Suscriptor digital

Una salud más conectada: la clave de la medicina del futuro

Philips desarrolla soluciones portátiles que permiten acceder a un seguimiento personalizado, como esta App para recibir en tiempo real un informe sobre el desempeño del cepillado y consejos de cuidado oral a través de tu Smartphone para el portfolio de cepillos Sonicare.
Philips desarrolla soluciones portátiles que permiten acceder a un seguimiento personalizado, como esta App para recibir en tiempo real un informe sobre el desempeño del cepillado y consejos de cuidado oral a través de tu Smartphone para el portfolio de cepillos Sonicare.
(0)
19 de septiembre de 2018  • 17:43

Que para ser una empresa sostenible en el tiempo hace falta innovar es algo que ya todos saben. Pero que una compañía sea capaz de reinventar su negocio -y más si supera los ciento veinte años de vida, y más aún si está presente en un centenar de países facturando cerca de 18 mil millones de euros al año- no es precisamente algo que suceda todos los días.

Philips se encuentra atravesando esa transformación: el gigante holandés que cosechó fama internacional vendiendo lamparitas deja a nivel mundial de dedicarse a la electrónica para enfocarse exclusivamente en la salud y el bienestar. Atrás quedan sus negocios de tv, audio e iluminación: llega ahora el tiempo del diagnóstico por imágenes, de las soluciones de informática clínica, de la telemedicina y de las apps para monitorear en tiempo real signos vitales, innovaciones todas que están hoy revolucionando la salud y en las que Philips ya es líder.

Pero tampoco se trata exactamente de un cambio de rubro: ya en 1918 la compañía introdujo un tubo de rayos x para uso médico, en tanto hoy se plantea de cara al 2025 la meta de mejorar la vida de 3 mil millones de personas al año y hacer que el mundo sea un lugar más saludable, más sostenible, gracias a la innovación.

Un contínuum de salud

Lo que la empresa se propone es mejorar la calidad de vida de las personas trabajando en la atención integral de la salud durante todo el ciclo de cuidado, esto es: desde el fomento de un estilo de vida saludable y la prevención hasta las fases de diagnóstico, tratamiento, recuperación y cuidado en el hogar, ciclo que ha dado en llamar "contínuum de la salud".

Philips quiere mejorar el acceso a la salud para todos, donde y cuando lo necesiten. ¿Qué implica ese objetivo? Entre otras cosas, desarrollar wereables y apps para monitorear signos vitales de las personas, y que luego esos datos puedan compartirse en tiempo real con sus respectivos proveedores de salud.

Es que ese tipo de herramientas no solo permite un control constante de los pacientes, sino que además habilita la posibilidad de ofrecer un diagnóstico certero y a tiempo en forma remota, perfeccionando en ese camino la toma de decisiones clínicas.

Así la experiencia del paciente mejora, los costos de la atención sanitaria bajan y su desempeño aumenta, en tanto las estadísticas en salud se vuelven más fidedignas y el sistema en su conjunto, más sostenible e inclusivo. Toda una oportunidad para la Argentina.

Con el paciente en el centro

De ahí que la compañía está revolucionando el mercado de la salud y el bienestar con soluciones portátiles que permiten acceder a un diagnóstico sin importar en qué lugar se encuentre cada paciente. Por ejemplo: uno de los productos clave es Lumify, un ecógrafo que puede ser conectado a un smartphone o tablet para, a través de una app, compartir las imágenes de alta calidad con un especialista de manera remota y a kilómetros de distancia, permitiendo un uso flexible y portátil y la posibilidad de realizar diagnósticos rápidos e informados en una enorme variedad de tipos de exploración.

Otro de los grandes temas de la medicina del futuro pasa por los datos, cantidades astronómicas de datos que, así como abren enormes oportunidades para mejorar diagnósticos y tratamientos, representan también inusitados retos a la hora de analizar esa información. Philips apuesta a soluciones que conectan a los equipos médicos y los apoyan en su toma de decisiones, optimizando el tiempo de diagnóstico y brindando la posibilidad de administrar tratamientos personalizados.

En esa línea, Philips IntelliSite Pathology es una plataforma que permite unificar datos patológicos de los pacientes, obtener nuevas soluciones a partir de análisis de grandes lotes de información clínica, digitalizar el flujo de trabajo y aún más: mantener a los profesionales de todo el mundo conectados, gracias a que activa redes virtuales entre los laboratorios de patología y hace posible que el patólogo vea y evalúe muestras de tejido sin tener que estar físicamente delante de ellas.

En el capítulo de cuidado personal también ha innovado Philips con lanzamientos como el portafolio de cepillos dentales Sonicare, que interactúan con una aplicación del smartphone para indicar cómo este está realizándose y marcar si existen áreas que no fueron bien higienizadas.

El médico en el bolsillo

Son muchos los expertos que aseguran que no falta demasiado tiempo para el día en el que, en vez de medicamentos, los médicos empiecen a recetarnos apps. Y es posible que tengan razón, ya que los avances más sorprendentes en medicina tienen que ver con con el flujo, el manejo y la interpretación de ingentes cantidades de información: el big data aplicado a una mejor gestión de la salud poblacional.

En la medida en que todos estos datos comiencen a integrarse conoceremos mejor qué son las enfermedades, qué las produce, cuál es la mejor forma de tratarlas y cómo lograr en cada caso el bienestar. Entrando en la era de la medicina verdaderamente personalizada, Philips comprendió que desde su expertise era mucho lo que tenía para aportar con miras a una salud más conectada. Transformación mediante, en ese rumbo se encuentra.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?