Suscriptor digital

Gimnasios on demand. El fitness en la era de Netflix

La escasez de tiempo libre alienta el desarrollo de plataformas que adaptan la práctica de ejercicio a las necesidades y la disponibilidad de sus usuarios
La escasez de tiempo libre alienta el desarrollo de plataformas que adaptan la práctica de ejercicio a las necesidades y la disponibilidad de sus usuarios Fuente: LA NACION - Crédito: Victoria Gesualdi
Sebastián A. Ríos
(0)
22 de septiembre de 2018  

Son 10 minutos entre el desayuno y la ducha previa a salir rumbo al trabajo. Esos 10 minutos le bastan a Carolina Gaeta para empezar el día con otra energía. "Hago actividad física por placer y por salud. Me gusta el entrenamiento funcional, y la rutina que me armo con Kropp Anywere me permite no depender ni de un lugar físico ni de un horario para hacer ejercicio", cuenta Carolina, de 38 años, que recurre a esa plataforma desde su celular todas las mañanas de su semana laboral, pero también en otros momentos. A veces en el horario del almuerzo, otras después del trabajo, ya sea en el gimnasio, en su casa o al aire libre, la rutina se adapta a ella.

Aprovechando la portabilidad del celular, cada vez son más las apps que permiten a quienes quieren entrenar no tener que depender de horarios ni de lugares fijos. La modalidad on demand -con plataformas que, al igual que Netflix o Spotify, cuentan con algoritmos para adaptarse a los gustos del usuario- se abre paso en el mundo del fitness no solo para dar respuesta al ya trillado "no tengo tiempo", sino también para estar a tono con modalidades de consumo en las que quien manda es el usuario.

"Este tipo de plataformas -las más conocidas de las cuales son, en Estados Unidos, Fitness on Demand y Fitness on Request- lo que hacen es darle respuesta a un tipo de consumidor que ya encontró en otras industrias, como la del entretenimiento y la del turismo, una forma diferente de acceder a los servicios. Es el cliente al mando", comenta Guillermo Vélez, director de la revista Mercado Fitness (@mercadofitnessoficial).

"Nuestra plataforma apunta a dar soluciones para el movimiento y el ejercicio sin importar adónde te encuentres ni qué elementos tengas", afirma Santiago Vimo, creador de Kropp Anywhere, que reconoce que una fuente de inspiración para esta plataforma, que será lanzada oficialmente a principios de noviembre, es la modalidad de consumo on demand de la que hoy Netflix es el principal exponente. Quienes ingresan a su modo beta se encuentran con un menú de opciones en las que los distintos videos de entrenamiento se agrupan en secciones como "Cardio y HIIT", "Solo TRX", Zona Media de Acero", "Entrenando como Vikingo (alta intensidad)", "GAP (Glúteos, abdominales y piernas)" o "No Tengo Tiempo".

"Una de las principales dificultades a las que se enfrentan quienes quieren mantener una rutina de actividad física es la falta de tiempo -dice, en comunicación telefónica desde Neuquén-. Generalmente, pensamos que se necesita una hora y no tenemos una hora, y decimos 'no tengo tiempo'. Por eso trabajamos con bloques de entrenamiento de 4 a 20 minutos de duración cada uno, enfocados en distintos objetivos de entrenamiento. Cada uno puede armar su propia secuencia de entrenamiento combinando los bloques en función del tiempo de que dispone y de los objetivos que busca cumplir".

Plataformas como la que desarrolló Santiago Vimo no solo apuntan a adaptarse a la cantidad de tiempo de que disponen sus usuarios para entrenar -y, no menor, al momento en que pueden o quieren hacerlo-, sino también a dónde hacerlo y con qué elementos llevarlo a cabo. "Hay apps en las que uno ingresa el tiempo de que dispone, el espacio físico donde entrenará y los elementos con los que cuenta (que no necesariamente tienen que ser los de un gimnasio, sino que pueden ser una silla o una alfombra), y recibe una rutina adaptada a sus posibilidades", cuenta Guillermo Vélez.

La Plata, 7 a.m., Lisandro Vimo aprovecha la mañana de sol para un entrenamiento previo al trabajo; lleva la app consigo
La Plata, 7 a.m., Lisandro Vimo aprovecha la mañana de sol para un entrenamiento previo al trabajo; lleva la app consigo Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

"Es una revolución", afirma Dafne Schilling, que en www.dafneschilling.com ofrece clases online de Yoga Booty Ballet, disciplina que combina baile, yoga y meditación. "Estamos entrando en una era en la que una puede elegir todo el tiempo todo. Una tiene sus propios canales de información, sus redes sociales, y no tiene que esperar hasta las 8 de la noche para ver la novela o para ir a una clase en el gimnasio", agrega Dafne, en cuya plataforma ofrece talleres con clases de distinta duración, que van desde 25/30 minutos, hasta clases de 5/8 minutos. "No todas las mujeres con las que hablo tienen el tiempo ni tienen incorporado a nuestra rutina meditar todas las mañanas, y la posibilidad de introducir la actividad en algún momento en que estamos en casa, como antes de salir a trabajar, para muchas es una solución", concluye.

Algoritmos

"Siempre hice deporte, pero a medida que avanzaba en la carrera se me empezó a complicar el tema de los tiempos, y tener que desplazarme de un lugar a otro con horarios fijos se me hizo imposible. Llegó un momento en que prácticamente no hacía nada, porque pagaba un gimnasio, pero iba una o dos veces por mes", cuenta Lisandro Vimo, oncólogo de 45 años que vive en La Plata y que desde hace unos meses comenzó a probar Kropp Anywhere, la plataforma que desarrolló su hermano. "Lo que encontré es una herramienta que me soluciona el tema de los tiempos, porque no estoy atado a ningún horario ni a ninguna estructura. Lo único que necesito son las zapatillas y la ropa. A veces las llevo en el auto, y si encuentro un lugar donde parar y darme una ducha, aprovecho, entreno y sigo", cuenta Lisandro, que destaca cómo incluso la rutina se adapta a sus gustos y necesidades.

"Siempre me piden que les de feedback de qué me gustó, cómo me sentí, si me quedé corto, si me aburro", dice Lisandro. "Es a través del feedback que podemos mejorar la relación entre el usuario y la plataforma -agrega Santiago-. A partir del feedback de lo que están haciendo los usuarios trabajamos con un algoritmo para poder ir adaptando las rutinas propuestas a sus necesidades y a sus gustos".

"La industria del fitness no es ajena a lo que sucede en otras industrias, como la del entretenimiento. De ahí que la mayoría de las aplicaciones y plataformas de fitness on demand que están disponibles lo que te muestran es aquello que te interesa", completa Guillermo Vélez.

Incluso aplicaciones ya establecidas, como Runtastic, la app oficial de Adidas, que cuenta con más de 246 millones de descargas y más de 139 millones de usuarios registrados en el mundo, ha incorporado herramientas que permiten que un runner no solo monitoree su rendimiento o tenga un soporte de salud, sino que pueda elegir -del mismo modo que escoge un usuario de Netflix la serie que verá- qué áreas corporales quiere trabajar, para obtener del menú una rutina de ejercicios en función de sus necesidades. "Las opciones que ofrece Runtastic son para que el usuario tenga una multiplicidad de entrenamientos que potencien su rutina de running y la vida saludable", dice Federico Saraví, responsable de comunicación de running y training de Adidas Argentina.

La vida en streaming

La no rutinaria rutina que proponen las plataformas de fitness on demand, en la que los horarios, los lugares y los ejercicios se adaptan a las necesidades e intereses de cada persona en cada momento en que ingresa desde su celular o su tablet, dejan de lado opuestos como entrenar bajo techo/al aire libre o correr de mañana/de noche, entre muchos otros tradicionales temas de discusión entre los adeptos a la actividad física. "Si está lindo voy a la plaza, si no, entreno en el living de mi casa -comenta Lisandro Vimo-. Tengo rutinas cortas, otras medias y otras más largas, por si tengo tiempo y ganas".

Carolina Gaeta entrena durante un break en su día laboral: a el celular, la app Kropp Anywhere
Carolina Gaeta entrena durante un break en su día laboral: a el celular, la app Kropp Anywhere Fuente: LA NACION - Crédito: Victoria Gesualdi/AFV

"Cuando vos elegís un gimnasio o un entrenamiento, te comprometés mínimamente con ir un mes o hacer cierta cantidad de clases. Pero cuando entrenás en tu casa, con una aplicación, podés elegir un montón de cosas: un día tenés ganas de entrenar fuerte y lo hacés, otro día querés bailar y bailás, y otro día no te sentís bien y no querés matarte entrenando y te bajás un video de yoga", comenta Ile Agüero, especialista en fitness femenino y embajadora de Reebok, que en su plataforma www.ilefitfem.com ofrece clases de MAT o HIIT, entre otros métodos y disciplinas.

"La libertad para acomodar lo que vas a hacer en función de lo que sentís ese día no la tenés en un lugar al que vas y está siempre la misma clase en el mismo horario -agrega-. En un gimnasio tampoco uno suele modificar aquellos ejercicios que le propone una clase, ya sea por vergüenza o por no faltarle el respeto a la profesora. Pero una en su casa puede modificar un ejercicio en función de otro ejercicio que una ya practicó, o agregarle un elemento, como una pesa, o cambiarle la intensidad".

Un elemento adicional en el nuevo escenario del fitness es el avance de las clases transmitidas vía streaming, que no solo proponen una alternativa a los millones de videos de ejercicios subidos a YouTube, que, más o menos editados, escapan a la posibilidad de compartir la experiencia en tiempo real, sino que incluso hacen que el opuesto streaming/grabado no sea una grieta, sino sencillas opciones de un menú. "Según tus tiempos o tus ganas, podés ver clases en tiempo real o verlas después", dice Ile Agüero, que pronto incorporará a su plataforma la posibilidad de participar de las clases vía streaming.

El vínculo a distancia pero en tiempo real entre quien dicta un ejercicio y quien lo trata de reproducir en su hogar/gimnasio/plaza supone un elemento también a tono con estos tiempos en los que #nofilter supone un valor agregado: "La gente quiere cosas más reales, con menos edición, y eso es algo que uno ve en Instagram y en Snapchat", opina la especialista en fitness femenino.

Pero contra todo pronóstico, el entrenamiento on demand no supone la muerte de los gimnasios. De hecho, su incorporación por parte de estos establecimientos -algunos transmiten sus clases vía streaming- es un nuevo motor de cambio en una industria en movimiento continuo.

La nutrición deportiva, pero trabajada online en un campus virtual

"Venir todas las semanas a la consulta nutricional puede resultar tedioso, e incluso conspirar contra la motivación que es necesaria para poder mantener en el tiempo todo cambio hacia un estilo de vida más saludable", afirma Marina Vázquez, licenciada en Nutrición que recientemente creó un campus virtual (www.marinavazquez.com). Vázquez sostiene que el hecho de que en la actualidad todas las personas tengan siempre a mano su teléfono celular ofrece nuevas posibilidades de vinculación con sus pacientes.

Quienes ingresan a su campus virtual -tanto quienes optan por modalidades que combinan consultas presenciales con el acceso al campus, como aquellos que prefieren una modalidad 100% virtual- encuentran distintas herramientas para desarrollar una alimentación que acompañe las particularidades de su entrenamiento deportivo (así como la búsqueda de un descenso de peso corporal o la alimentación saludable), y que incluso puede ser customizada en función de condiciones o elecciones del usuario, como ser vegetariano, celíaco o diabético. "La metodología está basada en la neuropsicoeducación, con videos cortos interactivos y actividades prácticas para que la persona pase a la acción, ya que cuando uno lo hace lo entiende mejor que si uno solo lo ve. Todo apunta a dar herramientas que permiten que cada persona trabaje sobre sus propios objetivos", concluyó la especialista en nutrición.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?