La colección del Malba se renueva para celebrar su cumpleaños

Una de las grandes novedades que presenta el Malba es "Formas voladoras", obra realizada por Alicia Penalba a comienzos de la década de 1970, exhibida junto a piezas de Victor Grippo y Oscar Bony
Una de las grandes novedades que presenta el Malba es "Formas voladoras", obra realizada por Alicia Penalba a comienzos de la década de 1970, exhibida junto a piezas de Victor Grippo y Oscar Bony Crédito: Patricio Pidal/AFV
Celina Chatruc
(0)
19 de septiembre de 2018  • 00:00

Ahí están, superpuestas. Las tres distinguibles con una sola mirada: Abaporu (1928), de Tarsila Do Amaral, pieza emblemática del modernismo brasileño; Autorretrato con chango y loro (1942), de Frida Kahlo, elegida por Eduardo Costantini hace más de veinte años en un remate de Sotheby's en Nueva York, y Baile en Tehuantepec (1928), pintura que el fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) no pudo comprar en aquella subasta pero logró adquirir en 2016, tras pagar por ella 17,5 millones de dólares. Se convirtió, así, en la obra más cara de la historia del arte latinoamericano.

Tras haber sido separadas en una subasta hace más de veinte años, Baile en Tehuantepec (1928) de Diego Rivera y Autorretrato con chango y loro (1942), de Frida Kahlo, vuelven a ser exhibidas bajo el mismo techo
Tras haber sido separadas en una subasta hace más de veinte años, Baile en Tehuantepec (1928) de Diego Rivera y Autorretrato con chango y loro (1942), de Frida Kahlo, vuelven a ser exhibidas bajo el mismo techo Crédito: Patricio Pidal/AFV

Aunque esta última no pertenece a la colección permanente del Malba, fue prestada por Costantini para la nueva muestra integrada por un tercio de las 600 obras que componen el acervo del museo. Mañana, desde las 19, Arte Latinoamericano 1900-1970 se podrá visitar con entrada gratis cuando se celebre el 17° aniversario de una de las instituciones culturales más visitadas del país.

Decenas de turistas suelen llegar puntuales al Malba al mediodía, para repetir una escena ya habitual para los porteños. En varias ocasiones, como en las muestras dedicadas a Yayoi Kusama, Andy Warhol y Yoko Ono, se extendieron por varias cuadras las filas para entrar al edificio construido sobre la plaza Perú, recibido con acalorados debates entre los vecinos de Barrio Parque cuando comenzaba el nuevo milenio.

Las crisis recurrentes de la Argentina hacen que el escenario actual no sea tan distinto al de entonces: la incertidumbre económica no sólo demoró la publicación del catálogo de casi 500 páginas sino también el nombramiento del nuevo director del museo, que podría ser extranjero. El español Agustín Pérez Rubio dejó su cargo a fines de mayo último y estaba previsto que se anunciaría en junio quién lo sucedería. Sin embargo, el resultado del trabajo realizado por la consultora británica Liz Amos se conocería recién el mes próximo.

Otra sala está dedicada a los artistas concretos
Otra sala está dedicada a los artistas concretos Crédito: Patricio Pidal/AFV

Por ahora, una de las grandes novedades que presenta el Malba es Formas voladoras, obra realizada por Alicia Penalba a comienzos de la década de 1970 y donada al museo el año pasado. La imponente instalación, compuesta por varias piezas amuradas a la pared, se exhibe bajo luz natural en la última sala de este nuevo recorrido que abarca los 900m2 del primer piso.

Lo imposible (1945), de María Martins, protagoniza una de las salas de la nueva muestra
Lo imposible (1945), de María Martins, protagoniza una de las salas de la nueva muestra Crédito: Patricio Pidal/AFV

"Hicimos una exposición cronológica, didáctica y accesible para todo público", dice Victoria Giraudo, jefa de curaduría del Malba, que tuvo a su cargo la selección de 230 obras realizadas por más de 200 artistas. Para diseñar esta muestra que toma la posta de la más académica Verboamérica, diseñada por Pérez Rubio y Andrea Giunta, Giraudo trabajó en diálogo con Costantini y Ricardo Esteves, asesor del empresario desde los inicios de la colección. Los tres recordarán esa historia mañana a las 18 en el auditorio del museo, moderados por Alicia de Arteaga.

Manifestación (1934), de Antonio Berni, se exhibe junto al fresco del artista argentino adquirido en 2013
Manifestación (1934), de Antonio Berni, se exhibe junto al fresco del artista argentino adquirido en 2013 Crédito: Patricio Pidal/AFV

"Esteves fue mi maestro, él me enseñó a coleccionar", dijo Costantini anteayer a LA NACION mientras celebraba su propio cumpleaños con "la familia del Malba". "Al principio compraba las obras que él me indicaba, después fui aprendiendo más", agregó el empresario, quien destacó también el rol del curador Marcelo Pacheco en el crecimiento del acervo del museo. Según Costantini, se trata de "la colección exhibida de arte latinoamericano más importante del mundo. Incluye obras muy difíciles de reunir hoy, porque ya no están en el mercado o requieren un alto presupuesto".

Obras de Jorge de la Vega, Antonio Berni y Rómulo Macció, en la nueva muestra del Malba
Obras de Jorge de la Vega, Antonio Berni y Rómulo Macció, en la nueva muestra del Malba Crédito: Patricio Pidal/AFV

Con su fuerte en el periodo moderno, la colección del Malba incluye piezas que se convirtieron en iconos. Entre ellas Autorretrato con chango y loro, de Kahlo; Abaporu, de Tarsila do Amaral; Manifestación (1934), de Antonio Berni, y Lo imposible (1945), de María Martins.

La canción del pueblo (1927), de Emilio Pettoruti, una de las obras emblemáticas del Malba
La canción del pueblo (1927), de Emilio Pettoruti, una de las obras emblemáticas del Malba Crédito: Patricio Pidal/AFV

Además de estas obras emblemáticas, la muestra actual reúne una veintena de trabajos de Xul Solar -el conjunto más significativo del artista en una colección pública por fuera del Museo Xul Solar-, y una decena de obras de Berni. De este último se incluyen Mercado colla (circa 1936) -único fresco de temática indigenista que se conserva del maestro argentino, adquirido en 2013- y otras dos que no se exhibían desde hace años: El pájaro amenazador (1965) y La mujer del sweater rojo (1935). También se vuelven a ver Mujeres con frutas (1932), de Emiliano Di Cavalcanti; El viudo (1968), de Fernando Botero, y los artistas de la Nueva Figuración (Deira, Noé, De la Vega y Macció), y están mejor representados los artistas concretos y los cinéticos, como Julio Le Parc con sus obras interactivas.

Victoria Giraudo, jefa de curaduría del Malba y curadora de la muestra Arte Latinoamericano 1900-1970
Victoria Giraudo, jefa de curaduría del Malba y curadora de la muestra Arte Latinoamericano 1900-1970 Crédito: Patricio Pidal/AFV

El recorrido parte desde los inicios de la modernidad, a principios del siglo XX, hasta el surgimiento del arte conceptual y político en los años 70. Está dividido en siete núcleos temáticos que, tal como hizo Verboamérica, relativizan las nociones de "centro" y "periferia". Desde el museo reconocen que la clasificación "arte latinoamericano" es "una construcción artificial e imaginaria", ya que un continente tan vasto abarca una gran variedad de culturas. A esto se suma el hecho de que hay artistas nacidos en la región que pasaron más tiempo fuera de sus países de origen, así como otros extranjeros que produjeron en América latina. "El acervo y esta selección -aclara Giraudo- pueden abordarse en múltiples direcciones, que permiten establecer nexos no solo entre obras y autores, sino también entre países y regiones."

Una lectura poscolonial similar, que cuestiona los paradigmas eurocéntricos, inspira la muestra actual Historia de dos mundos, en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. El puente virtual que conecta en estos días dos de las colecciones más importantes del país con obras canónicas de Europa y Estados Unidos representa una ocasión única para repensar la identidad del arte latinoamericano.

Para agendar

Arte Latinoamericano 1900-1970. Inaugura mañana a las 19, con entrada gratis; a las 18 habrá una charla en el auditorio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.