Darío Benedetto y sus dos deudas en Boca, en la Copa Libertadores y en el superclásico

Dario Benedetto, el goleador de Boca
Dario Benedetto, el goleador de Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Patricio Insua
(0)
19 de septiembre de 2018  • 08:45

Movilizado por los desafíos, a Darío Benedetto lo espera uno doble en los próximos compromisos de Boca . Es que desde su arribo al club todavía no pudo marcar en el ámbito internacional y tampoco en un superclásico. Lo que se viene ahora para el equipo de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto es nada menos que el compromiso de ida de cuartos de final de la Copa Libertadores ante Cruzeiro y el choque con River . Así, Pipa irá por esos goles que todavía no pudo festejar.

Mostró temple desde que se puso la camiseta xeneize por primera vez, cuando no perdió la paciencia en un contexto que se presentaba asfixiante. Confiaba en saber aprovechar la mayor oportunidad de su carrera. El ruido que había provocado su llegada y el desembolso del club para contratarlo parecían implicar una exigencia de goles inmediatos. Sin embargo, en sus primeros seis encuentros solamente había marcado uno, ante Santamarina de Tandil por la Copa Argentina . No se desesperó y mucho más lejos estaba de rendirse. Entonces lo que siguió fueron 34 tantos en 35 partidos, hasta que lo detuvo una grave lesión.

El partido de Benedetto ante Libertad

"Me tocó en mi mejor momento, pero lo tomé de buena manera. La cabeza siempre tiene que estar fuerte", cuenta en Boca Juniors Confidencial, el documental que Netflix estrenó la semana pasada. Es que sus goles no solo impulsaban a Boca, sino que incluso lo habían llevado a la selección de la Argentina y en ese contexto el Mundial de Rusia aparecía como un destino posible.

Cuando la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha había quedado superada, apareció un nuevo contratiempo en su cuerpo. En la pretemporada en los Estados Unidos no pudo completar un amistoso con Independiente Medllín . El diagnóstico posterior hablaba de una tendinitis aquileana en el tobillo izquierdo y los plazos de recuperación eran una incógnita. Entonces el retorno oficial se demoró hasta el partido de vuelta de la Libertadores frente a Libertad, en Paraguay, por los octavos de final. Con mucho más tiempo rehabilitándose que en los campos de juego (suma 224 minutos desde su regreso), acumula más de 300 días sin un grito. El fin de semana pasado ante Argentinos Juniors tuvo dos situaciones claras: en el primer tiempo no calibró con fineza un disparo por encima del arquero y en el complemento desperdició una chance inmejorable de frente al arco.

La ilusión de su regreso futbolístico está directamente relacionada con la explosión de su retorno como goleador. Sin embargo, tiene cuentas pendientes en ese último asunto. Es cierto que tampoco fueron muchas las chances que se le presentaron para cumplir con esos objetivos. Por la Copa Libertadores apenas disputó tres encuentros y ninguno completo: en la competencia de 2016 jugó 67 minutos en la semifinal de ida ante Independiente del Valle, de Ecuador, y 36 en la revancha, mientras que hace apenas un par de semanas tuvo 63 minutos más contra Libertad. Frente a River solo estuvo en dos compromisos oficiales, en mayo y noviembre del año pasado.

Dario Benedetto no pudo marcar ante Argentinos Jrs
Dario Benedetto no pudo marcar ante Argentinos Jrs Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

"En lo personal es una cuenta pendiente hacerle un gol a River", había reconocido en la previa al choque que Boca ganaría 2-1 en la octava fecha de la pasada Superliga. No hay reclamos de los hinchas por ese tanto que se hace esperar y mucho menos del cuerpo técnico, pero de todos modos el goleador lo siete como una deuda.

Benedetto no es solo es la principal carta de gol de los Mellizos y el máximo anotador en el ciclo que llevan al frente Boca, es también hoy casi la única opción para el puesto. El desgarro de Ramón Ábila (autor de 12 goles desde su llegada al club) aumentó la necesidad de su pronto reencuentro con el gol. Carlos Tevez y Mauro Zárate son opciones para ocupar el centro del ataque, pero parecen forzados en esa ubicación. El Apache manifestó públicamente que no es un lugar en el que se siente cómodo y el ex Vélez sufrió entre los centrales rivales en los partidos ante Huracán y Estudiantes.

A Boca lo esperan los que son, hasta acá, los cuatro días más intensos de 2018. Por delante está el primer compromiso ante Cruzeiro para meterse en las semifinales de la Copa Libertadores y enseguida el superclásico con River. La Bombonera será escenario de uno y otro duelo; y ahí estará Darío Bendetto para perseguir los goles que más desea, esos que todavía no pudo saborear vestido de azul y oro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.