La gran paradoja: un duelo entre los candidatos con mayor rechazo

Merval Pereira
Merval Pereira MEDIO: O Globo/GDA
(0)
20 de septiembre de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- Las elecciones presidenciales en Brasil se definirán entre los dos candidatos con más rechazo popular. El significativo crecimiento en las encuestas del candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, que entre los dos sondeos más recientes de Ibope más que duplicó su intención de voto, y el sostenido crecimiento de Jair Bolsonaro, permite pensar que serán ellos los que competirán en la segunda vuelta, que además sería reñidísima (empate técnico).

El candidato Ciro Gomes se alejó del grupo que seguía soñando con entrar al ballottage y vio aumentar la distancia que lo separa de Haddad. Geraldo Alckmin y Marina Silva siguen en caída. Esa tendencia, confirmada tanto por Datafolha como por Ibope, hace que el voto útil se incline en una dirección clara, sea por Haddad o por Bolsonaro.

Pero el rechazo hacia ambos sigue superando el 40%, aunque refleja una leve caída. Haddad suma su propio rechazo al de Lula, que es su gran apoyo electoral, pero también su lastre.

Bolsonaro, con su antipetismo exacerbado, quiere ganar en primera vuelta para acortar la duración de la campaña, de la que participa a media máquina. Como no podrá estar en los debates -al menos no para la primera vuelta-, Bolsonaro dejó de ser el blanco de todas las críticas, y ahora el hombre del momento es su candidato a vicepresidente, el general Hamilton Mourão: cada declaración polémica que hace vuelve como un búmeran contra su propia fórmula electoral.

Ahora Haddad pretende transformar la disputa en un enfrentamiento entre la civilización, encarnada por él, y la barbarie, que encarnaría su adversario. El dirigente del PT está lanzando propuestas de alianza para la segunda vuelta con Gomes y Alckmin: cualquiera de ellos que llegue al ballottage contaría con el apoyo del resto. Pero, en realidad, su intención es alzarse con los votantes tanto de Gomes y de Silva como con los del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), para impedir la victoria de Bolsonaro en primera vuelta y, quién sabe, incluso ganar con suficiente margen para no necesitarlos en segunda.

Ese intento de alianza entre cúpulas partidarias no parece acorde con el clima de época, que depende mucho más del sentimiento de los electores que de las iniciativas de los partidos. El expresidente Fernando Henrique Cardoso, aunque insiste que seguirá apoyando a Alckmin hasta la segunda vuelta, se muestra favorable a apoyar al PT en caso de que Alckmin no llegue, como si los electores del PSDB fuesen mayoritariamente de izquierda.

El mejor ejemplo de esa brecha entre los partidos y el electorado es la campaña de Alckmin, que llegó a un acuerdo amplio con el espectro político de centro y fue el que más minutos de televisión obtuvo para su campaña. Pero a los votantes no les interesan los arreglos de la vieja política, y están abandonándolo.

Ni siquiera las críticas a sus posiciones centristas, que pueden haber decepcionado al ala más progresista del PSDB, alcanzan por sí solas para explicar el descenso en la intención de voto de Alckmin, sobre todo porque varios de esos caciques de centro lideran las encuestas en sus estados. Si ellos se jugasen por la candidatura de Alckmin, seguramente estaría mejor posicionado.

Pero los políticos de centro huelen la derrota a la distancia y ya se bandearon para otros lares, y como pasa siempre con este tipo de políticos, ese bandeo puede ser hacia la derecha o hacia la izquierda, así que ya están negociando con el PT para refundar la alianza que llevó a esta situación de crisis, o con Bolsonaro.

El apoyo ya anunciado de Gomes al PT en una segunda vuelta revela un sentimiento de profunda impotencia frente al crecimiento de Haddad, y confunde a los electores de centro a los que busca seducir. La mayor prueba de que el país está dividido está en, según los sondeos, un eventual ballottage: todos empatan con todos.

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?