hecho un pasajero, Sergio Serén, que calcula que la duración del episodio fue de unos cinco minutos. "Pasé mucho miedo. Pensé que era una bomba porque uno ve el humo y sabe todos los antecedentes que hay", añadía otra pasajera, María José Pedraza, de 20 años.

El confuso incidente provocó que la formación de la citada línea 9 de la capital española, que iba en dirección a la cabecera Paco de Lucía, tuviera que detenerse a 100 metros de la estación Príncipe de Vergara. Allí, los aterrados pasajeros, muchos de ellos al grito de "¡Una bomba! ¡Una bomba!", provocaron una avalancha al intentar alejarse de la explosión e intentaron salir de la formación. Finalmente, lo lograron. Cuando alguien activó una palanca de emergencia para desbloquear las puertas, los pasajeros saltaron a las vías para huir del caos.

Según fuentes de Samur - una especie de SAME madrileño -, nueve pasajeros necesitaron luego atención por crisis de ansiedad y otros tres por inhalación de humo, aunque ninguno de ellos revistió problemas de gravedad. Lo que fue tan solo un pequeño desperfecto que provocó el incendio de la batería de una tablet.

Para agregar dramatismo a la situación, en un momento uno de los hechos, otro pasajero usó uno de los extintores del vagón para reducir las llamas, pero provocó una cantidad de humo mayor de la que había, lo que causó mayor pánico.

La secuencia de los hechos y los testimonios de los pasajeros de la formación que sufrió el incidente

01:46
Video

Carla, la propietaria de la tablet, que no quiso dar su apellido, señaló: "El túnel es superpeligroso y teníamos miedo a que viniera otro metro pero dentro del vagón se llenó todo de un humo irrespirable. Dos minutos más allá dentro y me habría desmayado".

Los tablets corren el riesgo de autocombustión en ocasiones por fallas en el funcionamiento de ventiladores internos o por errores de fabricación. Los aparatos incluyen sensores térmicos que apagan los dispositivos de forma automática en caso de sobrecalentamiento, según consigna El País.

Estos tipos de incidentes son muy extraños, dijeron fuentes del Samur y suelen causar problemas menores por producirse en exteriores. El hecho extraordinario es que se haya producido en un vagón de subte. Eso provocó la conmoción.

Cuando pudo salir por la puerta del metro y respirar tranquila, Carla cayó en la cuenta de que lo que había causado el incendio era la tablet con teclado que usa para tomar apuntes en clase, de marca Airis.

Afortunadamente, la policía recuperó el bolso de la joven. Sus apuntes de una semana en clase y su merienda estaban a salvo. La funda de la tablet fue la que impidió que se prendieran fuego. Ahora planea presentar un reclamo al fabricante de la tablet, pero por lo demás todo quedó en un susto que ella cuenta aliviada: "Mis compañeros de clase están flipando (alucinando)".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?