Romeo y Julieta: imperdible viaje emocional de la inocencia a la tragedia

Fuente: LA NACION
Laura Chertkoff
(0)
20 de septiembre de 2018  

Muy buena / Coreografía: Kenneth MacMillan / Reposición: Susan Jones y Clinton Luckett / Música: S Prokofiev / Diseño de escenografía y vestuario: Nicholas Georgiadis / Ballet estable del Teatro Colón / Dirección: Paloma Herrera / Orquesta estable del Teatro Colón / Dirección: Enrique Arturo Diemecke / Póximas funciones: Hoy, mañana y pasado mañana, a las 20, y domingo, a las 17 / En el Teatro Colón.

Los amantes de Verona regresaron al Teatro Colón en la versión de Kenneth MacMillan: tres horas para ir de la inocencia a la tragedia inevitable.

La reposición coreográfica de Susan Jones y Clinton Luckett gira en torno a la incapacidad de separarse de los protagonistas, lo cual incluye la escena de balcón y su repetición envuelta en la negación de Romeo.

No se trata de una obra con virtuosismo técnico ni hazañas de equilibrio. El desafío es el viaje emocional. Y en el reparto de la función de estreno, la bailarina Macarena Gimenez lo superó con creces.

Su Julieta despliega ese arco que se traza desde la niña que juega con muñecas, en el primer acto, hasta la mujer que decide quitarse la vida, en el tercero. Transfigurada por la tragedia, Gimenez dice no a los mandatos con todas sus células. Y baila creíblemente el pas de deux con el peso muerto sobre los atentos brazos de Juan Pablo Ledo.

Interactuando con casi todos los personajes y adaptándose a muy diversas exigencias, el Romeo de Ledo se vio más cómodo en la inconsciencia adolescente y el enamoramiento que le cortaba la respiración, que en el dramático final.

Pero no solamente en el desenlace se derrama sangre. La cantidad de muertes es tal que queda una pila de cadáveres en el centro de la escena por un largo rato. Como la muerte abunda, hay que saber morirse en personaje. Es el caso del Mercuccio de Emanuel Abruzzo, que besa la vida hasta el último respiro.

En ese contexto tan pasional, la fría y distante Rosalinda de Paula Cassano se vio correcta, aunque quedaron ganas de apreciarla en un rol más bailado, donde pudiera desplegar su talento.

Es destacable la producción de los talleres del Teatro Colón para los icónicos diseños de vestuario de Nicholas Georgiadis. La caída de las telas y los bordados de los trajes renacentistas de los ricos se hallaban a años luz de los vestidos del pueblo en el mercado.

Prokofiev es inoxidable y la acertada dirección musical de Diemecke hizo brillar los bronces y latir los parches en la medida de lo necesario. Solo podría señalarse un rebote de los redoblantes contra las paredes del teatro que generaba un eco algo molesto por momentos.

También fue una pieza importante de la partitura la sorprendente musicalidad de las espadas, en las que se lució especialmente el Teobaldo de Nahuel Prozzi que transmitió a su personaje un estilo de esgrima nada genérico.

En Romeo y Julieta no faltan besos ni promesas de amor hasta la eternidad. El público no debería faltar a la cita con este clásico, que es un placer volver a ver en el Teatro Colón. Ojalá este estreno indique el regreso de muchas otras obras de MacMillan al repertorio del Ballet Estable.

Streaming y conferencia

El domingo, a las 17, comenzará en la sala principal del Colón la función despedida de Iñaki Urlezaga. Una ocasión especial en la que el teatro transmitirá Romeo y Julieta en vivo por streaming en www.teatrocolon.org.ar. Como antesala del espectáculo, a las 15, en el Salón Dorado, habrá una conversación sobre Shakespeare entre Silvia Hopenhayn, Alejandro Tantanian, Malena Solda y Osqui Guzmán (las entradas se retiran mañana en boletería).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.