Suscriptor digital

El cero en el arco propio: Boca apuesta a un mediocampo con mayor marca para frenar a Cruzeiro

Wilmar Barrios, uno de los ejes del mediocampo xeneize
Wilmar Barrios, uno de los ejes del mediocampo xeneize Fuente: FotoBAIRES
Pablo Lisotto
(0)
19 de septiembre de 2018  

Para Boca , la Copa Libertadores comienza esta noche. La instancia y la calidad del rival así lo determinan. El choque contra Cruzeiro , por la ida de uno de los cuartos de final, es el parámetro necesario para un Guillermo Barros Schelotto que es consciente de que la etapa de grupos fue más complicada de lo imaginado y que Libertad, en octavos de final, encendió demasiadas alarmas defensivas, a pesar de que no estuvo a la altura.

El objetivo de intentar conquistar América por séptima vez a veces le juega en contra. Son los propios protagonistas los que elevan la vara de exigencia, aún cuando nadie del plantel, salvo Carlos Tevez, conoce lo que es levantar la Copa Libertadores. "Hacer una buena Copa es llegar a la final", declaró el DT xeneize en diciembre, cuando se conoció la etapa de grupos. "No ganar la Libertadores sería un fracaso", dijo Darío Benedetto hace una semana. Sentencias muy firmes en medio de una edición difícil, con siete campeones continentales entre los ocho equipos que llegaron a esta instancia (la excepción es Atlético Tucumán).

Y no solo eso. Porque cuando esta noche, desde las 21.45, la pelota comience a rodar en el césped de la Bombonera, las 50.000 almas que colmarán el templo xeneize recordarán una y otra vez esa obsesión que al club le resulta esquiva desde hace 11 años.

Ese entusiasmo y empuje del público puede confundir al equipo xeneize. Sucedió hace dos años, en la frustrante noche frente a Independiente del Valle, cuando el aliento provocó que el equipo saliera a buscar la clasificación con toda sus ganas, pero se descuidó y terminó pagándolo con una derrota inesperada y una eliminación que aún duele frente a un rival ampliamente inferior. Aquella experiencia tendrá que tenerla muy presente Boca sabiendo que la serie recién terminará el 4 de octubre, en Belo Horizonte.

Será un desafío grande para el Mellizo. Acostumbrado como futbolista xeneize a ganar en Brasil por cruces coperos (Palmeiras en 2000 y 2001, Vasco da Gama en 2001, y Paysandú y Santos en 2003), será su primera vez en esta situación como entrenador de Boca en duelos mano a mano con brasileños, más allá de los choques con Palmeiras en la etapa de grupos de esta edición (1-1 en Brasil, derrota 2-0 como local). Además de la reciente llave con Libertad, de Paraguay, en la Libertadores 2016 su equipo enfrentó a Cerro Porteño, también de Paraguay, a Nacional, de Uruguay, y a Independiente del Valle, de Ecuador.

También se da una situación que complica la organización semanal. El calendario entrometió este partido con Cruzeiro en la semana previa al Superclásico, por la fecha 6 de la Superliga, que se disputará el domingo, también en la Bombonera. Y aunque los de Núñez también juegan hoy por la Copa (frente a Independiente, en Avellaneda, desde las 19.30), lo concreto es que Barros Schelotto tuvo que analizar bien el escenario antes de definir qué equipo presentar esta noche y a qué protagonistas preservar de cara al choque con River.

En ese contexto, no sorprenden las ausencias de Fernando Gago y Carlos Tevez entre los titulares, quienes sí podrían iniciar el domingo el juego contra el eterno rival. Algo similar ocurre con la presencia de Lucas Olaza en lugar de Emanuel Mas, quien de no mediar imprevistos será el lateral izquierdo frente a River. También es una señal el mediocampo más combativo, con Wilmar Barrios y Nahitán Nández, en una versión mucho más vinculada con lo que exigen los duelos coperos, y de la que se vio un adelanto el sábado, en el áspero 1-0 frente a Argentinos, en la Paternal. Con un dato adicional: el equipo brasileño es el más goleador de este torneo, con 17 conquistas en ocho encuentros.

Quien no será de la partida es Ramón Ábila, que padece un desgarro en el sóleo derecho, pero que después de formar parte de los ocho partidos que disputó Boca hasta aquí por la Libertadores, debe una fecha de sanción por un episodio de 2016, cuando defendía los colores de Huracán, según informó la Conmebol.

A la espera de recuperarse y ser parte del desquite, en dos semanas, Wanchope, ex Cruzeiro, le confió a LA NACION, con qué rival se puede llegar a encontrar el xeneize: "Es un equipo fuerte. Que le va muy bien en esta clase de partidos porque se defiende bien y va con todo arriba. Tenemos que tomar los recaudos necesarios, conscientes de que ellos también nos respetan mucho y saben de nuestro potencial. Habrá que hacer bien nuestro trabajo, sabiendo que son dos partidos. Y pasará el que haga mejor las cosas acá y allá".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?