Tras la devaluación, el aluvión chileno también llegó a Bariloche

Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Martínez / LA NACION
Laureana Fuentes
(0)
18 de septiembre de 2018  • 17:33

Bariloche - Atraída por la devaluación del peso, la cercanía y los feriados de fiestas patrias, gran cantidad de turistas chilenos llegaron esta semana a Bariloche. Autoridades, prestadores y comerciantes coincidieron en que este año "hay más movimiento" en septiembre que otras temporadas. El objetivo del viaje es descansar, disfrutar los paisajes y adquirir chocolates, entre otras cosas. En tanto, advierten que no hacen grandes consumos en indumentaria o equipamiento. Aprovechan los precios para ellos accesibles en combustible, gastronomía y plazas hoteleras.

"La ropa para nosotros está cara, pero la verdad que la nafta está a la mitad que en Chile", contó a LA NACION Juan Antonio Neculman Garay, quien llegó desde la Isla de Chiloé en auto junto a su mujer y su hija Camila, que destacó contenta que lo que más les gustó fue la nieve en Cerro Catedral. Como ellos, miles de familias arribaron a la ciudad el sábado para disfrutar toda la semana en San Carlos de Bariloche y sus alrededores.

"Nos encanta venir a Bariloche, la verdad es que está todo muy barato para nosotros en lo que es hoteles, comidas y libros", dijeron mientras paseaban por el centro de la ciudad Diego Padilla y Flavia Almonacid, madre e hijo provenientes de Osorno, en esta ocasión en ómnibus para agilizar el trámite en la Aduana. "El sábado se veían largas colas como hacía tiempo no habíamos visto, por eso nosotros preferimos esta vez el bus", dijeron. Y señalaron: "Como siempre la gente es muy amable y vemos que muchos chilenos como nosotros aprovecharon los feriados para disfrutar".

Según confirmaron desde el Municipio, unos ocho mil chilenos cruzaron la frontera por el Paso Cardenal Samoré -el único en la zona totalmente asfaltado- del viernes al lunes. El secretario de Turismo municipal, Gastón Burlón destacó que si bien no están los números finales, de la ocupación que hoy tiene la ciudad, un 40 por ciento es de turistas chilenos. "Se ve una gran diferencia respecto de otros años, desde Emprotur hicimos una promoción especial del destino previendo esto, otras temporadas arrancaba septiembre y había una baja en las visitas en general, pero este 2018 claramente se mantuvo muy bien", dijo.

Ya se piensa en el verano

La nieve, un gran atractivo
La nieve, un gran atractivo Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Martínez

La ministra de Turismo de Río Negro, Arabela Carreras, indicó que "evidentemente se revirtió el flujo de turistas en la Cordillera, antes los argentinos iban en tour de compras a Chile, y hoy se nota ostensiblemente la presencia de turistas chilenos en nuestro territorio". Y adelantó que uno de los objetivos centrales que se pondrán de cara al verano será conquistar a este público y atraerlo a las playas sobre la Costa Atlántica provincial.

"Ellos tienen en sus costas aguas frías y suelen buscar aguas más cálidas al norte de Perú, pero en Las Grutas tenemos las más cálidas de la Argentina, por eso creemos que será un fuerte atractivo, conjugado a la experiencia de la estepa que estamos enriqueciendo con el fomento del tren y otras propuestas paleontológicas, y la expectativa que muy pronto termina de asfaltarse la Ruta 23 -que une la Cordillera con el mar-, tenemos que potenciar este flujo que estamos teniendo de visitas chilenas", expresó.

Desde la Cámara de Turismo local, su presidente Felipe Orticelli precisó que además de los turistas chilenos, están los que vinieron desde Uruguay también favorecidos por el cambio y porque que esta semana tienen vacaciones. "Los chilenos consumen muy poco, mueven gastronomía, hotelería y paseos, y en el caso de los uruguayos están más centrados en el producto nieve", destacó.

Paseos, nieve y chocolates

Uno de los paseos más elegidos en esta época es el Cerro Catedral, donde los turistas esquían o realizan ascensos hasta la cumbre para disfrutar las vistas y la nieve. Los precios en la temporada baja -que empezó el 1 de septiembre- claramente son mucho más accesibles que en julio. Por ejemplo, un pack de 3 días para esquiar que costaba $3.350 en temporada alta, hoy se consigue por $1.930, y el ascenso para peatones que salía $740, ahora puede adquirirse por $590. Lo mismo sucede con las clases o el alquiler de ropa.

En el caso de los paseos embarcados, desde Turisur informaron que desde el sábado se registró gran movimiento de turistas extranjeros, principalmente chilenos. "Estamos saliendo con las embarcaciones casi completas, se nota que hay más gente que otros años desde agosto", dijo uno de los empleados. Y destacó que la diferencia entre el turismo nacional y el extranjero es que los locales buscan promociones, paquetes familiares y pagos en cuotas sin interés. "Los chilenos no tienen drama, para ellos es súper barato con el cambio actual", agregó. Una excursión de día completo a Isla Victoria y Bosque de Arrayanes cuesta $1.320 más impuestos y acceso al Parque Nacional, que para los argentinos es de $203 y para extranjeros $363.

Otro de los grandes atractivos para cualquier turista que llega a la ciudad son los tradicionales chocolates y los chilenos nos son ajenos al fenómeno. En una recorrida que hizo el diario por la zona céntrica, se detectó que son los locales que registran mayor cantidad de gente. "Es la visita obligada, la verdad que chocolates los chilenos compran mucho", dijo Elizabeth Mansilla, empleada de una de las chocolaterías de calle Mitre. En promedio, el kilo de chocolates en promoción cuesta $650 y a elección $820.

Finalmente, otro de los infaltables es la foto junto al perro San Bernardo en el Centro Cívico. Allí, Victoria Guzman, de 66 años y desde hace 45 ofreciendo este servicio, conversaba con un grupo de turistas chilenos que le preguntaban por Pampero, el protagonista de miles de fotos. "Hay mucha más gente que otros años, se ve de todo pero más que nada esta semana turistas chilenos, por el dólar y los feriados", indicó Victoria. Y advirtió que igual no son grandes consumidores. "Se quejan un poco y dicen que la foto es cara, pero yo mantuve los precios pese a que todos aumentan", finalizó con una sonrisa. La foto de 30 por 45 cuesta $300.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.