En plena crisis, Nicolás Maduro visitó el restaurant de Saltbae y recibió un aluvión de críticas

Nicolás Maduro, en el exclusivo restaurante turco despertó críticas de la gente

0:47
Video
Daniel Lozano
(0)
18 de septiembre de 2018  • 01:17

CARACAS.- "Atendí una invitación para visitar el centro histórico de Estambul y almorzar con algunas autoridades de la ciudad", explicó el presidente venezolano Nicolás Maduro , en una tranmisión televisiva, tras la polémica desatada por tres vídeos que de nuevo han encendido las redes sociales y han desatado críticas de la oposición. El primer mandatario, acompañado de Cilia Flores, primera combatiente revolucionaria, acudió al famoso y muy caro restaurante de carne Nusr-Et Steakhouse, en Estambul, durante la escala técnica en su viaje de regreso a Caracas desde China.

El fastuoso banquete quedó registrado en videos que el chef Nusret Görkçe, conocido en el mundo gastronómico como Saltbae y dueño de una cadena con locales en Miami, Nueva York y Dubai, entre otras ciudades, subió a Instagram. Una vez desatada la polémica, fueron borrados. Ya era tarde.

El festín contó con el show del chef y con Maduro fumando sus propios puros habanos, extraídos de un humidificador personalizado con su nombre, tal y como se puede ver en uno de los vídeos.

"La ciudad de Estambul tiene 20 millones de habitantes y nos recibieron con los brazos abiertos. Allí compartimos en un restaurante famoso. Estuvimos compartiendo con él (Nusret Saltbae), un hombre muy simpático, ama a Venezuela, admira a Venezuela. Nos mostró un museo que se encuentra ahí donde comimos junto a él", se justificó el primer mandatario, quien no dudó además en lanzar un alegato contra el consumismo: "Es el capitalismo el que nos convirtió en seres consumistas".

"El habano, el reloj de oro, el banquete, la abundancia de carne, la actitud de sobrado, todo eso viniendo del presidente de la República es inmensamente ofensivo para el pueblo venezolano, que está literalmente huyendo del país por la miseria. El país entero está indignado", resumió Leonardo Padrón, uno de los escritores locales que mejor ha retratado el derrumbe que sufre el país.

La gran paradoja es que comprar y consumir carne en Venezuela desde hace un mes, justo después de ponerse en marcha el llamado Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, se ha convertido en una auténtica odisea para sus ciudadanos. La carne de res está desaparecida, la de pollo también es una lotería y sólo se hallan las de cerdo, cordero y conejo.

"Mientras los venezolanos sufren y mueren por hambre, Nicolás Maduro y Cilia disfrutando de uno de los restaurantes más costosos del mundo, todo esto a costa del dinero robado al pueblo venezolano", acusó Julio Borges, expresidente del Parlamento exiliado en Bogotá.

"Es el colmo de la indolencia e insensibilidad que raya en lo criminal, aquí Nicolás Maduro comiendo carne en restaurante de lujo mientras su gente escapa por miles buscando protección internacional como consecuencia del hambre y de las masivas violaciones de derechos humanos", lanzó Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional.

El primer mandatario acaba de regresar a Caracas tras "exitoso" viaje sorpresa a China, su principal socio comercial, en donde buscó un crédito de 5000 millones de dólares. Maduro expresó: "Estamos avanzando en el proceso de producción conjunta de petróleo para el beneficio compartido y estamos avanzando en nuevas asociaciones en el campo del gas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.