La crisis del rugby y el drástico mensaje de Agustín Pichot

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
(0)
19 de septiembre de 2018  • 23:59

En plena competencia en el Sur y en el Norte para la escala de seleccionados y clubes, y a un año de la Copa del Mundo de Japón, la primera que se disputará fuera de Europa, de Oceanía y de Sudáfrica, el rugby profesional de alto nivel entrará en una nueva era a partir de 2020 y los caminos no aparecen despejados ni con síntomas de crecimiento, pese a la lista de modificaciones que planeó la World Rugby hasta 2032. Las señales de alerta fueron enviadas por estos días a distintos medios ingleses por Agustín Pichot , vicepresidente de la entidad rectora, pero considerada recientemente como la persona más influyente en el mundo de este deporte.

"No quiero ser cómplice de la ruina del rugby", dijo Pichot, quien agregó: "Si me preguntan como empresario, el modelo de negocios no está funcionando. Y si me preguntan como exjugador, en el juego tampoco hay evolución". El excapitán de los Pumas también pidió que se amplíe la participación de capitales privados en el rugby, justo unos días antes de que los 13 clubes dueños de la Liga Inglesa rechazaran una oferta 275 millones de libras esterlinas (unos 450 millones de dólares) de la empresa de capital de riesgo CVC Capital Partners (ex Fórmula 1 entre 2006 y 1027) por la compra del 51 por ciento de las acciones.

Si me preguntan como empresario, el modelo de negocios no está funcionando. Y si me preguntan como exjugador, en el juego tampoco hay evolución
Agustín Pichot

La Premier, que en la temporada 2016/2017 arrojó pérdidas a los clubes por 28 millones de libras, dejó abierta, sin embargo, la puerta para el ingreso de nuevos inversores, pero siempre por menos del 50% de la empresa.

El dinero y el juego, los dos factores rigen al rugby profesional, tienen en jaque al futuro. En cuanto a lo monetario, la crisis alcanza a todos los países de primer orden. La sufren tanto Sudáfrica como Irlanda, tanto Australia como Francia. Australia es un caso preocupante. Dos veces campeón del mundo con los Wallabies , el interés del público ha disminuido notablemente y el deporte perdió terreno con otros, especialmente con el Rugby League. Si no hay un apoyo estatal en los próximos años, el rugby australiano quedará muy lejos de lo que fue.

El mapa del rugby es complicado. El dinero fuerte está en Europa, pero, como ya se apuntó, ese modelo de clubes con tantas figuras extranjeras está llegando a un límite en Inglaterra y en Francia. Y la experiencia del PRO 14 (Irlanda, Escocia, Gales, Italia y desde el año pasado Sudáfrica) no funciona como se esperaba. La incorporación de Cheetahs, que fue visto como un paso adelante, está siendo frustrante. Y el Sur, que es el dominador del juego, sufre la partida de cada vez más jugadores seducidos por los euros o las libras esterlinas. Hasta el entrenador de los All Blacks , Steve Hansen, ha empezado a mostrar preocupación y también solicitó la ayuda económica del Estado.

A propósito de los All Blacks, su dominio es abrumador más allá de la caída del sábado ante los Springboks. Y el Tier 2 todavía está muy lejos del 1, por lo cual el poder del juego sigue reducido a un grupo de países. Hay estancamiento, a lo que debe agregársele el poco descanso que tienen los jugadores y los casos de lesiones y conmociones cerebrales que continúan preocupando.

¿Y la Argentina? Por ahora se mantiene con su propio plan, pero también la alcanzan los interrogantes por lo que vendrá a partir de 2020. Necesitará algo más. Bloqueada por el mismo Pichot la posibilidad de una competencia profesional interna (uno de sus argumentos, con razón, es que eso sería muy perjudicial para los clubes amateurs), deberá tener otro equipo participando en alguna competencia profesional de cierto nivel. De lo contrario, quedará también en un embudo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.