Suscriptor digital

Elevan a juicio el caso por la muerte de Débora Pérez Volpin

La periodista y legisladora porteña falleció en circunstancias que se investigan
La periodista y legisladora porteña falleció en circunstancias que se investigan Fuente: Archivo
(0)
19 de septiembre de 2018  • 14:20

El caso por la muerte de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin fue elevado a juicio por el juez Carlos Bruniard. El médico Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente, que llevaron a cabo la endoscopía, serán juzgados por homicidio culposo.

Según el fallo que obtuvo LA NACION, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional número 57 no hizo lugar a los pedidos de sobreseimiento de los médicos y elevó a juicio la causa.

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional había confirmado los procesamientos que el juez Bruinard había dictado en junio al endoscopista Bialolenkier y a la anestesista Puente, quienes condujeron la endoscopía que provocó el fallecimiento de la conductora. Las defensas de ambas partes habían apelado la decisión.

Tras la confirmación de los procesamientos, se esperaba saber si la causa derivaría en un juico oral. Finalmente, así ocurrió esta semana, según confirmaron fuentes judiciales a LA NACION.

Débora Pérez Volpin falleció el 6 de febrero en medio de una endoscopía en el sanatorio La Trinidad, de Palermo.

Los procesamientos

Al procesar a los imputados, el juez Bruinard consideró que Bialolenkier, el médico endoscopista, "no ha podido explicar qué causó que una paciente sin ninguna patología previa de relevancia para realizar un estudio de diagnóstico inocuo, durante su supuestamente correcta e inofensiva intervención, a minutos de comenzar, presentara el enorme desmejoramiento en su salud que finalmente terminó con su vida."

Y concordó con las conclusiones del informe de la autopsia al afirmar que "el imputado, como consecuencia de un incorrecto manejo del equipo a su cargo, produjo una lesión de tipo instrumental endoscópico en la vía digestiva, que generó el paso de aire a presión en la zona del tórax -lo cual no advirtió ni trató en tiempo oportuno- provocando un barotrauma que derivó en una congestión y edema pulmonar que llevó a la falla cardíaca final de su paciente.

En cuanto a la responsabilidad de la anestesista Nélida Inés Puente, consideró que advirtió tardíamente el cuadro que presentaba Pérez Volpin, y en el que había entrado en razón del proceder previo del endoscopista Bialolenkier, y que dicha demora y su posterior desempeño contribuyó al desenlace final. También, que al confiarse en que se trataba de un estudio de rutina en el que estadísticamente no se registran complicaciones, desatendió los signos vitales de la paciente recostándose en el equipo que la monitoreaba. "Los testimonios me llevan a descreer de la diligencia y celeridad en la toma de decisiones en el momento crítico que en su descargo se arroga Nélida Inés Puente", dijo entonces.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?