Suscriptor digital

Matar a la idea para que nazca el negocio: cómo emprender sin morir en el intento

Francisco Santolo, CEO y fundador de la company builder y aceleradora Scalabl.
Francisco Santolo, CEO y fundador de la company builder y aceleradora Scalabl.
Sofía Terrile
(0)
20 de septiembre de 2018  • 19:57

Primer principio para comenzar un negocio exitoso : matar a la idea. "El producto o el servicio que pensamos es lo menos importante. Lo único importante es entender a los otros y ver cómo puedo darles el valor que se merecen", comenzó Francisco Santolo, CEO y fundador de la company builder y aceleradora Scalabl.

Segundo principio: pensar en modelos de negocios y no en compañías. Y para pensar en esos modelos de negocios, Santolo invitó a su audiencia de la Young Entrepeneurs Alliance (una alianza de jóvenes emprendedores que se reúne en la Argentina en el marco del G20 ) a pensar cómo hacer un emprendimiento sin riesgo financiero, económico y sin inversión.

Para hacer un negocio sin inversión, dijo, en un auditorio de la consultora EY, hace falta tener una visión. "Si hay una persona con una visión fuerte, se vuelve poderosa. Tener una visión permite compartirla e intercambiarla por recursos. Hay que hacer que la gente te crea y te va a seguir igual", comenzó.

Se puede evitar el riesgo económico de una sola manera: evitando los costos fijos, como el alquiler y los empleados. En este punto, Santolo habló de una tendencia llamada " nikefication", por el modelo de tercerización de la producción y de los recursos que adoptó Nike antes que el resto de las compañías.

Finalmente, el riesgo financiero se evita sin la inversión. "La clave está en buscar un nicho chico con potencial de crecimiento exponencial y que deje altos márgenes económicos", dijo.

La innovación disruptiva es la que atrapa a los clientes futuros, señaló, y es donde las startups tienen la oportunidad de participar. "Toman tiempo y no son interesantes para las grandes compañías, porque no les interesan a sus clientes actuales. El negocio se volvió global y nosotros podemos construir nuestros negocios en cualquier lado", destacó.

Finalmente, dejó un consejo para emprender: ser vulnerables y humildes. Explicó que, cuando las personas entienden que no son perfectas, se pueden apreciar a sí mismas y, de ese modo, las aprecian los demás.

"La vulnerabilidad es el inicio de todo", rezaba la pantalla que lo acompañaba mientras hablaba del tema. "Cuando no aceptás tus vulnerabilidades y cuando no tenés humildad para liderar, entonces es probable que fracases", cerró.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?