Suscriptor digital

La casa con un reloj en sus paredes: adaptación diabólica y simpática

Trailer de La casa con un reloj en sus paredes - Fuente: YouTube

02:14
Video
Paula Vázquez Prieto
(0)
20 de septiembre de 2018  

Buena (The House with a Clock in Its Walls, Estados Unidos, 2018) / Dirección: Eli Roth / Guion: Eric Kripke, basado en la novela de John Bellairs / Fotografía: Rogier Stoffers / Edición: Andrew S.Eisen / Elenco: Jack Black, Cate Blanchett, Owen Vaccaro, Kyle MacLachlan, Colleen Camp, Sunny Suljic / Distribuidora: UIP / Duración: 104 minutos / Calificación: Apta para todo público con leyenda.

Cuando uno imagina al director ideal para la adaptación de la novela fantástica de John Bellairs -sobre un niño huérfano que debe vivir en una tenebrosa mansión con su extravagante tío-, la imagen de Eli Roth ( La cabaña del miedo, Hostel) difícilmente sea la primera que aparezca. Su cercanía a un terror concreto, visceral, que se sumerge en el gore y en la angustia, lo convierte en una elección atípica y arriesgada. Hay que decir que sale bastante airoso: construye un relato lleno de ingenio y simpatía, en el que conviven calabazas de sonrisa diabólica, relojes de permanente tic-tac y villanos de mascarada escalofriante con las aventuras de un chico que descubre una familia improvisada y se sumerge en los miedos y los desafíos del final de la infancia.

Roth condensa las claves del horror gótico en los colores heredados de la casa Hammer, con sus cortinados y candelabros, con puertas que se abren con chirrido, con vientos sorpresivos y pasadizos secretos. Jack Black explota su energía desbordante, que casi lo convierte en un personaje de animación, y Cate Blanchett, vestida de púrpura, se desliza por la escena como siempre, como si todas las películas fueran hechas para ella. Si soltar del todo ese aire de teatro de lo macabro, entre el humor que exige conquistar un público infantil y alguna parodia autoconsciente para los adultos, la película logra un equilibrio disfrutable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?