Suscriptor digital

La Iglesia intervino para levantar la protesta

El arzobispo Fernández habló con Lacunza y se ofreció a mediar
María José Lucesole
(0)
20 de septiembre de 2018  

LA PLATA.- La mediación del arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, fue clave para destrabar en la madrugada de ayer el conflicto entre los trabajadores de Astilleros Río Santiago y el gobierno de María Eugenia Vidal, que derivó en la toma por trece horas del Ministerio de Economía bonaerense.

De esta forma, la Iglesia cobró un rol protagónico en la pacificación de un conflicto que mantuvo en vilo a toda la ciudad. Anteayer, 700 trabajadores ingresaron por la fuerza al edificio en la calle 8, entre 46 y 45, para exigir la regularización de insumos para construir dos buques y garantizar la continuidad de la planta.

En el acta del acuerdo, el gobierno de Vidal se comprometió a regularizar el pago de las retenciones sindicales, habilitar gas y oxígeno para continuar las obras, y realizar una mesa de negociación con la Pastoral Social.

La negociación comenzó a las diez de la noche del martes, cuando el arzobispo de La Plata se comunicó por teléfono con el ministro de Economía Hernán Lacunza, y ofreció mediar en el conflicto. El Gobierno aceptó y solo puso como condición para el diálogo el desalojo de las dependencias oficiales, que estaban tomadas desde las 11 de la mañana de ese día.

Un colaborador de Fernández se presentó en el Ministerio de Economía e intervino ante la cúpula sindical de ATE, liderada por Francisco Banegas. La negociación se extendió hasta la una de la madrugada de hoy, cuando finalmente los trabajadores se retiraron. Entonces con la situación edilicia normalizada, el gobierno de Vidal firmó el compromiso. Quedó desactivada, así, la marcha que la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) había programado para ayer frente a la gobernación.

Tucho Fernández, que reemplazó a Héctor Aguer en la conducción del arzobispado local, se transformó, así, en un factor clave para la pacificación de la ciudad, que estuvo conmocionada por un conflicto con final incierto hasta la intervención de la Iglesia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?