Suscriptor digital

La guerra comercial hundió el precio de la soja hasta el nivel más bajo en 10 años

El precio, en el nivel más bajo en 10 años
El precio, en el nivel más bajo en 10 años
Ayer cayó de 302,58 a 299,09 dólares por tonelada en la Bolsa de Chicago; a la restricción para exportar a China, los operadores de EE.UU. suman la cosecha récord
Dante Rofi
(0)
19 de septiembre de 2018  • 01:00

El precio de la soja cayó ayer en la Bolsa de Chicago hasta el nivel más bajo en diez años, como consecuencia del agravamiento de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, luego de que el presidente Donald Trump sumó aranceles adicionales a bienes chinos por 200.000 millones de dólares. Así, la continuidad de las hostilidades desvanece la posibilidad de que el principal comprador mundial de la oleaginosa retire el gravamen del 25% impuesto como represalia al grano estadounidense, en momentos en que las máquinas comenzaron a levantar una cosecha récord.

Al cierre de los negocios, las pizarras de Chicago reflejaron ayer una baja de US$3,94 sobre el contrato noviembre de la soja, cuyo precio quedó en US$299,09 por tonelada. Para encontrar un antecedente más bajo, hay que ir hasta el 5 de diciembre de 2008, cuando la oleaginosa terminó la jornada con un valor de US$287,89. Además, la actual cotización expone una merma acumulada del 23,7% desde los US$391,97 vigentes el 5 de marzo último, cuando comenzó el conflicto bilateral.

La magnitud del conflicto está dada por el hecho de que los actores son el principal productor mundial de soja, que ya levantó el 6% de una cosecha prevista por el USDA en 127,73 millones de toneladas, y el mayor comprador, que durante el ciclo 2017/2018 importó 94 millones de toneladas.

En el comienzo de la guerra comercial -que ya lleva siete meses-, en EE.UU. se le restó importancia a una eventual represalia china que pusiera a la soja como carta fuerte de negociación. Se supuso que la "dependencia" de la mercadería importada haría que el gobierno de Xi Jinping optara por otra vía de presión. Tras la imposición del arancel del 25%, el 6 de julio, también se dijo en Chicago que la medida era "virtual", dado que estacionalmente la oferta brasileña aún era abundante.

Hoy, no solo la medida sigue vigente, sino que el Ministerio de Agricultura de China estimó que durante el ciclo 2018/2019 las compras de soja se reducirán en casi 10 millones de toneladas, a 83,65 millones, y que se apelará a otras fuentes de proteína para alimentar sus rodeos.

Brasil, con un saldo exportable de 76 millones de toneladas de poroto de soja, es hasta el momento el principal beneficiado por el conflicto comercial. La Argentina no logró usufructuar la coyuntura por la sequía que le restó casi 20 millones de toneladas a la última cosecha.

Ayer, en el Mercado a Término de Buenos Aires, la posición mayo de la soja cerró en US$257, con una baja de US$4,40 respecto del lunes, pero con una merma del 22,34% frente a los US$312 vigentes el 5 de marzo pasado. En este contexto, en dos semanas comenzará la siembra de soja de primera. "El escenario que se plantea para el inicio de la siembra de soja en la Argentina no resulta el más sencillo para el productor", advirtió a LA NACION Adrián Seltzer, especialista de la corredora Granar SA.

Añadió que el mercado hoy presenta un cóctel compuesto por "precios bajos, una cosecha récord en EE.UU., China intentando modificar la dieta de sus animales para importar menos soja, un cambio en el esquema doméstico de los derechos de exportación y, por si esto no fuera suficiente, una proyección oficial para 2019 de un dólar estable e inflación. Esta combinación no es atractiva, pero igualmente no creo que vaya a impactar sobre la decisión de siembra de la oleaginosa".

Además, Seltzer señaló que el "regreso de las retenciones para todos los cultivos alternativos a la soja, lamentablemente, no deja demasiado espacio para escapar del mal momento que se avizora para la oleaginosa si la guerra comercial sigue su escalada". Fundamentó su apreciación en el hecho de que la soja requiere una menor inversión que el maíz. "Las altas tasas hacen inviable comprar insumos financiados para sembrar. Todos los caminos conducen al productor a sembrar soja", indicó.

Emilse Terré, del área de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, dijo que, pese al vaivén de los precios internacionales, "el contexto doméstico, donde el costo de financiamiento es más alto y donde la alícuota de retenciones en relación a lo que se preveía un mes atrás es más perjudicial para el maíz que para la soja, beneficia la siembra de la oleaginosa, incluso frente a la gran cosecha estadounidense, que será un factor condicionante para los precios a futuro".

Una vuelta al pasado

299,09 abajo de los 300 dólares

Ayer el valor de la soja cayó por cuarta rueda consecutiva en la Bolsa de Chicago

287,89 diez años atrás

El antecedente más bajo que el actual para la oleaginosa data del 5 de marzo de 2008

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?