Suscriptor digital

Por qué los argentinos están obsesionados con el dólar, según la BBC

Cada vez que el peso se devalúa en Argentina, las casas de cambio se llenan de gente que busca proteger su ahorros cambiando a dólares
Cada vez que el peso se devalúa en Argentina, las casas de cambio se llenan de gente que busca proteger su ahorros cambiando a dólares
(0)
19 de septiembre de 2018  • 06:52

"¿Usted sabe cuál es la cotización del dólar?", le pregunta un periodista argentino a un transeúnte en las calles de San Pablo.

Y éste responde: "Não". Y otro coincide: "Não tenho nem ideia". Y uno más añade: "Aqui só reais, o dólar não existe aquí".

El reportaje, del legendario y extinto programa de humor Caiga quien caiga, es de 2011, pero hoy se rota en las redes sociales como una manera de reírse -e ilustrar- la crisis económica por la que pasa Argentina .

Si en momentos de calma económica es difícil encontrarse a un argentino que no tenga información actualizada sobre el dólar, hoy es imposible: el dato domina los noticieros, los periódicos, las redes, las conversaciones.

El peso argentino se ha devaluado más de 50% en el último año

El peso argentino se ha devaluado más de 50% en el último año, lo que para muchos es sinónimo de aumento de la inflación, de desempleo y recesión.

Es frecuente escuchar a un argentino decir que están "obsesionados" con el dólar, a pesar de que la economía no está dolarizada ni haya planes en ese sentido, como tuvo que desmentir el gobierno de Mauricio Macri hace unos días.

¿De dónde sale, entonces, esta obsesión?

Apenas ve la noticia de la devaluación, el comerciante argentino, basado en su historia, reconfigura su esquema de costos y precios.
Apenas ve la noticia de la devaluación, el comerciante argentino, basado en su historia, reconfigura su esquema de costos y precios.

No solo es cuestión de números

Al menos en números, la Argentina no tiene una relación mucho más dependiente del dólar que otros países.

De hecho, su economía es una de las más cerradas de la región: las importaciones, que se pagan en dólares, representan un 13% del Producto Interno Bruto, una de las tasas más bajas del mundo.

Acá -como en Chile, Uruguay y Perú- es legal y común tener cuenta en dólares, pero la cifra de depósitos en moneda extranjera no es mucho mayor que la de esos países, donde también hay cierta obsesión con la cotización del dólar.

En su cálculo, la Argentina tiene una tasa de dolarización del 70%, una de las más altas de la región

Quizá haya que tener en cuenta la cantidad de dólares que los argentinos tienen en cuentas por fuera del país, así como los que muchos guardan en sus propiedades, para saber qué porcentaje de los ahorros está en moneda extranjera.

El Instituto Interdisciplinario de Economía Política de la Universidad de Buenos Aires (IIEP) tiene un coeficiente de dolarización que intenta tener en cuenta estas y otras variables.

En su cálculo, la Argentina tiene una tasa de dolarización del 70%, una de las más altas de la región al lado de Uruguay (y sin tener en cuenta países dolarizados como Ecuador). Chile tiene 11% y Perú 44%.

La relación de los argentinos con el dólar tiene que ver con una cuestión de coordinación y expectativas

Acá muchos inmuebles se pagan en dólares, gran parte de los insumos para la producción son importados y productos como la gasolina o los electrodomésticos se valoran a precio internacional.

La situación, al menos en números, no es demasiado distinta a Perú o Chile.

"La diferencia -explica Santiago Cesteros, economista e investigador del IIEP- es que la relación de los argentinos con el dólar no se puede explicar solamente con variables macroeconómicas, sino que tiene que ver con una cuestión de coordinación y expectativas".

Es decir: de cultura.

El corralito de 2001 (foto) sigue muy fresco y es por eso que muchos argentinos no confían sus ahorros a los bancos ni al peso.
El corralito de 2001 (foto) sigue muy fresco y es por eso que muchos argentinos no confían sus ahorros a los bancos ni al peso.

El papel de la historia

Se estima que en los bancos argentinos hay entre 700.000 y un millón de cajas de seguridad, sin contar las decenas de empresas privadas que tienen como negocio guardar dólares en efectivo en modernas y no tan modernas bóvedas en el centro de Buenos Aires.

Según estimaciones del Banco Central, hasta US$40.000 millones están por fuera del sistema bancario, casi el doble de lo que está dentro y solo un poco menos de lo que hay en reservas internacionales.

Economistas coinciden en que la crisis de 2001 y el "corralito" -una prohibición de retiros de dinero- están muy frescos en la memoria de la gente, que por consiguiente no confía en los bancos.

En un reduccionismo, se puede decir que la Argentina sufre de una obsesión por el dólar debido a que no hay suficientes dólares en su economía

Tampoco confían en el Peso, ni antes en el Austral, o el Peso Moneda Nacional. Esto por las constantes devaluaciones de los últimos 40 años.

El lío económico argentino tiene varias raíces históricas. Una de ellas es la llamada restricción externa: el país no produce los suficientes dólares para sostener lo que consume.

En un reduccionismo, se puede decir que la Argentina sufre de una obsesión por el dólar debido a que no hay suficientes dólares en su economía.

La moneda argentina ha tenido momentos de estabilidad muy cortos en los últimos 70 años, lo que ha hecho que tanto argentinos como extranjeros no confíen en ella. La foto es durante la devaluación del 59.
La moneda argentina ha tenido momentos de estabilidad muy cortos en los últimos 70 años, lo que ha hecho que tanto argentinos como extranjeros no confíen en ella. La foto es durante la devaluación del 59.

Traslado a precios

La falta de confianza en la economía es lo que explica, según Cesteros, la importancia del dólar en este país, y su diferencia con el resto de la región.

"Argentina tiene el traslado a precios más alto de América Latina", le dice a BBC Mundo.

"En todos los países hubo devaluaciones importantes en los últimos años, pero solo en Argentina (y en Venezuela) hubo una consiguiente aceleración de la inflación", añade.

Parte de la crisis actual argentina se debe a una atmósfera internacional de incertidumbre

Parte de la crisis actual argentina se debe a una atmósfera internacional de incertidumbre que ha golpeado a todas las monedas de economías emergentes, como las latinoamericanas.

El real brasileño, por ejemplo, se ha devaluado 25% en el último año, pero eso no ha hecho que el país caiga en recesión o aumenten la inflación y el desempleo.

Casi lo contrario pasa en Argentina, donde, entre otras cosas, los agentes de la economía remarcan sus bienes o servicios apenas ven la noticia de la devaluación, y no cuando los precios subende manera orgánica por el alza del dólar (como pasa en otros países).

Productos no importados como la carne son los que más aumentan. Esto se atribuye a la especulación.
Productos no importados como la carne son los que más aumentan. Esto se atribuye a la especulación.

Es una medida de protección, quizá especulativa, inspirada en eventos anteriores, pero también un incentivo de mayor inflación, un ingrediente de una bola de nieve.

Pasa ahora, pasó antes.

Otro de los videos que están rotando por las redes sociales argentinas es uno de los monólogos del humorista Tato Bores, que en 1962 hizo una disertación que no pierde vigencia.

Su conclusión era que si todos los argentinos compran y juntan dólares, "podemos pegar un golpe fantástico".

"El día que tengamos todos los dólares del mundo iremos a Estados Unidos con la guita (dinero) de ellos y nos van a tener que entregar el país".

"Yo no me explico cómo los yanquis, que son tan vivos, no se dan cuenta del peligro que están corriendo con nosotros (los argentinos)".

Tato Bores: El dólar y los argentinos - Fuente: YouTube

01:39
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?