Aprendizaje: cómo desarrollar las habilidades del futuro en el presente

Mercedes Miguel, del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, y Julie Lenzer, jefa de Innovación de UM Ventures
Mercedes Miguel, del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, y Julie Lenzer, jefa de Innovación de UM Ventures
Sofía Terrile
(0)
20 de septiembre de 2018  • 15:44

¿Cuál es el rol del emprendedurismo en la educación? ¿Cómo se puede conectar a la escuela con el mundo real? Esas fueron algunas de las preguntas relacionadas con el sector educativo que se respondieron en el encuentro de la Young Entrepeneurs Alliance (YEA), que se lleva a cabo en el país en el marco del G20.

"Si hubiera un camino simple para ser emprendedor, como unir un punto A con otro B, seríamos todos millonarios. Pero no es tan simple", comenzó Julie Lenzer, jefa de Innovación de UM Ventures, una iniciativa que une a las universidades de Maryland y Baltimore para comercializar descubrimientos.

A pesar de que, a su juicio, el sistema educativo no está estructurado de la manera que el siglo XXI lo requiere, el emprendedurismo puede tener un rol activo. "Podemos mostrarles ejemplos a los chicos y exponerlos a la idea de que pueden controlar su propia vida y el futuro", dijo, por un lado.

Por otro lado, destacó la importancia de que las escuelas y las universidades apoyen a los emprendedores que vean en sus clases.

Mercedes Miguel, secretaria de Innovación y Calidad Educativa del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, dijo que hay muchos chicos en la Argentina que quieren ser emprendedores "pero que no saben cómo hacerlo".

"Es importante ponerlos en contacto con el mundo real desde la escuela. Hay que lograr que la secundaria sea lo más 'real' posible para que, cuando la terminen, sepan que pueden hacer algo grande con sus vidas", resaltó.

Por otro lado, dijo que es importante que las carteras de trabajo y de educación alrededor del mundo conversen e intercambien información y actividades con asiduidad porque, en definitiva, ambos trabajan juntos por el empleo del futuro.

Por su parte, Armen Ovanessoff, director principal de Investigación en el Instituto de Alta Performance de Accenture, habló de las habilidades del futuro y la conjugación con las nuevas tecnologías. Utilizó el ejemplo de un hospital para pensar cómo cambiará el trabajo para los médicos con los modelos 3D y la realidad aumentada a la hora de operar un paciente.

Sin embargo, sorprendió al auditorio cuando dijo que el rol más importante en el hospital lo tendrán los encargados de limpieza del edificio: son ellos quienes están a cargo de evitar que las enfermedades se esparzan. Y son ellos los que tienen habilidades irreemplazables por robots: un sentido del tacto necesario para saber cuánto presionar una franela que limpia un vidrio, sabiduría para conocer qué gases y compuestos químicos pueden dañar artefactos tecnológicos y empatía para pedirle permiso a un familiar acongojado que se interponga en su camino a la hora de limpiar pasillos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.