El impacto en Japón de Santiago Muñiz, el surfista argentino que sueña con llegar a los Juegos Olímpicos

El ritual del surf en la playa: el equipo argentino levantó en andas a Muñi, con la bandera y el "dale campeón" tronó en Tahara.
El ritual del surf en la playa: el equipo argentino levantó en andas a Muñi, con la bandera y el "dale campeón" tronó en Tahara. Fuente: LA NACION - Crédito: Créditos Ben Reed / Sean Evans de ISA
(0)
19 de septiembre de 2018  • 14:01

"Mi sueño es ser campeón mundial". Pelo rubio, lentes de sol y un idioma que mezcla el acento castellano y el portugués. El que le habla a la cámara, en un video que demuestra por la baja calidad de su imagen el tiempo en el que grabó, es un adolescente de apenas 12 años llamado Santiago Muñiz, que no tiene miedo a decir lo que sueña. Lo que no sabía aquel chico fanático del surf es que esa ilusión se haría realidad. Dos veces. En 2011 llegaría lo que parecía improbable para muchos, en Panamá, siendo el más joven de la historia (18 años) en consagrarse en un Mundial de la ISA (Internacional Surfing Association). Y hoy, en la madrugada argentina, lo hizo de nuevo, a los 25, con otro recorrido, mayor experiencia experiencia, pero con el mismo talento e ilusión. Fue en Tahara, Japón, la sede de los Juegos Olímpicos 2020 para el surf. Nada más y nada menos. Este nuevo campeonato mundial, además, le dio la clasificación para los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y lo hace mirar con optimismo uno de los pasajes para Tokio. "Estoy muy feliz, siento una satisfacción plena, pero es difícil trasladarla, ojalá estuvieran dentro mío para sentirlo", fue lo primero que dijo este marplatense que no paraba de cantar "dale campeón" con el resto del seleccionado argentino que lo levantaba en andas y vitoreaba.

"Los sueños se hacen realidad", por Santiago Muñiz - Fuente: YouTube

1:00
Video

Un gran campaña hizo el rider estrella de Quiksilver Argentina en estos días de competencia, pasando seis series ante algunos de los mejores surfistas del mundo y ganando la finalísima contra tres que llegaban en alto nivel, dos locales con el aliento de su público y un peruano (Lucca Mesinas). Otra vez fue un duelo tremendo con Kanoa Igarashi, la gran estrella del torneo, el N° 9 del ránking del Championship Tour que llegó para coronarse en su casa y venía desfilando. Incluso le había ganado otras dos baterías a Santi, aunque por centésimas. Muñiz, relajado, con tranquilidad y mucha determinación y confianza, exhibió su mejor surfing para llevarse la definición con 14.63 puntos. Igarashi terminó con 13.67, Mesinas con 12.93 y Murakami con 9.96. Santi tuvo la mejor ola del heat (7.90) y con una segunda de 6.73, a 7 minutos del final, pasó a ser el líder hasta el bocinazo final.

Los World Surfing Games, más conocido como el Mundial de la ISA, es un evento único, que se realiza una vez al año, distinto al circuito mundial de la World Surfing League, que se corre todo el año con fechas en distintos países, en las playas (y olas) de mayor tradición. La WSL nuclea a los mejores del mundo, los 34 mejores conforman el Championship Tour y el resto pelea por entrar justamente a esa elite. Entre 12 y 14 ascienden y descienden cada año. Santiago aún no llegó al CT. Es su sueño: hoy está 74° en el ránking QS. Por ahora si está logrando el objetivo su hermano Alejo, que se ubica 6° y así podría volver a ese grupo privilegiado, donde ya estuvo. Al Mundial que acaba de ganar no fueron todos los mejores porque prefirieron guardarse para las fechas top, pero sí estuvieron algunas de esas figuras, como Kanoa Igarashi, el japonés que está 9° en el CT y perdió la final con Muñiz.

Muñiz, en lo más alto del podio. En la final venció al japonés Igarashi, la estrella del torneo, y al peruano Lucca Mesina.
Muñiz, en lo más alto del podio. En la final venció al japonés Igarashi, la estrella del torneo, y al peruano Lucca Mesina. Crédito: Créditos Ben Reed / Sean Evans de ISA

Esta es la quinta medalla de oro para Argentina en Mundiales ISA. Muñiz tiene dos (en Open: 2011 y 2018), otras dos consiguió Lele Usuna (en Open: 2014 y 2016) y la otra pertenece a Nacho Gundesen (en Junior, en 2017). Lo que se suma, en este caso, es la clasificación (junto a Mesinas) para Lima 2019 y, teniendo en cuenta la forma de llegar a Tokio (el mejor en Lima se lleva un pasaje), se le abre una puerta importante, ya que los brasileños y estadounidenses podrían clasificar por la WSL (Championship Tour) y así despejarle el camino al argentino. "Este triunfo me da de todo, va a ser increíble la experiencia de ir a una villa panamericana y estar en una competencia tan especial, con otros deportistas y justo cuando el surf debute como deporte.", explicó y enseguida tuvo un agradecimiento para Fernando Aguerre, el otro argentino que brilla a nivel mundial, en este caso como dirigente. "Es hombre que cambió el surf mundial con esta inclusión panamericana y olímpica. Y yo voy a ser uno de los pocos privilegiados en vivir algo histórico", aseguró.

Santiago Muñiz, bicampeón del mundo - Fuente: YouTube

0:35
Video

No bien salió del agua lo primero que hizo fue tomar la bandera, la celeste y blanca. La misma que abrazó con fuerza cuando tuvo que tomar la difícil decisión de representar a Brasil o la Argentina. Su familia se mudó hace casi 30 años a Bombinhas (Brasil), pero tanto Santi como Alejo (estuvo en el CT y ahora se ubica 6° en el ránking QS) nacieron en la Argentina. Alejo, el mayor, decidió representar a Brasil y el menor, a la Argentina. "Soy más argentino que el dulce de leche", repite cuando le preguntan por qué. "Algunos creen que, por ser potencia y tener una industria mucho más grande en el surf, me convenía representar a la verdeamarela pero decidí con el corazón. Por eso este título es especial. Siento muy adentro el país y también es un título para los cuervos que siempre me apoyan", contó este hincha de San Lorenzo, que representa al club en el circuito mundial.

Prefirió no hacer diferencias entre este título y el de hace siete años. "Quizá lo único que, al ser más grande, se siente distinto, uno está más consciente de la importancia y de la dificultad para conseguirlo", admitió. En este momento de su carrera, que lo tiene peleando para meterse en el Championship Tour (CT) de la WSL (compiten los mejores 34 del mundo), semejante resultado puede servir como un espaldarazo de confianza para ir por todo, en un deporte cada día más competitivo. "Sí, es un triunfo que me da mucha confianza para lo que viene. Creo que estuve más relajado que en el circuito mundial, sin presiones, y eso me ayudó. El año pasado estuve casi seis meses afuera del agua por una lesión y ahora estoy yendo de menos a más. Ojalá sea un impacto anímico para poder crecer aún más en la WSL", analizó Muñiz, que hoy se ubica en el puesto 74° del ranking QS (12/14 ascienden al CT). Y así se fue, feliz, envuelto en la bandera y con una sonrisa dibujada. Sabiendo que es bicampeón del mundo. "Sí, lo soy pero todavía no lo puedo creer", cerró.

Santiago Muñiz en la ola. Sumó un gran puntaje en la final: 14.63 puntos.
Santiago Muñiz en la ola. Sumó un gran puntaje en la final: 14.63 puntos. Crédito: Créditos Ben Reed / Sean Evans de ISA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.