La inmediatez oculta la cuestión de fondo

Más educación y controles para tener conductores responsables
Gabriel Tomich
(0)
22 de septiembre de 2018  

El trágico accidente del ex gobernador de Córdoba José Manuel De la Sota, como todos los siniestros viales que involucran a famosos o resultan muy espectaculares, cubrió mucho tiempo de radio y TV, no menos centímetros en diarios y revistas y, claro, una catarata de "posteos" en las diversas redes sociales.

Pero, estas noticias que ponen a la seguridad vial sobre el tapete, tan rápido como aparecen se evaporan y, cuando pasa la inmediatez y el morbo, queda el problema de fondo: la gran mortalidad por siniestros viales y, algo todavía más oculto y con menos estadísticas: las personas que quedan lesionadas en diversos grados, tal como expresa el Lic. Axel Dell'Olio en un comunicado de Mamás y Niños Seguros a raíz de dicho accidente.

De nada vale hablar si tenía o no puesto el cinturón, a qué velocidad circulaba, si se durmió o hablaba por celular... Nadie aprende de la experiencia ajena. Todos pensamos "a mí no me va a pasar".

Pero para que "no nos pase nada", como diría nuestro colaborador Renato Tarditti, "el mejor dispositivo de seguridad en un auto sigue siendo la responsabilidad del conductor". Si la conciencia y la prudencia no son la base del comportamiento conductivo en un tránsito que suele ser la vía de escape de los nervios y la agresividad de muchos conductores, no hay tecnología de seguridad que sirva. No hay carteles de velocidad ni semáforos que pongan un límite.

Y para tener conductores responsables mañana (los de hoy, estamos perdidos) hay mucho trabajo para las autoridades: hace falta empezar ya con una educación vial de calidad desde la adolescencia y limitar los vicios conductivos actuales con controles activos, extendidos y con afán educativo (no sirven los recaudatorios) más sanciones acordes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.