China le devuelve el golpe a Donald Trump y escala la guerra comercial

Después del anuncio de Washington sobre los aranceles por 200.000 millones de dólares a las importaciones chinas, Trump acusó a China de intentar influir en las elecciones en Estados Unidos con una guerra comercial, atacando a su base electoral.
Después del anuncio de Washington sobre los aranceles por 200.000 millones de dólares a las importaciones chinas, Trump acusó a China de intentar influir en las elecciones en Estados Unidos con una guerra comercial, atacando a su base electoral. Fuente: Reuters
(0)
18 de septiembre de 2018  • 11:40

PEKÍN.- Después de que Estados Unidos lanzara ayer su mayor ofensiva comercial contra China , el gigante asiático anuncio hoy la imposición de nuevos aranceles a bienes estadounidenses por un monto anual equivalente a 60.000 millones de dólares, en respuesta a las tarifas aduaneras anunciadas por Washington sobre productos chinos por 200.000 millones de dólares.

Además, horas después del anuncio económico, el presidente Donald Trump acusó a China de intentar influir en las elecciones en Estados Unidos con una guerra comercial, atacando a su base electoral.

"China ha declarado abiertamente que están tratando activamente de impactar y de cambiar nuestras elecciones atacando a nuestros agricultores y trabajadores industriales por su lealtad a mí", escribió Trump en Twitter.

Tras las declaraciones del presidente norteamericano, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, dijo en una conferencia de prensa que los pasos de Estados Unidos han traído "nueva incertidumbre" a las conversaciones entre las dos economías más grandes del mundo.

"China siempre ha enfatizado que la única forma correcta de resolver el problema comercial chino-estadounidense es a través de conversaciones y consultas sostenidas sobre una base equitativa, sincera y mutuamente respetuosa. Pero en este momento, todo lo que hace Estados Unidos no da la impresión de sinceridad o buena voluntad", agregó Geng.

Horas después, el Ministerio de Comercio chino anunció que había presentado una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) contra Estados Unidos por los nuevos aranceles.

En tanto, Trump advirtió el lunes que si China tomaba medidas de represalia contra los agricultores o las industrias estadounidenses, inmediatamente implementará "la fase tres, que son aranceles sobre importaciones adicionales por aproximadamente 267.000 millones de dólares".

Por el momento los recientes aranceles estadounidenses afectan a los relojes inteligentes de Apple y Fitbit y otros productos de consumo como asientos infantiles para autos. Pero si Washington pone en marcha las tarifas adicionales, pasaría a quedar afectado todo el resto de las importaciones estadounidenses desde China, entre ellas las de iPhone.

El mes pasado, China difundió una lista de productos estadounidenses valuados en 60.000 millones de dólares -desde gas natural licuado hasta ciertos tipos de aviones- sobre los que aplicaría aranceles en caso de que Washington activara las tarifas sobre su listado de 200.000 millones de dólares.

El futuro de las negociaciones

A pesar de la imposición de los nuevos aranceles, China está revisando los planes para enviar una delegación a Washington para nuevas conversaciones ante la acción de Estados Unidos, informó el martes el diario South China Morning Post, citando una fuente del gobierno en Pekín.

Por su parte, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, aclaró hoy que depende de China tomar acciones para sostener las negociaciones comerciales bilaterales: "Lo que proponemos es tener negociaciones constructivas con China para resolver problemas fundamentales. Así que el tema de si o cuándo sostendremos una discusión, crucialmente, depende de ellos", dijo Ross en una entrevista con la cadena de televisión CNBC.

La recaudación de los nuevos aranceles con los que Estados Unidos venía amenazando hace tiempo comenzará el 24 de septiembre, pero la tasa aumentará al 25 por ciento para fin de año, permitiendo a las empresas estadounidenses, en algún momento, ajustar sus cadenas de suministro a países alternativos.

Hasta el momento, Estados Unidos ha impuesto tarifas sobre bienes chinos por valor de 50.000 millones de dólares para presionar a Pekín a que reduzca su enorme superávit comercial con Washington y haga cambios radicales en su sistema de comercio, transferencia de tecnología y políticas de subsidios industriales.

En tanto, China ha impuesto efectivamente o amenazado con imponer aranceles sobre bienes estadounidenses valuados en 110.000 millones de dólares, que representan la mayoría de sus importaciones de productos provenientes de Estados Unidos.

Intercambio de aranceles

  • 60.000 millones de dólares: Pekín dijo que incrementará los aranceles a 5% y 10% en 5207 productos estadounidenses, entre ellos café, miel y productos químicos
  • 200.000 millones de dólares: Los nuevos aranceles norteamericanos a 5000 productos chinos regirán desde el lunes con un aumento del 10%, que se elevará a 25% desde 2019

Agencias Reuters y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.