Suscriptor digital

Euforia desatada: San Lorenzo dio vuelta un partidazo y le ganó 3-2 a Patronato por la Superliga

Todo el equipo de San Lorenzo en el festejo del gol de Mussis, que resolvió el partido.
Todo el equipo de San Lorenzo en el festejo del gol de Mussis, que resolvió el partido. Fuente: FotoBAIRES
Fernando Vergara
(0)
21 de septiembre de 2018  • 17:49

San Lorenzo escribió una página emocionate de la Superliga: dio vuelta un partidazo en su estadio y le ganó por 3-2 a Patronato con un gol a los 42 minutos del segundo tiempo de Franco Mussis, que volvió a jugar después de un año. El zurdazo que se colgó del ángulo desató el momento cumbre de una noche que terminó siendo emocionante: todos los compañeros, con Biaggio incluido, tirados sobre el muchacho.

La sequía no lo desvía del objetivo. A pesar de que no había ganado en la Superliga en sus primeras cinco presentaciones, el foco de San Lorenzo parece mirar hacia la Copa Sudamericana. Claudio Biaggio entiende que el torneo local es un campeonato extenso que le puede brindar revancha y marcó prioridades: guardó a la mayoría de sus soldados para el cruce de vuelta frente a Nacional de Montevideo, al que le ganó 3-1 en el Bajo Flores en el partido de ida por los octavos de final. Y no le fue mal al Pampa, que remontó el partido contra Patronato (3-2) y consiguió su primer triunfo en la Superliga.

Con un equipo repleto de juveniles, la mayoría de ellos formado en las divisiones inferiores azulgranas, el Ciclón decidió cuidar a casi todas sus piezas principales ante Patronato. De hecho, el promedio de edad fue de 23 años y solo jugaron dos de los habituales titulares: Marcos Senesi y Nicolás Reniero. Oportunidades para lucirse, un estreno y reapariciones fueron parte del contexto que envolvió al partido contra los paranaenses. Lo más notorio fue la vuelta de Franco Mussis después de un año. Atrás quedó aquel partido contra Estudiantes y la patada de Leandro Desábato, que le provocó una rotura de ligamentos en su rodilla izquierda.

En el lateral derecho debutó Marcelo Herrera, de 19 años. La misma edad tiene Elías Pereyra, el otro lateral, ya con un puñado de partidos en el primer equipo. En tanto que Adolfo Gaich, también de 19, debutó como titular en el encuentro anterior contra Godoy Cruz y anoche tuvo su bautismo en la red. Víctimas de la impaciencia, otros como Bautista Merlini, Franco Moyano y Nahuel Barrios nunca pudieron aportar algún destello. Las ideas, en la zona media, tampoco aparecieron.

Una escena de la partidazo que San Lorenzo le ganó a Patronato
Una escena de la partidazo que San Lorenzo le ganó a Patronato Fuente: FotoBAIRES

El Rojinegro, en tanto, se quedó sin técnico en la última fecha y está en la búsqueda de un sustituto para Juan Pablo Pumpido, que no había podido ganar ningún encuentro en este torneo. El cruce de anoche lo dirigió Martín De León, quien habitualmente está a cargo de la reserva. En los goles del Patrón se puede encontrar cierta similitud, después de dos centros precisos de Mauricio Sperduti que encontró las cabezas de Pablo Ledesma y Gabriel Carabajal. Pero Patronato es un elenco que luce perdido. A partir de la ventaja no hizo pie y, salvo algunos pasajes aislados, quedó a merced de San Lorenzo.

En el segundo tiempo, heridos, los azulgranas reaccionaron y trataron de recomponerse de la floja producción de los primeros 45 minutos. Las actitudes quedaron rápidamente al descubierto, con el elenco visitante retrasado intentando mantener la ventaja. En el Ciclón el colombiano Daniel Hernández, de 27 años, tuvo sus primeros minutos oficiales y también debutó Matías Palacios, de apenas 16 años y apuntado como la joya de la cantera de Boedo. Palacios es un mediapunta que ya supo brillar con la camiseta de la selección argentina en las juveniles. Con el Sub 15 se consagró campeón del Sudamericano en 2017 y tuvo una participación estelar con tres tantos en la final frente a Brasil.

Cuando faltaban 15 minutos, en medio de la sensibilidad deportiva, apareció desde la popular azulgrana el estribillo que encajaba en el perfil del equipo: "Vamos, vamos los pibes.". Curiosamente, Gonzalo Rodríguez, el más experimentado del equipo (34 años), marcó el 2-2. Fue el inicio de la remontada, que tuvo su momento de mayor alegría con el zapatazo de zurda de Mussis desde afuera del área cuando faltaban tres minutos para el cierre. En la montaña que armaron titulares y suplentes para celebrar quedó metido Biaggio, quien culminó una noche redonda. Las inferiores, esas que tanto conoce por haber compartido con ellos 11 años, le regalaron su primer triunfo en el campeonato. A esas alturas, de la popular local ya bajaba por enésima vez el hit de la noche: "Vamos, vamos los pibes.".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?