Suscriptor digital

La Cámara demorará dos meses en evaluar el fallo de Bonadio

Es el tribunal que deberá revisar los procesamientos dictados por el juez
Es el tribunal que deberá revisar los procesamientos dictados por el juez Fuente: Archivo - Crédito: Ignacio Sánchez / LA NACION
Hernán Cappiello
(0)
19 de septiembre de 2018  

La Cámara Federal es el tribunal que debe revisar los procesamientos de Cristina Kirchner y las otras 41 personas que integran la asociación ilícita que describió el juez federal Claudio Bonadi o, entre funcionarios que confesaron haber cobrado coimas y empresarios que admitieron haberlas pagado. Por sorteo fue designada la Sala I de ese tribunal que está integrada por el juez Leopoldo Bruglia y a la que se incorporará como camarista Pablo Bertuzzi.

Ambos ocupaban un lugar en un tribunal oral federal, pero primero Bruglia y ahora Bertuzzi fueron trasladados directamente a la Cámara Federal, donde había vacantes por la jubilación de jueces, pero también por el alejamiento de Eduardo Farah y Jorge Ballestero. El primero presionado tras liberar a Cristóbal López cambió de tribunal, y el segundo renunció.

Bruglia llegó en marzo pasado al tribunal e integró la Sala I donde recayó el caso de los cuadernos de Oscar Centeno por sorteo.

Ese tribunal lo integra el nuevo camarista Mariano Llorens, que llegó por concurso del Consejo de la Magistratura. Pero dado que uno de los acusados en esta causa es su primo Rafael Enrique Llorens, en encargo de Asuntos Legales del Ministerio de Planificación, el magistrado se excusó.

El primer incidente que le tocó intervenir a la Sala I fue el de la confirmación de Bonadio al frente del expediente tras el pedido de nulidad que hizo Oscar Parrilli. Allí Bruglia, con el auxilio de Martín Irurzun, convocado al efecto, ratificaron al juez.

Ahora la Sala I deberá analizar los procesamientos dictados por Bonadio. Para integrarla estarán Bruglia y el juez Bertuzzi. El Consejo de la Magistratura aprobó su traslado directo de un tribunal oral a la Cámara Federal, con los votos del oficialismo.

Pero Bertuzzi es juez de dos juicios importantes que aún no terminan: el juicio oral contra Julio De Vido, que está en la etapa final de los alegatos y debe además firmar los fundamentos de la condena que le impuso al exvicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone, que están en elaboración y se conocerán en octubre. Por lo que deberá esperar o pedir permiso a la Casación para hacer las dos cosas (juez de tribunal oral y camarista) si no quiere perjudicar los procesos en marcha. Por lo que un fallo que revise el de Bonadio tardará al menos dos meses.

Una primera mirada al fallo de Bonadio en la Cámara Federal preanuncia algunas observaciones: por ejemplo en el caso de Javier Fernández, a quien a pesar de estar eximido de prisión le dictaron la prisión preventiva o la falta de resolución de la situación procesal de Juan Manuel Abal Medina y Hugo Martín Larraburu, indagados por el juez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?