Suben los bonos argentinos hasta un 4% y el riesgo país perfora los 650 puntos

Luego de caer a precios mínimos a fines de agosto, los títulos argentinos recuperan parte de su cotización; acumulan subas de hasta el 20% en el último mes
Luego de caer a precios mínimos a fines de agosto, los títulos argentinos recuperan parte de su cotización; acumulan subas de hasta el 20% en el último mes Fuente: DyN - Crédito: TONY GOMEZ
Esteban Lafuente
Sofía Terrile
(0)
17 de septiembre de 2018  • 17:28

En el inicio de la semana, los bonos argentinos continuaron su recuperación, con subas de hasta 4% en la jornada, acompañados por una baja en el riesgo país, que cayó a los 645 puntos, luego de mantenerse por encima de los 700 hasta comienzos de septiembre, y una baja del dólar - el minorista cayó 10 centavos- por primera vez en seis ruedas.

El mercado mantuvo hoy la senda de recuperación que marca hace varias jornadas, con una tendencia que muestra una suba generalizada en la cotización de los bonos soberanos argentinos en dólares luego de tocar valores mínimos a fines de agosto, en paralelo a la corrida cambiaria y la incertidumbre que se expandió sobre el mercado financiero. En el mes, el Bonar 2024 acumula una suba del 11,6%, al igual que el Bonar 2019 (trepa un 26%) o el Bonar 2025 (15,5%).

Las mejores perspectivas también se plasmaron en la cotización de los títulos de plazo más largo, como el Bonar 2037, que hoy subió más del 3% y registra en el último mes una escalada del 20,3%, o el bono a cien años (vence en 2117), que ganó un 15,7% en el período.

Las mejoras en los bonos en la última semana permitieron bajar el riesgo país más de 100 puntos básicos, apunta Diego Martínez Burzaco, jefe de Estrategia de MB Inversiones. El índice cerró hoy en 645 puntos.

Según el especialista, la suba en el precio de los bonos y el acortamiento de las tasas internas de retorno se deben a que los fondos institucionales ya se están adelantando a la corrección de estos activos. "Esta mejora en los bonos comenzó en Wall Street la semana pasada y permitió comprimir mucho las tasas de interés, pero desde niveles muy bajos. Al menos vemos una señal de punto de inflexión que nos viene bien para un respiro financiero de corto plazo", aclara.

Fuente: Archivo - Crédito: Reuters

Un año de vaivenes

"Los bonos argentinos tuvieron picos en enero y mínimos en agosto, y los precios empezaron a ser castigados por una seguidilla de factores globales y locales", apunta Sabrina Corujo, de Portfolio Personal.

"En una primera etapa afectó el contexto externo con la suba de la tasa de interés en los Estados Unidos y el cambio de metas de inflación del 28D [el 28 de diciembre de 2017]. Después se sumó el efecto negativo de la sequía sobre el crecimiento económico, la devaluación y las dudas que se iniciaron en mayo hasta que se fue al FMI. Esas idas y vueltas motivaron otra baja en junio y después los mínimos de precio en agosto con la última corrida y la segunda negociación con el Fondo", agrega la especialista.

En ese vaivén de la cotización se disparó el rendimiento de los bonos a fin de agosto. De cifras de entre el 4% y el 6% en enero (TIR del 4,3% para el Bonar 2024 o del 6,5% para el Bonar 2037, según datos de Portfolio Personal), los títulos argentinos se desplomaron y pasaron a rendir más del 11% al último día de agosto, en una dinámica que abarcó a los mercados emergentes pero que fue aún más profunda en el caso argentino.

"Fue exagerado el castigo que tuvieron los activos locales. Todos (los emergentes) tuvieron un salto en los CDS -Credit Default Swaps- como medida de riesgo, pero no tanto como nosotros, y esa divergencia muestra que la debilidad argentina es principalmente por cuestiones propias y no por factores externos", planteó Corujo.

"Hubo mucha dudas y desconfianza sobre la viabilidad del programa financiero. Ahora que se mostraron números y parece estar más asegurado el adelanto de fondos del FMI, vemos la recuperación desde esos mínimos, que diría es la más sólida desde principios de año", agregó la especialista, quien de todas maneras proyecta que la suba alcanzará a los valores de junio.

Durante los mínimos de agosto, el desorden de los bonos argentinos fue tal que las tasas internas de retorno de los cortos se igualaron a los largos, asegura Mariano Sardans, CEO de FDI Gerenciadora de Patrimonios. "Eso sucedió porque el miedo al default era hacia un año, es decir, un problema de corto plazo", apunta.

Comienza la recuperación

El escenario comenzó a cambiar la semana pasada. Los analistas dicen que fue por una combinación de factores: el mensaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, favorable hacia la Argentina; los avances en las negociaciones de la modificación del acuerdo con el FMI y la fluidez con la que el Gobierno está comenzando el debate por el Presupuesto 2019.

"Con este panorama de reducción de tasa interna de retorno, se ve que los inversores están volviendo y se están llevando los bonos más riesgosos: los más largos", anticipa Diego Falcone, head portfolio manager de Cohen.

Pero advierte que todavía no se puede cantar victoria: hará falta que bonos como el AO20 (Bonar 2020) y el AY24 (Bonar 2024) estén por debajo del 8% para que se pueda hablar de un panorama más ideal.

Falcone apunta que el contexto interno -los avances con el FMI y el Presupuesto 2019- pudieron contra un escenario externo que no fue el más favorable para los emergentes, con un recrudecimiento de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Con foco en el futuro, Sardans añade que el posible aumento de 0,25% a 1% del Impuesto sobre los Bienes Personales sobre activos en el exterior hará que muchos argentinos se vayan de bonos extranjeros y entren a los locales, por lo que, en caso de que el cambio en la alícuota suceda, podría verse aún más recuperación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.