Juicio por jurados: prisión perpetua para dos acusados de matar a un joven para robarle el Iphone

Dante Genovaitis fue asesinado de un tiro en la espalda González Catán en septiembre de 2016
Dante Genovaitis fue asesinado de un tiro en la espalda González Catán en septiembre de 2016
(0)
19 de septiembre de 2018  • 13:57

El 2 de septiembre de 2016 por la noche, dos delincuentes asesinaron con un tiro en la espalda a Dante Genovaitis, de 31 años, cuando el joven estaba llegando a la casa de una amiga en la localidad de González Catán, partido de La Matanza. Luego de cometer el crimen, Cristian Nargang y Juan Pablo Góngoras, robaron el Iphone de la víctima y huyeron.

Los criminales venían de cometer junto con otras personas un raíd delictivo que incluía secuestros express y el robo de un automóvil a una agente de policía.

Ayer, en la finalización de un proceso judicial desarrollado en la sede de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), un jurado popular determinó en un veredicto unánime que Nargang y Góngora eran "culpables del delito de homicidio criminis causa (el que mata para cometer otro delito)", un delito por el que se prevee una pena de prisión perpetua.

La audiencia que determinó la culpabilidad de los dos delincuentes duró una sola jornada de 17 horas y se desarrolló en el Patio de las Américas, de la UNLaM, con la presencia de unas 300 personas, alumnos y docentes de derecho esa casa de altos estudios y también, por supuesto, de familiares y amigos del joven asesinado, que lucían remeras con la leyenda: "Justicia por Dante".

El juez Gerardo Gayol, integrante del Tribunal en lo Criminal 4 de La Matanza, fue quien dirigió el proceso, mientras que el fiscal José Luis Longobardi fue el encargado de probar los hechos ante los 12 miembros del jurado.

Las instrucciones del juez a los jurados concluyó recién a las 12 de la noche, y luego los miembros de la corte popular estuvieron deliberando dos horas, para llegar a entregar su veredicto alrededor de las 2 de la mañana.

Además de declarar culpables de homicidio agravado por robo a Nargang y Góngora, el jurado también determinó que este último era culpable también de haber robado a punta de pistola en la misma noche, antes del asesinato de Genovaitis, un Chevrolet Prisma a una policía también en González Catán.

El jurado también determinó la culpabilidad de Yamila Góngoras, hermana del condenado, por el delito de encubrimiento agravado, ya que fue encontrada con el Iphone de Genovaites en su poder.

El juicio se realizó en la Universidad Nacional de La Matanza ante gran cantidad de público
El juicio se realizó en la Universidad Nacional de La Matanza ante gran cantidad de público

El caso

La medianoche del jueves - ya viernes - 2 de septiembre de 2016, Dante Genovaitis estaba llegando a la casa de su Celeste, una amiga de la infancia del barrio Fecovima en González Catán, donde pensaba quedarse a dormir. El joven venía en su auto con otra amiga, de nombre Johana. En ese momento, un automóvil Chevrolet Prisma los interceptó, y de ese auto bajaron dos hombres con intenciones delictivas.

La joven Johana pudo pudo ingresar en la casa de Celeste, pero Dante quedó afuera y recibió por parte de los malhechores un tiro en la espalda, aunque según Celeste, las detonaciones fueron tres. Genovaitis quedó tendido en el suelo y los asaltantes se llevaron su Iphone y huyeron en el mismo vehículo.

El testimonio de las dos amigas del joven asesinado fue una parte central del juicio de ayer. Lo mismo sucedió con las declaraciones de Marlene Escobar, una oficial de la policía que horas antes del crimen de Genovaitis había sufrido el robo de su auto por los mismos malvivientes.

Utilizando el mismo pistolón con el que asesinaron a Genovaitis, Nargán y Góngoras amenazaron a Escobar y la obligaron a que les entregue su vehículo. En el proceso de ayer, la oficial aseguró, ante la requisitoria del fiscal, que uno de sus asaltantes hacía sido Góngoras.

El dispositivo móvil robado al joven Genovaitis fue fundamental para dar con los crminales. Siguiendo su rastro pudieron encontrar a los autores de su asesinato, en un "aguantadero" en La Matanza". En ese domicilio, la policía provincial encontró a los delincuentes junto al arma homicida, 30 celulares -entre ellos, el Iphone de Genovaitis - y el Chevrolet Prisma blanco en el que se movían la noche del crimen.

En virtud de los testimonios y las pruebas del juicio, el Fiscal Longobardi, solicitó al jurado que condene a ambos procesados por el delito de Homicidio agravado Criminis Causae (por causa de otro delito), el cual tiene una pena de prisión perpetua.

A pesar de que los abogados de los acusados aseguraron que sus defendidos merecían la absolución ya que todo se trataba de "un gran error", el jurado, en su veredicto unánime, decidió la culpabilidad de ambos acusados en el delito de homicidio criminis causa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.