Suscriptor digital

Polémica en Italia por una nueva ley de divorcio impulsada por ultraconservadores

El senador italiano Simone Pillon, del partido de extrema derecha Liga Norte, es el principal impulsor del proyecto de ley
El senador italiano Simone Pillon, del partido de extrema derecha Liga Norte, es el principal impulsor del proyecto de ley Crédito: Shutterstock
(0)
19 de septiembre de 2018  • 10:20

MILÁN.- El gobierno de Italia está impulsando un proyecto que revolucionaría las leyes de divorcio del país, aboliría la manutención de los hijos y quitaría la custodia a los padres que maltratan a sus ex o intentan dañar sus relaciones con sus hijos. La idea de la nueva reglamentación, que cuenta con el apoyo de la coalición gobernante local y tiene buenas posibilidades de convertirse en ley, es aplicar lo que describe como "coparentalidad perfecta".

Segun publicó The Washington Post el proyecto propone que los hijos de parejas divorciadas pasen exactamente la misma cantidad de tiempo viviendo con cada padre (los niños pequeños en la actualidad tienden a vivir con sus madres) y que cada uno pague por las necesidades de los niños al cuidarlos.

El proyecto contempla, además, que si uno de los padres no lo puede pagar, deberá ser el más rico quien costeará por esas necesidades directamente en lugar de escribirle un cheque a su excónyuge.

El principal patrocinador del proyecto de ley, el senador Simone Pillon, del partido de extrema derecha Liga Norte, conocido por su conservadurismo de línea dura en cuestiones sociales y de género. Tanto es así que en una reciente entrevista con Vanity Fair Italia, dijo que su siguiente paso será proponer una ley que castigue a las mujeres que acusan a sus maridos de violencia doméstica si los esposos no son condenados.

El proyecto actual para modificar las leyes de divorcio vigentes en Italia no solo genera polémica, sino gran preocupación por parte de la oposición de izquierda y los grupos de mujeres quienes sostienen que la nueva medida significaría un retroceso de los derechos adquiridos.

Nadia Somma, representante de Demetra, un centro contra la violencia doméstica en Turín, escribió para el periódico Il Fatto Quotidiano que la ley propuesta "retrasaría 50 años los derechos de las mujeres". La senadora Valeria Valente, del centroizquierdista Partido Demócrata, dijo que haría "la vida imposible a las madres".

En la sociedad conservadora de Italia, menos del 50 por ciento de las mujeres trabajan fuera del hogar, y la mayor parte de la carga de la crianza recae sobre las madres. Debido a que las mujeres con niños luchan por encontrar un trabajo estable, algunos argumentan que la abolición de la manutención de los hijos aumentaría la tasa de pobreza entre las madres divorciadas y podría hacer que no puedan mantener a sus hijos.

Además otra de las grandes preocupaciones es que este posible cambio de escenario genere que las mujeres permanezcan en matrimonios abusivos en lugar de optar por un divorcio sin manutención infantil.

The Washington Post también aclara que la ley propuesta respalda la noción controvertida del Síndrome de Alienación Parental (PAS), un término utilizado por primera vez en la década de 1980 por el psiquiatra estadounidense Richard Gardner, que sostiene que un padre puede menospreciar al otro hasta el punto de que su hijo se vuelva hostil y ya no quiera pasar tiempo con ellos.

A los críticos de la ley les preocupa, justamente, que los reclamos de PAS puedan ser utilizados para quitarle la custodia a las madres o incluso ser utilizados en los tribunales para desviar la atención de los padres abusivos.

De todas formas, si bien es probable que el proyecto de ley se apruebe, dado el gran apoyo del gobierno, es factible, también, que tarde un tiempo: el sistema político notoriamente lento de Italia generalmente lleva de seis a 17 meses.

The Washington Post

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?