Certificación de plataformas digitales y un nuevo contrato social, propuestas del G-20 para el futuro del trabajo

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
María Julieta Rumi
(0)
18 de septiembre de 2018  • 17:15

El futuro del trabajo ya es parte del presente con distintas plataformas nacidas de la economía colaborativa ganando terreno como Uber, Rappi o Glovo, lo que trae problemas en distintos niveles. A los trabajadores porque no son reconocidos como tales, a los gobiernos porque tienen que adaptar sus marcos legales y a las empresas con cierta antigüedad porque tienen que competir con estos emprendimientos en condiciones desiguales.

De esto se habló hoy en la sesión plenaria "El futuro de trabajo y la educación en la era digital", en el marco de Think 20 (T20), un grupo de afinidad del G-20 integrado por think tanks de más de 60 países del mundo que se encuentra sesionando desde ayer en el CCK de Buenos Aires.

Uno de los reconocidos panelistas fue el profesor de geografía de Internet del Oxford Internet Institute, Mark Graham, quien entrevistó a trabajadores digitales del Sudeste Asiático y Sudáfrica durante cinco años y llegó a la conclusión de que hoy hay dos desafíos clave interconectados: la emergencia del mercado laboral y el surgimiento de las plataformas.

"Actualmente se dan cuatro factores: tenemos superávit de trabajadores, hay más humanos conectados a la Internet que desconectados, hay nuevos trabajos que son necesarios para que el capitalismo funcione y se está estandarizando el trabajo lo que lleva a la plataformización del trabajo", afirmó.

"La plataforma asume muy poca responsabilidad por el empleado, se ve como mediadora y no invierte en el trabajador, lo que a su vez genera una presión hacia abajo de los salarios con lo cual la gente necesita trabajar por 24 o 48 horas", agregó, y sumó que los gobiernos no tienen interés ni estructura para controlar esto y que los sindicatos tampoco surgen porque entre trabajadores se ven más como competidores que como colaboradores.

Martín Rapetti (Cippec), Mark Graham, Sergio Kaufman, Carmen Pagés-Serra, Svetlana Sabarwal y Elena Pisonero
Martín Rapetti (Cippec), Mark Graham, Sergio Kaufman, Carmen Pagés-Serra, Svetlana Sabarwal y Elena Pisonero

En esta línea, Graham está trabajando en un proyecto llamado Fundación Fairwork -que hoy tiene dos pilotos en Sudáfrica e India- para establecer normas mínimas para las plataformas lo que les daría una calificación, un sello, que funcionaría como un incentivo para que cumplan con los trabajadores.

Por otro lado, tanto el presidente de Accenture Argentina, Sergio Kaufman, como Elena Pisonero, titular de la empresa de satélites española Hispasat, se refirieron a su turno a la necesidad de reconvertir a los trabajadores para que adquieran nuevas habilidades y Pisonero incluso habló de constituir un nuevo contrato social.

"Hay como una modalidad de vencimiento y me preocupa que sólo se mire a los trabajadores que van a ser pujantes y se quiera compensar al resto con un ingreso básico. Esa no es la respuesta. Ese sistema explotaría. Como empresa hay que abrazar a todos. Por eso el contrato social nos tiene que decir cómo contribuir a una sociedad inteligente incluyendo todos los aportes", opinó.

Por último, la jefa de la división de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo, Carmen Pagés-Serra, y la economista del Banco Mundial Svetlana Sabarwal coincidieron en que más que un ingreso básico que represente un porcentaje del PBI del país en cuestión hay que pensar en reformas tributarias globales.

"Un nuevo contrato social debería incluir tres elementos: inversión en capital humano de base para todos, la expansión de la red social de contención y, en tercer lugar, ver cómo pagar esto. Tenemos que actualizar los sistemas tributarios para alinearlos al mundo digital. Hoy los sistemas se basan en activos físicos cuando ya hay estudios que dicen que se pierde el 8% del PBI mundial porque hay empresas digitales que no pagan impuestos. Mi visión del contrato social tienen que ver con esto: hay que pensar en modelos de tributación", concluyó Sabarwal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.