Suscriptor digital

Sánchez quiere eliminar los fueros para recuperar la fe en la política española

Sánchez quiere que en los próximos 60 días, una reforma exprés de la Constitución elimine los fueros para los políticos
Sánchez quiere que en los próximos 60 días, una reforma exprés de la Constitución elimine los fueros para los políticos
Silvia Pisani
(0)
17 de septiembre de 2018  • 14:59

MADRID.- Nadie del pueblo llano se opondría. Para cumplir sus cien días en el poder, el presidente Pedro Sánchez sorprendió con una medida popular: la eliminación de los fueros de protección judicial para la "casta política" y legisladores.

Lo quiere conseguir en un plazo no mayor de 60 días y mediante una reforma exprés de la Constitución; una maniobra acotada a ese punto y ninguno más.

"La eliminación de los fueros es un paso necesario para que los ciudadanos vuelvan a creer en la política", sostuvo el socialista.

En eso tiene razón: le será difícil a la clase política resistir una propuesta que en la calle suena a sensatez y a decir "basta" a lo que percibe como un "privilegio" para los políticos. Que, encima, viven gracias a los impuestos que pagan quienes no pueden esquivar a los tribunales.

El Rey y el PP

Sin embargo, es una maniobra sensible que arrastra, al menos, dos dudas fundamentales. La primera, hasta dónde llegaría el bisturí y, sobre todo, si alcanzará a la familia real.

En particular, si tocará de algún modo al emérito rey Juan Carlos de Borbón, quien arrastra varias sombras en su haber.

"Don Juan Carlos", que así se lo conoce, fue acusado de fraude fiscal y de lavado de dinero por una de sus ex amantes, la princesa despechada Corinna Larsen (de casada, Corinna zu Sayn-Wittgenstein) en lo que, hasta ahora, es el último escándalo de la otrora discreta Casa Real española.

El padre del actual rey zafó de los tribunales por protección judicial. La Constitución lo ampara como una figura "inviolable", lo mismo que los actos cometidos durante el período de su reinado.

¿Terminará con ese privilegio reforma que acaba de anunciar Sánchez? A esta altura no parece probable, pese a que varios legisladores hablan ya de la conveniencia de sumar la cuestión.

Argumento solitario

La otra gran duda es si, pese a la sensatez con que suena, la iniciativa pasará o no la necesaria aprobación del Congreso.

Ocurre que, para ello, es indispensable el voto del conservador Partido Popular (PP) que, hasta ahora, es el único que no ha fijado posición.

Es toda una prueba para el PP, cuyo flamante líder, Pablo Casado, podría verse mucho más expuesto judicialmente si la popular reforma se aprueba.

El joven dirigente tiene en marcha un expediente judicial por supuesta falsificación de título, a partir de un nuevo caso con sospecha de "máster trucho".

La norma en vigor impone que los legisladores -como Casado- y funcionarios políticos así como varios cargos del Estado no puedan ser juzgados por tribunales ordinarios y sea necesaria, en cambio, una intervención del Tribunal Supremo para cualquier expediente que los involucre.

Sobre todo, para políticos

¿Cuántas son las personas con fueros en España? Las cifras, de acuerdo a estudios privados, son llamativas. "El año pasado eran unas 250.000", sostuvo el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.

De ellas, la enorme mayoría -unas 235.000- pertenecen a las Fuerzas Armadas o cuerpos de seguridad. La propuesta, sin embargo, apunta a los políticos y legisladores, que rondan los 15.000 en todo el país.

"Si todos obramos con altura, esta reforma, que es necesaria para que los ciudadanos vuelvan a creer en la política, podría entrar en vigor en 60 días", dijo Sánchez.

Por lo bajo hay una guerra de poder. La idea de terminar con los fueros de protección para legisladores y políticos fue una bandera de Ciudadanos, el partido liberal que creció, sobre todo, a partir de la crisis de 2011, cuando una ola de sospecha y hartazgo recayó sobre la dirigencia en general.

"Es necesario terminar con los fueros", sostuvo más de una vez el líder de esa formación, Albert Rivera.

Nadie recogió la antorcha. Ni siquiera Sánchez, que estaba en la oposición como líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Ahora, sin embargo, levanta el estandarte.

Los principales partidos ya dijeron que sí, que cuente con ellos. La única excepción, hasta ahora, es el PP, que pidió primero que el presidente "concrete su proyecto".

Su secretario general, Teodoro García, ensayó incluso un rechazo a la idea bajo el argumento de que podría ser un "truco" para que los líderes catalanes procesados por rebelión "escapen a la acción del Tribunal Supremo".

Una argumentación en la que, hasta ahora, la agrupación conservadora está absolutamente sola.

La izquierda radical de Podemos no sólo anticipó su respaldo sino que, además, pidió que se incluya a la Familia Real. Algo con lo que también podría estar de acuerdo Ciudadanos.

Tocar la Constitución es todo un tabú. Suprimir los fueros, también y que alcance a la Familia Real todo un desafío.

O, en todo caso, el límite que tal vez al propio Sánchez le toque defender en la audaz operación política que acaba de poner en marcha.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?