Dolores ajenos

Diana Fernández Irusta
Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: Reuters - Crédito: Daniel Becerril
(0)
21 de septiembre de 2018  

Ciudad de México.- Los paños menores, que le dicen. La curiosidad. Ese aire de casual intimidad, de relajada extranjería. Eso que la pareja observa, aquello que sin duda el hombre está capturando en la lente de su cámara, es el Zócalo, la plaza cuya sola mención sabe a México. A la abigarrada mixtura de color, desgarros, historia larga e intensidad en carne viva que tiene todo lo que tenga que ver con ese país.

Ahí está la pareja, dos presumibles turistas de paso (¿americanos? ¿europeos?), asomados al balcón de un hotel sobre la Plaza de la Constitución. Abajo, un grupo de personas iza una bandera en memoria de las víctimas de los terremotos que -uno en 1985, el otro en 2017- destrozaron la ciudad. Dos años y un mismo mes, septiembre. El sino fatídico de un país tan habituado a la tragedia como a la deslumbrada fascinación de quienes suelen mirarlo de afuera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.