¿Quién es esa superagente suelta en Buenos Aires?

Nicolás Artusi
Nicolás Artusi PARA LA NACION
(0)
23 de septiembre de 2018  

La novela del año en los Estados Unidos transcurre en Buenos Aires. Y nuestra ciudad no es apenas el escenario para una locación remota o una excusa para el gauchismo exótico: el libro sucede en 1966 y narra las vísperas del golpe de Estado contra Illia, en una aventura rocambolesca que involucra espías de la KGB infiltrados en la UBA y amigas de la CIA entre las damas con abono en el Teatro Colón.

El libro Who is Vera Kelly?, de la escritora estadounidense Rosalie Knecht, es una pequeña revolución editorial: una nueva clase de novela de espías, lejos de los intríngulis políticos de Graham Greene o la testosterona maníaca de James Bond. Es de esperar que se traduzca pronto al castellano porque no solo ofrece un retrato de época de la Buenos Aires de los 60 sino que, según la reseña publicada en The Washington Post, es la única novela de la temporada que invita a decir: "¡Olvídese de 007!".

¿Quién es Vera Kelly? A los veintipico, trabaja como asistente en una radio neoyorquina y tiene problemas para pagar el alquiler. Sus habilidades técnicas llaman la atención de un reclutador de la CIA y lo siguiente que sabemos de ella es que está en Buenos Aires con un pasaporte falso, entregada a su primera misión: descubrir si la Unión Soviética se esconde detrás del golpe que prepara Onganía. Repleta de flashbacks, Who is Vera Kelly? es una intriga feminista de mujeres arriesgadas, una fábula de llegada a la adultez y una novela de iniciación en las artes del engaño: de Brooklyn a la Boca, el derrotero de una Mata Hari gringa que descubre la cerveza Quilmes, lee la revista Tía Vicenta y espía diputados desde la confitería El Molino. Nacida y criada en Pennsylvania, Rosalie Knecht es escritora y trabajadora social: acaso su fijación con la Argentina se deba a que fue la traductora al inglés de La costurera y el viento, una de las cien novelas de César Aira, y aunque mira Buenos Aires con los ojos extraviados de un forastero su reconstrucción sesentista es maravillosa.

"Yo sufría y había algo vergonzoso en eso, por vagabundear tan lejos, por estar tan desconectada, por tener 26 años sin nadie en el mundo que me deseara el bien ni supiera nada de mí que fuera cierto.", se lamenta Vera Kelly en uno de los monólogos interiores que delatan sus angustias existenciales. Para una generación de lectores y lectoras que crecieron con los misterios de Nancy Drew o Harriet la espía, esta saga promete más aventuras de una mujer valiente que se adelanta a su tiempo: sin licencia para matar, la clase de heroína con los pulmones para gritar: "¡Ni una menos!".

CINCO SAGAS DE CHICAS CON HABILIDADES PARA RESOLVER MISTERIOS

  • 1. Nancy Drew. De 1930, es una joven detective aficionada que protagonizó libros publicados en todo el mundo, escritos por autores fantasma bajo un seudónimo colectivo.
  • 2. H arriet la espía. A los 11 años, la superagente más joven del planeta. Apareció en 1964, en una novela de la escritora e ilustradora estadounidense Louise Fitzhugh.
  • 3. T he Dana Girls. Como una versión femenina de los Hardy Boys, las hermanas adolescentes Jean y Louise Dana son fanáticas de los misterios y resuelven casos en su colegio.
  • 4. Veronica Mars. Del género teen noir, una serie heredera de Nancy Drew sobre una joven estudiante que en su tiempo libre trabaja como investigadora privada junto a su padre.
  • 5. Vera Kelly. La novela de Rosalie Knecht acaba de ser publicada en los EE.UU. y promete nuevos casos de la veinteañera que es reclutada como agente de la CIA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.