Suscriptor digital
srcset

Música: el nuevo disco de Shaman Herrera

Alejandro Lingenti
(0)
18 de septiembre de 2018  

Es época de cambios en la vida de Shaman Herrera. Nació su primera hija, se mudó de La Plata a Epuyén -una localidad pequeña y preciosa de la provincia de Chubut-, modificó la formación de su banda -Shaman y los Pilares de la Creación- y editó un nuevo álbum -El primero es el último-, que será presentado oficialmente en Buenos Aires con un show en el Espacio Xirgu Untref el próximo 5 de octubre a las 21.

"Todo lo antiguo no tiene valor, todo lo nuevo es incierto/ Sobre algún libro guardarás el sol, y entre las hojas inviernos/ de un lago que pronto iremos a nadar/ Descubrir los ojos de Suri al ladrar", canta Shaman con su voz grave, espesa y pregnante en el single "Govinda", un tierno tema dedicado a su hija, bautizada con ese nombre que identifica también al dios hindú Krishna.

No bien aparecieron las nuevas canciones de Shaman y los Pilares de la Creación, Andrés Calamaro, siempre atento a las novedades e históricamente generoso con sus colegas, tuiteó: "Shaman es el talento más profundo de su generación. Es extraordinario y especial". Un elogio valioso para un músico que creció escuchando los discos de rock nacional que tenía su padre, un entusiasta melómano que lo acercó a la música de Andrés, a la de Charly García y también a la de Pink Floyd y Atahualpa Yupanqui. "Calamaro es un prócer de nuestra música y sus palabras obviamente tienen un peso particular. En casa lo escuchamos constantemente, así que estamos muy agradecidos por su música", respondió muy pronto Shaman.

Los temas del nuevo disco -el cuarto con los Pilares de la Creación, antes había grabado otros cuatro con los Hombres en Llamas- fueron armados inicialmente con una guitarra acústica. Después se añadió en los ensayos la base rítmica (batería, tuba, bajo) y lo que aportaron Julián Rossini en piano y Ale Bértora en sintetizadores y en trompeta, además de las intervenciones puntuales de algunos invitados que sumaron chelo, viola, violín, trombón y clarinete.

El plan de Shaman, quien durante años vivió en La Plata y editó en el sello Laptra (el mismo de El Mató a un Policía Motorizado y Bestia Bebé, entre otras bandas), es tener su base de operaciones en la Patagonia, un contexto pacífico que contrasta con la histeria de las grandes ciudades. "El sur es el lugar al que pertenezco", asegura Shaman, nacido hace 38 años en Comodoro Rivadavia. "Acá cambia tu ritmo de vida. Concentrás la energía en cosas muy concretas. A mí, me sirve para componer con más tranquilidad. De alguna manera me escapé de la vorágine cultural de Buenos Aires, porque es imposible sustraerse de lo que está ocurriendo social y económicamente en el país. Acá tengo más perspectiva para ver todo eso y tiempo para hacer mi propia historia".

Hay un aire de espiritualidad y misticismo que recorre de punta a punta el nuevo disco de Shaman, incluso cuando su tono es más marcial, como en "Yermo", una canción que alude al destino de la humanidad reflejado en la galaxia y que incluso cita el "ver para creer" bíblico. Pero lo más notorio, cuando se lo escucha con el resto de su prolífica obra en mente, es su voluntad de transformación. Queda claro que cada disco de Shaman es un mundo y que cada uno de esos mundos es diferente de los demás. Lo ratifica él cuando declara que su objetivo permanente es "abrir las puertas de nuevos lugares y los brazos de nuevas personas con las que compartir mi música". En eso está Shaman, elevando su voz única allá en la Patagonia para que lo escuchemos todos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?